política

¿Plagio? Las diferencias entre los proyectos de Jota Pe Hernández y Gustavo Bolívar para bajar el salario de los congresistas

Desde el petrismo han cuestionado a Hernández porque supuestamente se copió del proyecto de Bolívar. Sin embargo, las diferencias son sustanciales.


En las últimas horas, se ha generado toda una polémica porque las ‘barras bravas’ del petrismo han cuestionado el proyecto de ley del senador Jota Pe Hernández, que busca reducir el salario de los congresistas porque supuestamente habría plagiado el del senador Gustavo Bolívar del Pacto Histórico.

“¿Plagio? Si tienen alguna prueba de plagio, los invito para que las presenten y me denuncien. El senador Gustavo Bolívar se equivocó e hizo afirmaciones erradas de mi proyecto de ley, ojalá rectificara para evitar calumnias de perfiles falsos como este”, cuestionó el senador de la Alianza Verde, luego de algunas críticas que se han generado.

Fue tal la polémica que Bolívar tuvo que salir a aclarar que se trata de proyectos distintos. “Aclaración. El proyecto de rebaja de salarios del senador Jota Pe Hernández difiere del que presentamos con Catherine Juvinao e Iván Cepeda y también del que presentaré mañana sobre pago por sesión. Todos los autores estamos empeñados en apoyarnos mutuamente y en que alguno sea aprobado”, dijo el senador del Pacto Histórico.

Una de las principales críticas que se hizo a ese proyecto del petrismo es que los salarios solo se ajustarían a partir de 2026. Mientras tanto, lo que llama la atención de la propuesta de Jota Pe Hernández es que sería a partir de que se apruebe el proyecto de ley.

Lo que generó la arremetida desde el petrismo fue un video del senador Bolívar en que dijo que supuestamente la iniciativa de Jota Pe Hernández dejaría el salario de los congresistas en 15 millones de pesos, ocasionando una confusión. En realidad, lo que dice la propuesta es que quedaría en 25 millones de pesos porque quitaría una prima especial de servicios que le dio a los congresistas el expresidente Juan Manuel Santos en 2013, distinta a los gastos de representación.

“El senador Gustavo Bolívar me manifestó que haría un tuit explicando la equivocación, una información errada que recibió, ya que los dos proyectos son diferentes, y el de nosotros no toca gastos de representación y tampoco deja el salario en 20 millones de pesos. Supongo que hoy lo hará”, afirmó en las últimas horas Hernández. Posteriormente, le agradeció su aclaración y dijo que trabajarán juntos por ese propósito.

Una de las grandes diferencias entre ambos proyectos es que el de Jota Pe se trata de un proyecto de ley, es decir, que solo necesita de cuatro debates, mientras que el de los del Pacto es un acto legislativo que requiere de ocho, porque cambia artículos de la Constitución Política. Precisamente, esa ha sido una de las principales críticas de la iniciativa del Pacto porque es más difícil que prospere.

El proyecto de Hernández ya ha generado recelo en el Pacto Histórico, además, porque el senador expuso que algunos congresistas de esa bancada que él esperaba que lo apoyaran, le dijeron que no le caminarán a la iniciativa.

Aunque Hernández no quiso dar los nombres de quiénes se trataba, posteriormente se conoció que Clara López, María José Pizarro e Isabel Cristina Zuleta fueron las congresistas que le dijeron al senador de la Alianza Verde que no se sumaban a su proyecto. Una de ellas le reconoció que necesita el dinero y que esos 35 millones de pesos mensuales no le alcanzan.

Hernández, a pesar de que llegó por los sectores alternativos, se ha ganado varios enemigos del petrismo por ese hecho. El congresista de la Alianza Verde es la nueva víctima del feroz ataque que ya caracteriza a ese sector en las redes sociales y hasta lo han querido relacionar con el uribismo, una corriente política que Hernández ha criticado.

El senador de la Alianza Verde ha reiterado que no busca agradar a ningún sector en particular y que su objetivo en el Congreso será denunciar cuando se cometan actos de corrupción o comportamientos cuestionables sin importar el sector que sea.