Home

Manizales

Artículo

Imagen de referencia, no corresponde al caso en mención. - Foto: 123RF

nación

En Manizales un hombre fue atacado por un pitbull: “así relató los hechos”

El ciudadano contó que le tocó lanzarse por un despeñadero para salvarse.

Un hombre identificado como Jorge Luis López Ríos, de 65 años, fue víctima al ser atacado por un perro de raza pitbull. El hecho se presentó en la mañana del pasado domingo, 10 de julio, cuando hacía ejercicio por la zona del Cerro Sancancio.

El también ingeniero civil le dijo a La Patria que se encontraba en la cima de al montaña cuando observó a un hombre de aproximadamente 75 años con un perro pitbull. “Lo traía con traílla y bozal, luego le quitó el bozal y se fue hacía atrás. Pensé: es porque tiene todo el control sobre el animal y me quedé tranquilo. A los tres minutos el señor se fue viniendo, yo miraba al perro y se vino hacia mí. Le dije, señor, señor, y el perro empezó a atacarme”, contó López Ríos.

En ese momento, según el ingeniero, el perro se le lanzó encima y él trató de defenderse con las manos y los pies; lo peor del asunto, es que según relata, el dueño se fue del lugar. “Creo que sintió miedo y se retiró”, dijo.

Después vino el ataque, el pitbull le mordió el glúteo izquierdo, luego la ingle y también al dedo pulgar de la mano derecha. Forcejeó con el perro hasta que pudo visualizar un talud por donde se lanzó. “Caí boca arriba en una cuneta y hasta allá llegó el perro y se me abalanzó por los pies, me agarró el tenis izquierdo. Empecé a darle pata con las dos piernas”, detalló al medio regional.

Parecía una pesadilla de nunca terminar, sin embargo, en ese momento apareció por un costado el dueño del animal, quien se armó de valor y lo agarró.

Después de la disputa le aseguró al hombre que lo iba a denunciar, después fue llevado a una casa cercana donde llamaron a uniformados de la Policía, quienes tomaron los datos y le pusieron el respectivo comparendo al dueño del animal.

Con gran dolor en su cuerpo, finalmente el señor Jorge Luis fue llevado hasta el hospital donde le brindaron atención inmediata, le aplicaron vacunas y le formularon medicinas para continuar con una recuperación satisfactoria. Aunque expresó que se siente muy afectado psicológicamente.

También se conoció que tiene su lugar de residencia en Pereira, lugar al que aún no ha podido regresar porque se quedó en su natal Manizales para tramitar la denuncia.

“La funcionaria me dio un radicado que llevé a la Oficina de Control y Vigilancia Ambiental del Municipio donde dijeron que ya había estado el señor Gustavo Gutiérrez Gómez y que estábamos citados a una audiencia de conciliación -que fue ayer en la tarde-”, explicó el afectado.

La Patria también pudo sostener una conversación con el dueño del perro, quien aseguró que él no tuvo la culpa de lo sucedido. “Yo lo llevaba y el señor estaba allá y lo agredió, el perro iba con bozal y todo. Lo llevaba bien. Subí a hacer ejercicio, y como el perro estaba cansado medio le aflojé el bozal, y arrancó como si fuera a buscarle juego al señor”, afirmó.

También aseguró que espera conciliar con el afectado, pero detalló que es la primera vez que se le presenta un problema de tal magnitud. “Lo que pasa es que el perro es de todos los que vivimos en un edificio. A nadie le había pasado algo con él”, concluyó.

Así puede controlar a su perro si es agresivo

El especialista en comportamiento canino Rodrigo Arenas, brinda varios consejos para las personas que tienen perros que pueden ser considerados agresivos.

  • Reclamar su lugar sin recurrir a movimientos bruscos. Si se mantiene en silencio y quieto, demostrando que no le tiene miedo al perro, él asumirá un estado de sumisión.
  • Buscar la tranquilidad. Siempre que vaya a pasear a la mascota, debe esperar a que se tranquilice para ponerle su collar en lugar de generarle una subida de energía antes de salir. En palabras de Rodrigo Arenas: “El perro reacciona en función de la energía que se les dé”.
  • Refuerce actitudes positivas en su comportamiento. Una vez haya adoptado una posición de sumisión o tranquilidad, puede premiar al perro con acceso a su espacio personal, a un juguete o un premio comestible (puede ser con huesos o croquetas).
  • Recuerde la jerarquía de la manada. El humano es el líder y no hay que olvidar que serlo es un trabajo de todos los días. Si el perro no lo ve como una figura de autoridad, va a intentar serlo, es decir que va a estar en modo protección, intentando llevar la delantera en el paseo y es probable que ataque.
  • Sea constante en sus actitudes de líder. El dueño debe implementar esos ejercicios en todo momento. La constancia es la que hace que el perro tenga buen comportamiento y es su responsabilidad darle esa estructura. No puede esperar un cambio de la noche a la mañana, sino que tiene que acostumbrarse y acostumbrar al perro a esa estructura.