Tendencias
Una vez más se registraron desórdenes en el kilómetro 18, en Cali. Decenas de motos y carros obstaculizaron el paso en este concurrido sector. Denuncian que esta práctica está acompañada de consumo de alucinógenos.
Estos desórdenes provocan congestión vehicular en esta importante vía del Valle del Cauca. - Foto: Pantallazo video autor anónimo

nación

La anarquía se apoderó del kilómetro 18, afueras de Cali: así motociclistas se toman la vía para hacer piruetas

La problemática situación se ha vuelto parte del panorama en ese sector.

Una vez más se registraron desórdenes en el kilómetro 18 (Vía al Mar), en Cali. Decenas de motocicletas y carros obstaculizaron el paso en este concurrido sector.

Esta situación, que ya se ha convertido en parte del panorama, volvió a repetirse este domingo, 25 de septiembre.

La denuncia fue realizada por el concejal de Cali, Fernando Tamayo, quien le hizo un fuerte llamado al secretario de Seguridad y Justicia de la capital del Valle, Jimmy Dranguet. “Kilómetro 18 es igual a anarquía, despelote, drogas, armas y para rematar, bloqueo en las vías porque se ponen a organizar deportes de alto riesgo (stunt) donde ponen en peligro sus vidas y el tráfico se convierte en un caos. En Cali no pasa absolutamente nada. No hay policía, no hay guardas de tránsito, no hay autoridad. ¿Dranguet, dónde estás?”, señaló Tamayo.

En videos difundidos en redes sociales quedaron registradas las dificultades con la que pasaban los vehículos que transitaban por dicha vía. Asimismo, se pueden ver las piruetas que hacían en motocicletas, en dicha vía que comunica a Cali con Buenaventura, sin que haya ningún control por parte de la policía.

El cabildante del partido Conservador les solicitó a las autoridades que tomen acciones para acabar el caos que se presenta cada fin de semana en esta zona del Distrito de Cali.

“Urge un manejo del tema. Pero lo preocupante es que la solución del secretario es avalar estos malos comportamientos”, agregó el concejal.

Vecinos del sector aseguran que tratar de entrar o salir del lugar es una odisea los fines de semana en la noche. Para el concejal Tamayo, la falta de autoridad se apoderó de la ciudad y ya no hay sitio vedado para el desorden. “Cuando no es el túnel es la Autopista Suroriental, el kilómetro 18, la Avenida Cañasgordas. Y lo peor, no se toman medidas”, puntualizó.

Cabe recordar que la semana pasada, el secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Jimmy Dranguet, aseguró que se reunió con siete líderes que se dedican al stunt (conducción de motocicletas con acrobacias), con quienes se está estudiando la autorización de caravanas en importantes vías de Cali para este grupo.

“Les dijimos tres cosas importantes: primero, que vamos a buscar un espacio donde ellos puedan hacer sus caravanas, sus actividades acrobáticas en forma segura y que estas no generen un riesgo para la población; segundo, que no vamos a permitir que hagan esos actos en el coliseo El Pueblo, porque están afectando a la comunidad, y tercero, que hasta que no tengamos un espacio prudente para eso queda suspendida cualquier tipo de caravana, manifestación o toma del espacio público que está generando intranquilidad para todos los caleños”, aseveró.

También dijo que este conjunto de personas son ciudadanos y tienen derecho a rodar por Cali; asimismo, mencionó algunos sectores de la capital del Valle donde podrían autorizar la práctica de stunt, entre ellos, la zona industrial de Cali, al norte de la ciudad. Sin embargo, esta idea no ha calado muy bien entre los ciudadanos que residen a los alrededores, quienes aseguran que la propuesta no es válida.

“Hay varios sitios, unos al norte de la ciudad, en la zona industrial, donde no hay viviendas. El sonido de las motos no va a afectar la tranquilidad de los caleños porque hay poca circulación de vehículos y en ese espacio podrían hacer sus actos. Y hay otra propuesta de unos espacios al sur de la ciudad, en la avenida Cañasgordas, donde el impacto a la comunidad va a ser mucho menor. Estamos revisando, aquí nos están ayudando la Secretaría de Deporte, los líderes y la Policía. Todos estamos interactuando para solucionar el problema de las caravanas”, concluyó.

Ante esta declaración, varios concejales de Cali manifestaron su postura. Uno de ellos, el cabildante Martín Bravo, quien dijo que esta idea no tiene sentido y que es ilógico que la Alcaldía contemple evaluar la posibilidad de autorizar caravanas de motocicletas donde residen varios caleños, a quienes se les interrumpiría su tranquilidad.

“Estas no son actividades ni mucho menos deportivas, ni artísticas, ni tampoco culturales. Aquí no se puede seguir premiando a las personas que van en contravía del orden. Cali necesita que recuperemos el orden y no seguirle dando más gabela a personas que hoy les arrebatan la tranquilidad a los caleños”, manifestó.

De otro lado, el concejal Roberto Ortiz dijo: “Así como los motociclistas tienen derechos, también deben tener obligaciones; que la ciudadanía pueda convivir sin ruido, sin la perturbación del orden público, porque es lo que vemos cada fin de semana; alteración y toma de las calles acompañada de acrobacias”, señaló.

En cuanto a la propuesta que hace la administración en cabeza del alcalde, Jorge Iván Ospina, manifestó que si le destina un sitio al grupo de stunt, “vaya y venga”.

“Pero que no invite a la gente a que se tome las calles de la ciudad ni la avenida Cañasgordas, donde podemos decir que ya es habitual que los fines de semana se formen caravanas, también carreras de motos y carros, esto es residencial, entonces sigue perturbando el orden público. Son más ocurrencias de esta administración que cada vez que sale con algo no lo planifica y por eso es que le va tan mal al alcalde en las encuestas ciudadanas”, dijo.