política

David Racero anunció que no destinará recursos de la Cámara para pagar almuerzos de los congresistas

Según el presidente de la corporación, los legisladores “pueden comprar su almuerzo”.


Durante las primeras semanas de gestión, una buena parte de los congresistas hace esfuerzos para reducir el costo de funcionamiento del Congreso. Después de haber suspendido el uso de camionetas de algunos despachos, David Racero, presidente de la Cámara de Representantes, anunció que tampoco se les pagará el almuerzo a los 187 miembros de la corporación.

Según el representante, los congresistas están “insistiendo” para que se les pague el almuerzo. A pesar de esto, Racero pide que se deje la “sinvergüencería” y que ellos mismos se costeen la comida.

“Qué pena, pero los congresistas pueden comprar su almuerzo. Por más que me insistan, no destinaré recursos de la Cámara para el almuerzo de 187 representantes. Es verdad que estamos teniendo sesiones largas de trabajo. Pero para eso nos pagan. Dejemos la sinvergüencería”, escribió el presidente de la corporación en Twitter.

Esta forma parte de una serie de iniciativas para convertir al Congreso en una institución austera, en busca de legitimarla ante la ciudadanía. Frente a este esfuerzo, el representante resaltó la importancia de quitarles los privilegios a los legisladores.

“Si avanzamos en desmonte de privilegios para congresistas, en cuatro años tendremos allí a un grupo de personas a quienes realmente les inspira su trabajo y están dispuestos a realizarlo por el privilegio que en sí mismo supone la representación de la ciudadanía”, publicó el representante en la red social.

Por otro lado, existen senadores y representantes que asumen una postura en contra de renunciar a algunos de estos privilegios. Jhon Fredy Núñez, representante que ocupa una de las curules de paz, aseguró que “aguanta hambre” con el sueldo de congresista.

El congresista no firmó el proyecto de ley del senador Jota Pe Hernández, que busca bajar el sueldo de los congresistas a 25 salarios mínimos mensuales legales vigentes. “El Congreso tiene varios matices y varios elementos que no son tenidos en cuenta en ese proyecto”, dijo en conversación con W Radio.

Nuñez aseguró que los 35 millones de pesos no le alcanzan. “Nosotros somos de provincia y nuestro votante, las personas que confiaron en nosotros nos están pidiendo presencia en todos esos territorios. Llegamos a la capital y tenemos gastos, pagar arriendos, andar con dos o tres carros, siete escoltas... eso es un desgaste para poderle cumplir a nuestro pueblo”, explicó.

Ante la pregunta de si esos gastos adicionales no los cubre ya el Estado, el congresista contestó con desilusión: “Esas son las primas que quieren rebajar”.

Para Nuñez, la propuesta de Jota Pe se explica en que el congresista trabaja en redes sociales y no conoce aún lo que vale viajar por Colombia.

“El entra a su computador y lo miran 500.000 personas. A nosotros nos toca ir a las regiones... ir a San Vicente del Caguán, a los pozos, voy 120 kilómetros para verme con 20 personas. Eso no lo tiene Jota Pe, los representantes que están en Bogotá no tienen los gastos que tenemos los de las regiones”, dijo para los micrófonos de la emisora.

“La vida en Bogotá no es barata. (...) Solamente aquí pagamos un arriendo de tres millones. Más los gastos del Congreso”, añadió que anda con siete escoltas y que no le dan viáticos para la alimentación, por lo cual los asume con su sueldo.

“Nos suspendieron el combustible. Los viáticos de todos los escoltas. Nosotros asumimos los gastos de alimentación. No tenemos ni un solo centavo para combustible, para viáticos o algo”, se quejó en la emisora.

Y lanzó una frase que causó indignación: “Nunca en mi vida he aguantado tanta hambre como en el Congreso”.

Mientras algunos congresistas justifican sus salarios, más de 110 firmaron el proyecto de ley del senador Jota Pe Hernández, el cual propone bajar los salarios para este periodo.

Noticias relacionadas