Home

Cúcuta

Artículo

Miguel Enrique Peñaranda, director del Área Metropolitana de Cúcuta.
Miguel Peñaranda, director del Área Metropolitana de Cúcuta, deberá pagar una multa de 720 smdmlv. - Foto: Cortesía

cúcuta

Sancionan al director del área metropolitana de Cúcuta por conducir borracho

El funcionario público fue sorprendido conducción en grado tres de alcoholemia el pasado mes de abril.

En los últimos días la inspectoría de Tránsito y Transporte Municipal ratificó una sanción contra el director del Área Metropolitana de Cúcuta (AMC), Miguel Peñaranda, quien fue sorprendido el pasado 22 de abril del presente año, conduciendo en estado de embriaguez.

En ese sentido, la resolución indica que este funcionario deberá pagar una multa de 720 salarios mínimos diarios mensuales legales vigentes, es decir, $ 24 millones de pesos, además su licencia de conducción será suspendida por un periodo de 10 años y tendrá que cumplir con 50 horas de servicio social comunitario.

El fallo contra el director del AMC deja claro que le queda prohibido conducir cualquier vehículo automotor durante el tiempo de la suspensión por el simple hecho de estar manejando en grado tres de alcoholemia, (embriaguez mayor 150 mg de etanol/100 ml).

Ante esta situación, se conoció que Peñaranda apelará la decisión a través del recurso en segunda instancia para determinar si la secretaría de Tránsito ratifica el fallo; sin embargo, Mayid Gene, secretario de Tránsito, ha sido enfático al mencionar que “la ley es para todos”.

Así fue el hecho

El irresponsable suceso ocurrió la noche del pasado viernes, 22 de abril, sobre las 10:00 la noche. Luego de que presuntamente el funcionario salió del Centro Comercial Bolívar. “Se hizo la verificación, infringió las normas, se hizo un comparendo y se le inmovilizó el vehículo”, dijo en su momento el general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, a La Opinión.

Peñaranda conducía su vehículo por la avenida Demetrio Mendoza, justo en inmediaciones de la glorieta del barrio San Mateo. De acuerdo con la infracción impuesta, el arquitecto al parecer estaba bajo los efectos del alcohol. Versiones preliminares indican que la prueba habría arrojado grado tres, es decir, que el funcionario habría ingerido más de ocho cervezas antes de manejar.

La situación ha generado indignación y rechazo entre los cucuteños, quienes han exigido la renuncia del funcionario. Dado que el comportamiento es complemente contradictorio a sus funciones: Miguel Enrique Peñaranda es el encargado de las labores de dirección, formulación de políticas institucionales y adopción de planes, programas y normas sobre el manejo de tránsito de los municipios que conforman el área metropolitana.

Por otra parte, los miembros de la junta directiva del movimiento cívico, político y ciudadano Pro Cúcuta 2050, que está conformada por algunos amigos cercanos del alcalde Jairo Yáñez y promotores del movimiento que lo llevó a la Alcaldía, entre ellos Antonio Ríos López, Érika Rodríguez, Patrocinio Ararat, Juan Carlos Pino y Armando Peña, le exigieron directamente al director del AMC que renuncie a su cargo.

“Más lamentable aún el hecho, porque usted, al fungir como primera autoridad del AMC en materia de vías y transportes, transgredió una de las normas que le corresponde poner en ejecución ante posibles faltas”, señala uno de los puntos de la carta pública a Peñaranda.

Así mismo, señalan que no comparten el comunicado firmado por los seis alcaldes del área metropolitana, en donde ratifican su compromiso para que Peñaranda pueda seguir ejerciendo su cargo y así defenderse de las instancias judiciales.

“Consideramos que es un error salir a dar el apoyo público para que usted se defienda de una falta grave cometida, porque los ciudadanos de Cúcuta han escuchado desde hace 28 meses mensajes y lecciones de “ética, moral y transparencia” y de “siembra de autoridad moral”, que riñen completamente con la posición adoptada por los burgomaestres regionales”, subraya la petición.

Además, consideran que aunque el director se equivocó como cualquier ser humano, no lo exime de la responsabilidad de la falta cometida y de las que se pudieron originar por la indisciplina ciudadana. Por eso, este movimiento exige la renuncia de Miguel Peñaranda.