Home

Política

Artículo

tarjetón votaciones
El Pacto Histórico explora figuras para competir en las elecciones legislativas del 2026. Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

congreso

La fusión de partidos, la figura que explora el Pacto Histórico para sobrevivir. ¿En qué consiste?

La propuesta quedó consignada en el texto de reforma política que se debatirá en el Congreso en los próximos días. Sectores de la plataforma oficial estudian caminos.

Una de las mayores incógnitas de varios sectores de izquierda es cuál es el futuro del Pacto Histórico, tomando en cuenta que se trata de una plataforma de partidos políticos que compitió en las pasadas elecciones legislativas aprovechando la existencia de unas normas que, al parecer, no se le aplicarían para comicios futuros.

El Pacto Histórico es, esencialmente, el resultado de la unión de los partidos Polo, Unión Patriótica (UP), el Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), la Alianza Democrática Amplia (ADA) y Colombia Humana. Este último la fuerza política del presidente Gustavo Petro y cuya personería jurídica fue otorgada por disposición de la Corte Constitucional, en septiembre de 2021.

Para las elecciones legislativas pasadas, estas colectividades se unieron para conformar listas al Congreso aprovechando una norma que está en el artículo 262 de la Constitución Política y que reza: “Los partidos y movimientos políticos con personería jurídica que sumados hayan obtenido una votación de hasta el quince por ciento (15%) de los votos válidos de la respectiva circunscripción, podrán presentar lista de candidatos en coalición para corporaciones públicas”.

Para marzo pasado los partidos que conformaron esta coalición cumplían con esta disposición, razón por la cual pudieron unirse y conformar esta plataforma. Sin embargo, para el futuro no, ya que esta alianza de colectividades tuvo alrededor del 30 por ciento de los votos en los comicios pasados, lo que supera el 15 por ciento que, por el momento, permite la Constitución.

Una de las primeras posibilidades que se abren está en la reforma política -cuya ponencia para el cuarto de sus ocho debates reglamentarios se conoció en las últimas horas- y es la posibilidad de que las fuerzas políticas que conforman el Pacto Histórico se fusionen en una sola.

La propuesta indica que: “Los partidos que coaligados hayan logrado la elección de su lista al Senado podrán solicitar la fusión de todas o parte de las personerías jurídicas que integraron la coalición, previa decisión interna de cada partido”. El artículo propuesto también excluye la norma anterior.

Si esta propuesta se aprueba en la reforma política, el Polo, la Unión Patriótica (UP), el Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), la Alianza Democrática Amplia (ADA) y Colombia Humana podrían solicitar la fusión de sus personerías jurídicas y conformar una sola fuerza para competir en las elecciones legislativas del 2026 y seguir con la plataforma política que ya constituyeron.

Sin embargo, aquí es donde se abren varios interrogantes. Dentro de los beneficios que da la personería jurídica a un partido político está la financiación para su funcionamiento y la potestad de dar avales en los procesos electorales. Si estas colectividades se unen, posiblemente, habría un solo reconocimiento jurídico y no cinco, como sucede actualmente, y una sola financiación y no cinco.

En este caso la pregunta es si estos cinco partidos políticos están dispuestos a renunciar a los recursos que les da el Estado para su funcionamiento para que este privilegio sea para el Pacto Histórico y a la posibilidad de avalar sus propios candidatos en caso de que haya una fusión entre ellos.

Para varios observadores este sería uno de los puntos de controversia que podría darse entre algunos de los dirigentes de esta coalición, los cuales tendrían que anteponer la supervivencia del Pacto Histórico como proyecto político hacia el futuro, por encima de la existencia de sus propios partidos políticos y los beneficios que tienen actualmente.

Otra idea que se ha ambientado entre algunos integrantes de esta plataforma es elevar el porcentaje de votos válidos para que los partidos políticos puedan coaligarse, la cual también los pondría a salvo para las elecciones legislativas de 2026. Sin embargo, sobre esto no hay consenso.

Lo cierto del caso es que para varios congresistas este es un punto de honor en la Casa de Nariño y para diferentes dirigentes del Pacto Histórico, varios de los cuales, al parecer, estarían comprometidos con la reforma política solamente por esta disposición.