política

Desde La Habana, monseñor Fabio Henao dijo que los diálogos entre el Gobierno y el ELN “serán exigentes”

El delegado para las relaciones de la Iglesia-Estado de la Conferencia Episcopal Colombiana habló desde Cuba con SEMANA acerca de la visita que adelantaron la delegación del gobierno de Gustavo Petro y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).


SEMANA: ¿qué balance hace usted del viaje del gobierno de Gustavo Petro a La Habana, donde estuvo presente?

Monseñor Fabio Henao (M. F. H.): es un balance de esperanza porque vemos que se pueden reiniciar las negociaciones prontamente. Hay un clima de buscar los mecanismos que permitan llegar hasta allá y en esto estamos en este momento.

SEMANA: ¿cómo encontró al ELN? ¿Cómo vio sus posturas frente a una eventual conversación?

M. F. H.: el ELN tiene unas posturas, pero no se han discutido en La Habana durante estos días. Aquí lo que se encontró fue una voluntad de las partes, del Gobierno y el ELN de reiniciar las conversaciones, una actitud positiva en ese sentido, pero no se discutieron sus posiciones. Solamente se trataron los mecanismos para reanudar los diálogos que cada quien los buscará por su lado y posteriormente se pondrán en marcha.

SEMANA: el Gobierno reconoce que dialogar con el ELN no será tan fácil y que alcanzar una eventual paz no será de días ni semanas. ¿Piensa igual?

M. F. H.: sí, es una negociación que será exigente. Nosotros tenemos la esperanza de que se lograrán los resultados que Colombia espera, pero indudablemente es una negociación de paz y suelen tener sus propias complejidades. Este no es un caso excepcional. Se retomarán las funciones de los garantes y otros aliados para hacer que se llegue al resultado. De momento, no tenemos una perspectiva de cuánto tiempo durarán. Incluso, no se sabe cuándo iniciarán los diálogos. Eso no se sabe. Lo que se conoce es que se está conversando sobre los mecanismos que se pueden implementar para seguir adelante.

SEMANA: ¿cuál es el paso a seguir después del viaje de la delegación colombiana a La Habana?

M. F. H.: no se quedó con la precisión de una fecha. El Gobierno y el ELN, cada uno por su lado, empezarán a examinar cuál es el mecanismo que se tiene que adoptar para garantizar el paso siguiente que es la reanudación de las negociaciones. Es decir, no se ha definido una agenda todavía.

SEMANA: ¿pero la reanudación de los diálogos entre el Gobierno y el ELN está cerca?

M. F. H.: pues esperamos que sí. No se fijó fecha. En La Habana solo se creó un clima, era un acuerdo preliminar de explorar el ambiente, de expresar voluntades, de reafirmar el compromiso de seguir negociando. Eso se logró. Habrá que fijar una agenda posteriormente, pero no se quedó con fechas de ningún orden.

SEMANA: ¿actualmente está claro el papel que jugará la Iglesia?

M. F. H.: la Iglesia ha estado siempre acompañando, esa ha sido su labor hasta ahora con los países garantes. Lo que pasa es que el proceso de conversaciones no ha iniciado, por lo tanto, no se han discutido roles y ese tipo de cosas. Estamos en una fase muy preliminar.

SEMANA: es decir, ¿si ni siquiera se sabe cuándo se reanudarán los diálogos con el ELN, no está tan cerca un cese bilateral al fuego como se especuló?

M. F. H.: no sé qué tan lejano está, pero no se trató ni se abordó ese tema. No se tomó ninguna decisión. Solo hubo un intercambio de perspectivas de cómo se podría reiniciar. Estamos en la fase de volver a expresar las voluntades de retomar el proceso.

SEMANA: por último, ¿cómo vio a los jefes del ELN? ¿Qué tal están de salud?

M. F. H.: están con ánimo, son personas saludables y con un compromiso de reanudar los diálogos de paz.