Home

Medellín

Artículo

Imagen de referencia de material aurífero.
Imagen de referencia de material aurífero. - Foto: Tomada de la página web del Ministerio de Gobierno de Ecuador.

antioquia

Atención: roban 34 toneladas de material de donde se extrae oro en Antioquia

La emergencia ocurrió en la vía que conduce del municipio de Cisneros hacia Santo Domingo.

Fuentes de la Policía Nacional le confirmaron a SEMANA el hurto de 34 toneladas de material aurífero en el departamento de Antioquia, el elemento de donde se extrae el oro. Las autoridades activaron un plan especial para dar con el paradero de los delincuentes que habrían sorprendido a las personas que movilizaban la carga en un camión.

Los hechos se registraron en la vía que conduce del municipio de Cisneros hacia Santo Domingo. Al parecer, seis delincuentes fuertemente armados frenaron el trayecto del vehículo de carga pesada, intimidaron a los ocupantes violentamente y vaciaron los componentes de donde una compañía pensaba sacar una carga pesada de metales.

Aunque el incidente ocurrió a la una de la tarde, tuvieron que pasar varias horas para ser reportado ante las autoridades. Con base en la información suministrada a SEMANA, este retraso en la emisión de la alerta frenó las capacidades de respuesta para ubicar a los responsables de este millonario hurto en la subregión del nordeste antioqueño.

Las unidades que se trasladaron al sector referenciado por las víctimas, que están adscritas a una reconocida empresa del departamento, recogieron los detalles preliminares donde se da cuenta que los amordazaron mientras se fugaban con los elementos. En medio del caos, ellos alcanzaron a contar a seis individuos.

Pero sobre la mesa hay serias dudas. Las autoridades sospechan que no se cumplieron con los protocolos establecidos para movilizar este tipo de cargas. Por ejemplo, no tenía un esquema robusto de seguridad y el único vigilante que acompañaba el recorrido no estaba armado para reaccionar ante cualquier incidente, tal como se presentó en la carretera.

También se reveló que, supuestamente, el GPS que muestra en tiempo real la ubicación del automotor fue desconectado mientras ocurrió el asalto. Sin embargo, todos estos elementos son materia de investigación por parte de la Policía Nacional, institución que está liderando la búsqueda de los delincuentes y los materiales en esta región.

En ese sector de Antioquia se tiene en el radar la operación delincuencial de varias organizaciones delictivas. Bajo la mira de las autoridades judiciales están las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, como también se hace llamar el Clan del Golfo, las disidencias de las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), además de bandas de alcance local.

Paralelamente, las autoridades están en alerta por el hurto de once toneladas de explosivos en Antioquia. De acuerdo con la Policía Nacional, con este material se pueden armar hasta doce mil bombas. El crimen está rodeado de misterios y las unidades investigativas del más alto nivel buscan a los responsables con el fin de evitar una tragedia en la región.

El incidente se presentó el pasado 29 de octubre en la vereda Monos del municipio de Uramita. Después de la medianoche, un grupo de delincuentes habría llegado hasta las bodegas de la empresa china Harbour Engineering Company, que hace parte del concesionario vial Autopistas Urabá S. A. S. y construye el proyecto Mar2.

Con armas en mano enfrentaron a las personas que estaban custodiando la infraestructura de la compañía. Los ilegales tenían claro su objetivo: sacar de una habitación los 11.000 kilos de dinamita que compraron los extranjeros para abrir paso entre las montañas de este departamento. Ellos tendrían información previa.

“Siendo aproximadamente la 00:30 horas, de acuerdo con versiones del personal presente durante los hechos, al polvorín incursionó presuntamente de manera violenta un grupo de sujetos fuertemente armados los cuales hurtaron una gran cantidad de material explosivo”, detalló la empresa en un comunicado dirigido a la opinión pública.

Los ilegales no se presentaron ni dieron indicios de la organización a la que pertenecerían. Sin embargo, se sospecha que podrían integrar al Clan del Golfo a razón de que tiene amplia presencia en la subregión donde ocurrió el incidente. También podría ser un grupo delincuencial que tendría conocimiento en el manejo de este tipo de elementos.