Home

Política

Artículo

Votación reforma tributaria en el congreso
El artículo 187 de la Constitución Política ordena aumentar el salario de los congresistas cada año. - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

política

No solo es el aumento salarial, los congresistas recibirán millonario retroactivo en diciembre, ¿de cuánto será?

Los senadores y representantes recibieron un aumento correspondiente al 7.26% de su salario.

El presidente Gustavo Petro firmó este martes el decreto con el que se hace un nuevo aumento en el salario de los congresistas, un hecho que ha generado toda una ola de indignación en el país.

El documento, firmado por el presidente Gustavo Petro, dice que “a partir del 1.° de enero de 2022, la asignación mensual de los miembros del Congreso de la República se reajustará en siete punto veintiséis por ciento (7,26 %)”.

Actualmente, el sueldo neto de los congresistas es de 35.316.133 pesos, por lo que el incremento será de 2′563.973 pesos. Lo que significa que el sueldo neto de los senadores y representantes pasará a ser de 37.800.000 pesos.

Sin embargo, hay un detalle que ha pasado desapercibido en medio de la discusión: como el decreto firmado por Petro indica que el aumento aplica desde enero de este año, esto implica que se les debe pagar un retroactivo a los congresistas correspondiente al aumento que dejaron de recibir en estos meses de trabajo.

Por ejemplo, a los actuales congresistas que se posesionaron el 20 de julio de este año, se les debe pagar lo correspondiente por estos cuatro meses trabajados antes de recibir el aumento.

Es decir, además del aumento en su salario, en el próximo pago, correspondiente a diciembre, los senadores y representantes recibirán 10.144.000 pesos adicionales correspondientes al retroactivo, más la prima de Navidad, que es la mitad de su salario mensual, es decir, cerca de 18.900.000 pesos.

Si hay algo que quedó muy bien ‘amarrado’ en Colombia, desde la misma Constitución Política, fue el salario de los congresistas. El aumento anual es una obligación que establece el artículo 187 de la Carta Política. Y hasta el momento, a pesar de los múltiples intentos que se han hecho, no se ha podido cambiar esta fórmula, pues para esto se requiere tramitar una reforma constitucional en el propio Congreso de la República.

“La asignación de los miembros del Congreso se reajustará cada año en proporción igual al promedio ponderado de los cambios ocurridos en la remuneración de los servidores de la administración central, según certificación que para el efecto expida el Contralor General de la República”, dice el artículo 187 de la Constitución.

@revistasemana

Volvió a subir el salario de los congresistas en Colombia, ¿cuánto ganarán? @juanitagomezl le cuenta #Noticias #Politica

♬ sonido original - Revista SEMANA - Revista SEMANA

Esta es la razón por la cual, por más polémico que resulte esta situación, el presidente de la República no se puede negar a hacer el aumento del salario a los congresistas o de lo contrario estaría violando la Constitución.

Hasta el momento se han hecho 19 intentos por reducir el salario de los congresistas y todos han fracasado, en buena medida porque este asunto, desde la misma Constitución Política, viene bien ‘amarrado’ y jurídicamente no se ha encontrado la fórmula para lograrlo.

Con miras a establecer las fallas de origen que llevaron a lo que algunos consideran el desproporcionado aumento en la remuneración de los parlamentarios, SEMANA revisó las actas de la sesión en la que los constituyentes que redactaron la Carta Política de 1991 fijaron el criterio para aumentar anualmente el salario de los senadores y representantes a la Cámara.

La discusión se dio el 11 de junio de 1991, en la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Constituyente. SEMANA revisó el acta de ese día y se encontró con un detalle: lo que iba a quedar inicialmente en la carta política era establecer un tope de 16 salarios mínimos para los congresistas, pero esto fue rechazado debido a que era una “medida innecesaria”, pues el salario de los congresistas en ese momento equivalía apenas a 13,8 salarios mínimos. Hoy supera los 37.

Esa fórmula, hasta ahora, más de 30 años después, no se ha logrado cambiar.