Home

Medellín

Artículo

Uno de los caninos podría morir por falta de medicina.
Uno de los caninos podría morir por falta de medicina. - Foto: Cortesía

nación

La historia de la caleña a la que le robaron la camioneta con sus perros adentro; uno podría morir por falta de medicina

En redes sociales, cientos de usuarios les piden a las autoridades con urgencia que se haga justicia.

La trágica historia de Viviana Jaramillo pareciera de película. Sí, el pasado 2 de diciembre, a las 4:00 de la tarde, en el barrio La Alameda de Cali, a esta mujer le robaron su carro y al tiempo sus dos perros.

Los hechos ocurrieron en el momento en el que varios hombres armados intimidaron a la mujer con arma de fuego para que se bajara del vehículo y así lograr el objetivo de robarse el carro. A pesar de que Viviana les insistió a los delincuentes que le dejaran sacar a los perritos, estos se opusieron y huyeron de esta zona.

La mujer, a través de su cuenta de Twitter, dio a conocer el caso, con el fin de que las autoridades puedan rescatar a los caninos, debido a que uno de ellos necesita urgentemente atención veterinaria, pues sufre de ataques de epilepsia. Se trata de un perro salchicha y un bulldog francés.

“Mi perro el macho debe tomar una pasta de fenobarbital a las 10:00 de la noche, en la maleta iban sus medicamentos. Si no se toma esa pasta, se puede morir. Devuélvanlos, por favor, Otis tiene poco tiempo de vida sin su medicina”, trinó Viviana.

Sobre este caso, en redes sociales se han compartido diferentes fotografías en donde reportan el hallazgo del carro, pero sin los perros. Sin embargo, las autoridades no han confirmado el hecho.

Aunque la Policía en Cali no se ha pronunciado, varios amigos de la víctima pidieron justicia y ayuda de las autoridades. Uno de los primeros funcionarios en pronunciarse fue Guillermo Londoño, subsecretario de la Política de Seguridad en Cali, quien recibió la información y tiene conocimiento del caso, con el cual realizan las investigaciones a través de cámaras de seguridad.

Este nuevo robo en la capital del Valle del Cauca desató la indignación de decenas de ciudadanos en redes sociales, donde piden acciones concretas para reducir la inseguridad y la criminalidad. En medio de estas demandas, les piden resultados a las autoridades de la ciudad.

Este caso se suma a las denuncias de inseguridad que suceden a lo largo y ancho del país. Teniendo en cuenta estadísticas delictivas compartidas por la Policía Nacional, durante este 2022, el delito de hurto a personas ha sido de 271.692 casos, con corte del pasado 5 de noviembre.

Aunque la ciudad con más denuncias es Bogotá, la Dijín dice que las cifras son sujetas a variación, en proceso de integración y consolidación, junto a información recopilada por la Fiscalía General de la Nación.

Cansados de la inseguridad, tomaron justicia por mano propia

Este año, 15.412 personas han denunciado haber sido víctimas de robo en Cali, es decir, 19 % más que en el año anterior. La ciudadanía, cansada de esta ola de inseguridad, ha decidido tomar justicia por su propia cuenta en diferentes ocasiones.

En el más reciente hecho, dos personas que iban en una moto fueron sorprendidas en el barrio Cuarto de Legua, sur de Cali, intentando robar a una persona. Los presuntos delincuentes, al verse acorralados, intentaron escapar sin éxito, quedando a merced de la comunidad.

Los ciudadanos que acorralaron a los ladrones decidieron, enfurecidos, golpearlos fuertemente y emprenderla contra la moto. Al vehículo en el que se movilizaban los delincuentes le prendieron fuego, ante la mirada atónita de los supuestos delincuentes.

La comunidad retuvo a los ladrones hasta que al lugar arribó una patrulla de la Policía Metropolitana. Los uniformados procedieron a detener a los dos sujetos, pero poco después fueron dejados en libertad porque la víctima del robo decidió no presentar la denuncia formal, según conoció SEMANA.

Frente a la incineración de la moto, los Bomberos de la ciudad informaron que se trasladaron para atender la conflagración, pero no encontraron nada al llegar. Todo apunta a que el incendio ya había sido controlado y el vehículo retirado del sitio.