nación

Usaba a su hija para vender estupefacientes en Santander

Ocurrió en el parque Centenario de Bucaramanga.


En la capital santandereana fue sorprendida una mujer que usaba a su bebé, de ocho meses, como fachada para vender y movilizar droga sin levantar sospecha en un popular parque de la ciudad. El insólito hecho quedó al descubierto en medio de los planes de seguridad y control que se adelantan en Bucaramanga.

Una cámara de seguridad de la Policía captó cómo diariamente la mujer llegaba hasta el parque Centenario, zona céntrica de la Ciudad Bonita, y cargando a la niña en sus brazos comenzaba a acercarse a los consumidores para venderles el estupefaciente.

“Fue observada con su hija en brazos expendiendo estupefacientes. Al realizarle un registro le hallamos en su poder pastillas de uso controlado clonazepam”, dijo la patrullera Claudia Espinosa, Integrante grupo infancia y adolescencia.

Cabe mencionar que el clonazepam es un fármaco perteneciente al grupo de las benzodiacepinas, el cual actúa sobre el sistema nervioso central de las personas. Sin embargo, a la vez es usado como droga al ser combinado con bebidas como Red Bull o alcohol, pues da un efecto de relajación o estar fuera de la realidad. Es un medicamento de muy fácil acceso, aunque es controlado, los venden sin fórmula médica un poco más caro de lo normal.

Entre tanto, la mujer fue capturada y puesta a disposición de la Fiscalía por instrumentalizar menores de edad en delitos de microtráfico. Mientras que la bebé fue trasladada hacia una Comisaría de Familia para reestablecerle los derechos.

Por su parte, Juan Carlos Cárdenas, alcalde de Bucaramanga, rechazó este hecho y pidió mayor protección para los menores de edad. “Qué triste y lamentable que suceda esto; los hijos son para cuidarlos, protegerlos, educarlos y llenarlos de amor”, escribió en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con cifras entregadas por la Policía, en lo corrido del año en Bucaramanga y su área metropolitana han sido capturadas y judicializadas 1.615 personas por el delito de porte, tráfico y fabricación de estupefacientes.

Asimismo, se han identificado 32 menores de edad en condición de mendicidad infantil, quienes quedaron bajo custodia del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF) para el restablecimiento de sus derechos.

Delito recurrente

El parque Centenario, según denuncian los bumangueses, se ha convertido en un centro de acopio de consumidores y jíbaros, hecho que ha incrementado la inseguridad el miedo a transitar por este sector. Sin embargo, también han aumentado los planes exprés contra el microtráfico.

Precisamente esta semana, otro ciudadano fue sorprendido comercializando estupefacientes en dicho lugar. El hecho fue descubierto por los guardianes de las bicicletas de la Policía, quienes: “Observaron a un hombre y proceden a realizarle un registro voluntario, encontrándole en su poder 25 cigarrillos artesanales de marihuana, dinero en efectivo”, informó el subcomisario Sergio Mendoza, comandante grupo guardianes de la bicicletas.

Así las cosas, el hombre fue capturado por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes quien junto con la sustancia y el dinero decomisado fue dejado a disposición ante la Fiscalía General de la Nación.

De acuerdo con la Policía, estos operativos continuarán realizándose en la ciudad y el área metropolitana con el fin de combatir este flagelo que afecta desde niños hasta adultos mayores.

“Invitamos a los ciudadanos a hacer parte de la red de participación cívica y a denunciar a las líneas 167 o 123 la presencia de jíbaros, la existencia de ‘ollas’, el tráfico local de drogas ilícitas y todas las actividades relacionadas con el narcotráfico”, concluyó el comandante.