antioquia

Cerca de 300 mil estudiantes suspendieron sus clases durante el paro armado en Antioquia

En Frontino, el alcalde dio la orden para que los alumnos no asistieran este miércoles a clases.


Los días de paro armado han dejado múltiples afectaciones en el país, entre ellas, la muerte de 8 personas y el ataque a 180 vehículos. Solo en el departamento de Antioquia, el comercio registró pérdidas superiores a los 230 mil millones de pesos y cerca de 300.000 estudiantes tuvieron que interrumpir las clases por las amenazas de los grupos armados.

Bajo la creencia de que todo volvió a la “normalidad”, jóvenes y niños retornaron a las aulas de clase, bajo la angustia y la zozobra. Pues, justo cuando se creía que los días de paro armado habían terminado, según lo informado por el Clan del Golfo en un comunicado, este grupo al margen de la ley detonó un explosivo que acabó con la vida de un policía y militar, y dejó cuatro uniformados lesionados en Cañasgordas.

En municipios como San Juan de Urabá, Mutatá, Frontino y Yondó, los grupos armados ingresaron hasta las aulas, obligando a niños y jóvenes a salir de los planteles educativos.

“Tuvimos dificultades, porque allí hizo presencia estos grupos ilegales, desalojaron nuestros niños, pintaron las instituciones, lo que es una violación directa al derecho internacional humanitario”, aseguró el secretario de Educación de Antioquia, Juan Correa.

El funcionario explicó que el Urabá es una de las regiones más afectadas, con 70.000 jóvenes sin poder ir a clase. A esta problemática se le suman las subregiones del Bajo Cauca, nordeste y suroeste, que sufrieron por el desabastecimiento de alimentos, el cierre de calles y la suspensión de servicios como el agua y el gas.

“Estamos haciendo una coordinación con todos los rectores de manera permanente, algunos dicen que están llegando los estudiantes, mientras que otros están haciendo actividades como trabajo en casa”, agregó Correa.

Según la Gobernación, los rectores son quienes deciden cuándo los estudiantes regresan a las aulas. Sin embargo, el alcalde de Frontino, Jorge Hugo Elejalde, dio la orden a las directivas para que este miércoles se suspendieran las clases en el municipio, a raíz de las alteraciones en el orden público.

Pérdidas económicas

La Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), en Antioquia, reportó pérdidas millonarias a raíz de los cuatro días que duró el paro armado impulsado por las subestructuras del Clan del Golfo, como retaliación por la extradición de alias Otoniel.

Por las amenazas y temor impuesto, el comercio se paralizó en 35 municipios del departamento localizados en las subregiones del Bajo Cauca, Magdalena Medio, Nordeste, Norte, Occidente, Suroeste, Urabá y Oriente.

Si bien las expectativas para la segunda fecha comercial más importante del año estaban sobre los 1,1 billones de pesos, las proyecciones tuvieron saldos negativos de $230 mil millones.

La excepción estuvo en los negocios del Valle de Aburrá y el altiplano del Oriente antioqueño, donde no delinquen las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC). Sin embargo, en esta última zona sí hubo pérdidas, esto porque varios turistas que cancelaron las reservas en Guatapé y El Peñol.

A razón de las afectaciones, las administraciones municipales y gremios de comerciantes de Urabá decidieron celebrar el Día de la Madre el próximo domingo 15 de mayo.

La directora ejecutiva de Fenalco Antioquia, María José Bernal Gaviria, justificó la medida “debido a que la región ha sido unas de las más afectadas y, en el departamento, es la tercera economía de mayor tamaño con una participación en la producción antioqueña de 6,2 %. Lo anterior demuestra que Urabá es la subregión más importante de la zona periférica de Antioquia”.