Tendencias

Home

Política

Artículo

Gustavo Petro y Eduardo Ávila.
Gustavo Petro y Eduardo Ávila. - Foto: SEMANA/Autor anónimo. - Foto: SEMANA/Autor anónimo.

política

Están listos los nombres del gobierno Petro para la Embajada en España y el consulado en Miami

Un empresario sin experiencia en el sector público y un exgeneral de la Policía ocuparán los cargos.

El presidente Gustavo Petro sigue llenando las plazas diplomáticas que se encontraban disponibles desde que asumió su cargo el pasado 7 de agosto. Se trata de la embajada de Colombia ante el reino de España y el consulado de Miami, oficinas de alto interés por el gran número de connacionales que viven en esas zonas del planeta y que están por oficializar sus representantes.

Para el primer caso, Eduardo Ávila Navarrete, muy cercano al presidente, será el representante de la diplomacia colombiana en tierra ibérica; es administrador de empresas y especialista en gerencia estratégica.

Llama la atención que durante su carrera siempre ha estado vinculado a la empresa privada y nunca ha ejercido un cargo público; también es clave señalar que su hermano, Polo Ávila Navarro, estuvo ligado, durante la alcaldía de Petro en Bogotá, al Fondo de Vigilancia, pero, por no cumplir los requisitos, tuvo que abandonar la entidad.

Por su parte, el general retirado de la Policía y exinspector de la institución William René Salamanca Ramírez estará al frente del consulado de Miami, oficina de suma importancia para las relaciones internacionales de Colombia y para la atención de los miles de connacionales que viven en la Ciudad del Sol.

Salamanca formó parte del equipo del empalme designado por el presidente Petro para recibir, del expresidente Iván Duque, todo lo relacionado en materia de seguridad.

¿En qué anda la vicepresidente Francia Márquez?

Diferentes sectores de la oposición se han venido preguntando por la vicepresidenta, Francia Márquez, quien tuvo que salir a aclarar a qué se debe su ausencia en diferentes eventos internacionales a los que el país ha sido invitado.

Ante esto, la funcionaria señaló que ha estado trabajando en diferentes regiones del país con algunas comunidades y que por eso no ha formado parte de los eventos en los que se reclamó su presencia.

“Creo que he estado haciendo mi trabajo desde las regiones, he estado en diálogos con las mujeres desde las regiones y creo que esto no se ve”, explicó Márquez.

Así mismo, explicó y dejó claro que su oficio le obliga a visitar los diferentes territorios y que por esta razón no ha podido salir del país. También señaló que otras tareas en las que se ha enfocado es terminar de armar su equipo de trabajo.

“Pero ahí he estado haciendo mi trabajo, yo no me puedo pasar solo viajando al exterior, yo tengo que ir a los territorios. He ido al Chocó, he ido a la Costa Pacífica nariñense, he ido a la Costa caucana, he ido al norte del Cauca y por supuesto he estado organizando mi equipo, mi estrategia de gobierno para poder avanzar y cumplirle al país con los desafíos que tenemos”, señaló la vicepresidenta.

En sus redes sociales, también celebró que se definió el Plan Nacional de Desarrollo y que este se construirá desde las regiones.

Viajes de la primera dama, Verónica Alcocer

Quien sí ha estado en algunos eventos internacionales ha sido la primera dama, Verónica Alcocer. Desde que llegó a la Casa de Nariño el pasado 7 de agosto, ha asistido a varias citas en representación del país, por lo cual no han faltado las críticas y se retoma la pregunta sobre cuáles son sus funciones.

Viajo al funeral de la reina Isabel II en Londres y también estuvo en Nueva York en ONU Mujeres. Ahora, representará al Gobierno colombiano en el funeral del asesinado primer ministro de Japón, Shinzo Abe, evento que se realizará este martes 27 de septiembre.

Sobre sus labores como primera dama de la nación es preciso decir que este cargo no tiene ninguna función oficial o por obligación y tampoco se elige popularmente, como sucede con los presidentes y congresistas; sin embargo, siempre acompaña a su esposo en ceremonias oficiales. Casi que como muestra de la fortaleza familiar con la que cuenta el máximo mandatario de un país.

Según estipula la Sentencia C-089A/94 de la Corte Constitucional, “ninguna función pública se atribuye al denominado despacho de la primera dama y, como este cargo no existe, ninguna persona o funcionario puede atribuirse competencia por desempeñar a su turno otras funciones a desempeñar por empleados del Departamento Administrativo”.

Noticias relacionadas