Home

Cúcuta

Artículo

Este alemán al momento del homicidio se encontraba acompañado de una mujer.
Este alemán al momento del homicidio se encontraba acompañado de una mujer. - Foto: Tomada de Facebook: Cúcuta Denuncia - Montaje SEMANA

cúcuta

En Cúcuta fue asesinado un alemán luego de dos días de haber llegado a la ciudad; esto es lo que se sabe

Este hombre extranjero fue asesinado el 27 de agosto, mismo día que se registró la masacre en Cúcuta.

Tras un ataque sicarial registrado hace algunos días en la capital nortesantandereana, las autoridades de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) lograron identificar a la víctima, la cual detallaron que era un hombre de nacionalidad alemana.

De este hecho se conoció que el hombre identificado como Cristian Mohs llegó a la ciudad de Cúcuta el pasado 25 de agosto y se encontraba hospedado en un lujoso hotel ubicado en la zona céntrica y, al pasar de dos días, fue asesinado.

Este homicidio se registró sobre las 3:00 p. m. del 27 de agosto en el barrio Rosal del Norte, de la ciudadela Juan Atalaya, cuando hombres armados en motocicleta abordaron al alemán para robarlo mientras se desplazaba en una calle del sector, disparándole en varias oportunidades.

En ese momento, las autoridades de la Mecuc no identificaron a la víctima, sino que fue hasta el primero de septiembre que se logró, mediante versiones de una acompañante que se encontraba con él en el lugar de los hechos, su identificación.

Se presume que este extranjero estaba en Cúcuta gestionando algunos negocios; sin embargo, las investigaciones para esclarecer la procedencia de este crimen son materia de investigación por la Fiscalía General y unidades de la Seccional de Investigación Criminal.

“Se dispuso de un equipo especial que viene realizando todas las diligencias correspondientes para esclarecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar que rodearon este hecho”, argumentó el coronel Juan Carlos Ramírez Cháves, comandante (E) de la Mecuc.

De manera casi simultánea con el caso del alemán, siendo aproximadamente las 3:55 p. m. del sábado 27 de agosto, cinco hombres, a bordo de un taxi y una motocicleta, aparecieron en la avenida 9 entre calles 0 y 1 del barrio Pueblo Nuevo y perpetraron una masacre que cobró la vida de cuatro hombres que fueron atacados a bala.

Presuntamente, este ataque iba dirigido contra Rodrigo Alberto Herrera, un vendedor informal. Los sicarios lo encontraron conversando con otras personas frente a un taller de mecánica de carros y sin pensarlo dos veces, los desconocidos abrieron fuego de forma indiscriminada contra este hombre, atacando también a tres personas más.

Junto a Rodrigo, fueron asesinados Miguel Sebastián Melano Torres, de oficio zapatero; Óscar Eduardo Sandoval Higuera, docente, y Gino Álvarez Vergel, ornamentador.

Estos hombres fueron baleados cuando intentaron correr en busca de refugio, pero fueron impactados por armas de fuego. Al llegar la Policía al lugar de los hechos, aún tenían signos vitales. Miguel, Óscar y Gino fueron llevados en patrullas policiales hasta el Hospital Universitario Erasmo Meoz y la Unidad Básica Loma de Bolívar, pero fallecieron minutos después cuando recibían atención médica.

Mientras tanto, Rodrigo Alberto falleció de manera inmediata en el lugar ante los múltiples disparos que recibió. El cuerpo quedó tendido al lado del coche en el que diariamente transportaba el mecato que vendía en dicho sector.

Tal parece que las víctimas de esta masacre se dedicaban en sus tiempos libres a ser parte de un grupo de rock de la ciudad y su único delito habría sido huir de las balas, pues algunas de las personas que conocían a estos hombres aseguran que no tenían nada que ver con ninguna disputa por la que fueron masacrados.

La principal hipótesis que manejan las autoridades para esclarecer este macabro hecho obedece a una disputa por el control territorial para la comercialización de estupefacientes y el “objetivo” de los sicarios sería Rodrigo Herrera, es decir, que las otras tres víctimas presuntamente cayeron por equivocación. Sin embargo, esto será investigado y determinado por las autoridades competentes.