Tendencias

Home

Cali

Artículo

El carabinero Héctor Sinisterra tiene una fundación dedicada al cuidado animal.
El carabinero Héctor Sinisterra tiene una fundación dedicada al cuidado animal. - Foto: Policía Metropolitana de Cali

nación

El carabinero de la Policía de Cali que rescata a perritos en condiciones precarias y los entrena

En su tiempo libre se dedica a ayudar a los animales que viven en la calle.

Héctor Sinisterra, patrullero de la Policía de Cali, descubrió, hace más de diez años, su pasión por los animales cuando ingresó a la Dirección de Carabineros y Protección Ambiental. Desde ese momento, no solo quiso estar cerca a los caninos de la institución, sino también aprender para ayudarlos en su tiempo libre.

“He hecho el curso de enfermero canino y sustancias, y todo ese conocimiento que he obtenido me ha permitido ayudar a los seres sintientes que en la calle no tienen quien los respalde. Me he vuelto sensible con ese tema y de ahí nace la idea de ayudar”, aseguró Sinisterra, quien lleva 17 años en la Policía y llegó en 2009 a la Dirección de Carabineros y Protección Ambiental.

Cuando no está vistiendo el uniforme de la Policía, Sinisterra está ayudando a perritos callejeros llevándolos a su fundación Raff Canin Club para atenderlos y luego entrenarlos. “Mi familia ha sido fundamental, mi esposa y mis hijos me ayudan a diario para que esto sea posible”, dice.

“Cuando estoy en la policía lo hago de lleno y cuando estoy acá lo hago con mucho amor. Si uno hace las cosas de corazón, siempre queda algo de tiempo. Lo hago con mucho cariño”, reflexiona Sinisterra. De acuerdo con el uniformado, se esmera entrenarlos porque cree que así es más sencillo que las familias adopten a los perritos.

A lo largo de este años ha atendido a muchos perritos en condiciones deplorables, pero sin duda una de los casos que más lo marcó fue el de Homero, encontrado casi moribundo. De hecho, en la Policía decidieron adoptarlo luego de que superó las dificultades de salud que lo agobiaban.

“En 2019, cuando me encontraba de turno, unos auxiliares nos alertaron sobre un perrito que estaba golpeado y en unas condiciones precarias. Estaba muy delgado, pelado y tenía literalmente los dos ojos afuera. Perdió uno de sus ojitos, pero le recuperamos uno. Desde ese momento nos acompaña, era muy delgado y ahora está muy bonito. No lo hemos dado en adopción porque nos encariñamos con él y entre todos recogemos para comprarle las pepas”, explicó.

El carabinero Sinisterra sigue enfocado. sin descuidar sus labores en la institución policial, en seguir ayudando a los caninos en condición de calle de Cali y en lograr más casos de éxito como el de Homero, quien hoy luce radiante gracias al cariño y cuidado que le ha brindado el oficial.