Home

Cali

Artículo

A la cárcel presuntos ladrones de alta mar; operaban en Buenaventura y pertenecerían a Los Espartanos.
Los procesados fueron capturados en desarrollo de una acción desplegada por servidores del CTI y la Policía, el Gaula Militar y la Armada Nacional. - Foto: Cortesía Fiscalía General de la Nación

valle del cauca

A la cárcel presuntos ladrones de alta mar; operaban en Buenaventura y pertenecerían a Los Espartanos

Los procesados serían integrantes de la Local, una subestructura de la red de crimen.

Un juez penal de Buenaventura (Valle del Cauca) acogió la solicitud de un fiscal especializado y dictó medida de aseguramiento en establecimiento carcelario contra cinco presuntos integrantes de la banda La Local, subestructura de Los Espartanos.

“Se trata de Javier Castillo Torres, alias Morro, presunto cabecilla de la organización criminal; Ronal Alexis Riascos Bonilla, alias Ronal; Jhon Jaider Alegría Caicedo, alias Bolita; Yersi Leonel Núñez Griman, alias Veneco; y Yeison Hurtado Banguero, alias Mi Cali. Todos fueron imputados por su presunta autoría en el delito de concierto para delinquir agravado. Cargo que no fue aceptado”, indicó la Fsicalía General de la Nación.

De acuerdo con la investigación, los procesados estarían dedicados al asalto y hurto de pasajeros de lanchas y embarcaciones que salían del puerto de Buenaventura hacia municipios de la costa pacífica caucana y nariñense.

También estarían implicados en una serie de delitos con los que buscarían apoderarse de un sector de la plaza de mercado José Hilario López del barrio Pueblo Nuevo, donde habrían obligado a los comerciantes a pagar extorsiones para garantizarles seguridad y permitirles trabajar.

“Los procesados fueron capturados en desarrollo de una acción desplegada por servidores del Cuerpo Técnico de Investigación y la Policía, el Gaula Militar y la Armada Nacional que realizaron operativos de registro y allanamiento a viviendas de los barrios Muro Yusty y Sanyun, donde fue incautada una pistola 7.65 sin número de serie”, aseguró la autoridad competente.

De otro lado, gracias al cese de violencia entre Los Shotas y Los Espartanos, el Distrito Especial de Buenaventura ya completó dos meses sin asesinatos. Sin embargo, familias de La Barra, una de las playas cercanas al puerto, denunciaron ante las autoridades que estos enfrentamientos se habrían trasladado a esta playa, la más alejada de la ciudad, después de Piangüita, Juanchaco y Ladrilleros.

La comunidad señaló que se han escuchado disparos y que hombres armados habrían hecho presencia en un establecimiento comercial del sector. Por eso, le piden a las autoridades de Buenaventura intervención ante esta situación de violencia.

Ante esta denuncia, Arlington Agudelo, secretario de Gobierno y Seguridad de Buenaventura, indicó que uniformados de la Armada Nacional y del Ejército adelantan verificaciones. Sin embargo, no se habrían encontrado cadáveres.

Cabe recordar que a finales del mes de septiembre, Rubén Darío Jaramillo, monseñor y representante de la iglesia católica en el distrito portuario, confirmó a SEMANA el cese de violencia entre los dos grupos armados.

De acuerdo con el religioso, los cabecillas de estas estructuras anunciaron, en medio de las conversaciones que sostienen desde que el presidente Gustavo Petro comunicó su voluntad de lograr una ‘paz total’, que levantarían las fronteras invisibles en la ciudad. De hecho, el mandatario, tras una visita a la ciudad, instó a estas bandas a unirse a esta iniciativa: “Shotas y Espartanos son bienvenidos a la paz”.

“Todos estaban esperando signos concretos de paz. Ellos han tomado la decisión de que la gente pueda movilizarse tranquilamente por toda la ciudad”, señaló Jaramillo. El barrio Juan XXII, que es donde estas estructuras convergen y luchan principalmente por el territorio, ha sido el más beneficiado con la decisión de las bandas.

Los Espartanos y Los Shotas realizaron un acto simbólico, en este barrio, con el ánimo de demostrar que las conversaciones están encaminadas. Jugaron partidos de fútbol, celebraron la eucaristía e hicieron un almuerzo comunitario.

“Este es un mensaje para la ciudadanía y los empresarios, porque hay sectores que con las fronteras invisibles estaban vedados. Necesitamos el compromiso del Estado y del sector empresarial para consolidar esta paz que Buenaventura necesita”, manifestó.

Jaramillo destacó que en el distrito portuario, con decisiones como el levantamiento de las fronteras invisibles, las bandas han demostrado pasar de las palabras a los hechos. Sin embargo, acepta que también deben avanzar hacia el cese de la comisión de delitos como el hurto y la extorsión. “Los integrantes de estas bandas quieren estudiar y formar pequeñas empresas (...) esto es una voz de esperanza en nuestro país”, expuso.

Asimismo, dijo que un cabecilla de Los Espartanos le manifestó que “quieren tener otras oportunidades y por eso están preguntándose qué les va a ofrecer el Gobierno nacional para dejar esa vida delincuencial y reincorporarse a la sociedad. Me han hablado sobre las inconformidades sociales, la falta de hospitales, las vías sin pavimentar. Ellos no están reclamando cosas extravagantes, sino el desarrollo de su comunidad”.