política

Gustavo Bolívar reconoce que antes de un año no se podrán cumplir las promesas que hizo Petro en campaña

El senador del Pacto Histórico hará un debate en el que se conocerá el estado de las finanzas del país.


El senador Gustavo Bolívar, presidente de la Comisión Tercera del Senado, hará un debate de control político este martes, 16 de agosto, al que citó al ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, para conocer el estado en que recibió las finanzas del país.

La intención del congresista es que el Congreso y el país conozcan detalladamente la situación financiera de Colombia con la finalidad de poder aterrizar, presupuestalmente, las propuestas que se hicieron durante la campaña presidencial.

“He citado a un debate de control al ministro de Hacienda para que nos explique y le cuente al país el estado en que recibió las finanzas de la nación”, dijo Bolívar.

El congresista del Pacto Histórico señaló que este debate es necesario para el país porque, con base en él, puede haber claridad sobre los tiempos en que el presidente Gustavo Petro podrá ejecutar las promesas de campaña.

“Antes de un año es muy complicado hacer ejecuciones presupuestales para atacar el hambre y la inclusión social”, enfatizó.

Agregó que “la gente debe tener paciencia porque seguramente lo que nos contará el ministro está relacionado con el dinero que queda para funcionamiento este año, el dinero que queda para 2023 en el presupuesto porque está desfinanciado”.

Bolívar cree que este debate de control político servirá para dejar claros los temas económicos y explicarles a los votantes del Pacto Histórico la hoja de ruta que se empleará para ejecutar varias propuestas que se hicieron.

“Este debate es muy sano porque nos jugamos la credibilidad del gobierno de Gustavo Petro. Hay mucha gente con mucha expectativa y exigiendo que las promesas de campaña se cumplan, pero primero hay que saber con qué dinero se cuenta”, complementó.

En las Comisiones Terceras de Senado y Cámara se tramitará la reforma tributaria y por eso, la importancia de este debate porque se tendrá un panorama más claro sobre la manera en que se ejecutarán los recursos que buscará esa iniciativa.

Gustavo Bolívar confirma que buscarán el fin del impuesto del 4 x 1.000 a cierto límite

Gustavo Bolívar confirmó en su Twitter oficial lo propuesto en el borrador de la reforma tributaria que se radicó en el congreso. El impuesto del 4 x 1.000 desaparecería totalmente para ciertas transacciones.

“Buenos días. ¿Ya saben que se acabará el pago del 4 x 1.000 para quienes hagan movimientos menores a $ 13,3 millones al mes? Las transformaciones se ven en el gobierno del cambio”, escribió el senador.

El director de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), Luis Carlos Reyes, también confirmó lo referente a este impuesto poco querido por los colombianos que de aprobarse el artículo 64 de la reforma tributaria, se acabaría para quienes hagan movimientos menores a 13,3 millones de pesos al mes.

“Ya existe una exención para una sola cuenta bancaria marcada. En adelante, los bancos deberán consolidar información entre ellos para que la exención aplique sin necesidad de marcar la cuenta”, dijo.

El 4 x 1.000, también conocido como gravamen a los movimientos financieros (GMF), nació para hacerle frente a la crisis bancaria por la que estaba pasando el país en 1998 y, en ese entonces, se esperaba que su vigencia fuera solo por un año.

Sin embargo, su eliminación se fue postergando con el pasar de los años porque se convirtió en una fuente de financiación para la reconstrucción de zonas afectadas por el terremoto del Eje Cafetero (1999) y ayudó a enfrentar la crisis de 2014 por el desplome de los precios de petróleo, que afectó fuertemente los ingresos de la nación.

Cuando se creó, este impuesto era de solo 2 x 1.000, es decir, que se debían pagar dos pesos por cada 1.000 pesos de alguna operación financiera. Luego se incrementó a 3 x 1.000, y en 2006 subió al 4 x 1.000 actual, que se cobra, por ejemplo, por los retiros en cajeros o ventanilla, desembolsos de créditos o transacciones en cuentas corrientes o de ahorro.

Contrario a lo que muchos colombianos piensan, aunque son las entidades financieras las encargadas de recaudar este impuesto del 4 x 1.000, este dinero finalmente llega a las arcas de la nación para financiar el Presupuesto General de cada año. Es decir que no es un dinero con el que se queden los bancos.

De acuerdo con datos de la Dian, con corte a abril de 2022, desde la entrada en vigencia del 4 x 1.000 el total de ingresos que ha tenido la nación por este impuesto son 107,4 billones de pesos. Además, destaca que su recaudo bruto ha tenido de manera continua un crecimiento año tras año.