sostenible

Terrible incendio forestal en Santander arrasó con 50 hectáreas de vegetación

La angustia generada por el impacto ambiental hizo que la comunidad actuara junto a otros organismos para dar solución a la situación.


El entorno natural de una parte de la vereda Guatiguará en Piedecuesta, Santander, se vio afectado luego de que un incendio arrasara con una gran cantidad de vegetación. Aproximadamente 50 hectáreas fueron impactadas por la ola de calor.

Durante diez horas diferentes grupos, como bomberos, el Ejército y la misma comunidad del sector, trabajaron para dar fin a la situación, según dieron a conocer varios organismos encargados.

Durante la tarde y la noche de este lunes festivo, la Gestión del Riesgo de Desastres en Santander informó que se empezó a llevar a cabo un trabajo en equipo: “Se atiende el incendio en la vereda Guatiguará de Piedecuesta con el apoyo de los Bomberos del municipio”.

Según la entidad, una de las razones por las que se pudo efectuar esta calamidad fue la temporada seca con ausencia de lluvias en el sector. La gestión enfocada en el desarrollo sostenible y medio ambiente hizo un llamado a la comunidad y pidió no llevar a cabo algunas acciones, como fogatas o lanzar colillas de cigarrillo en la zona.

El fuego se fue apoderando cada vez más de la vegetación hasta consumar un aproximado de 50 hectáreas y la preocupación de que este invadiera diferentes hogares cercanos hizo que habitantes del sector actuaran con picas, agua y otros elementos, con el fin de dar cese al incendio.

“Al sector de los marañones el fuego ya va para allá, vecinos, los que puedan, con palas y picas, por favor”, dice una pieza de video compartida por uno de los campesinos de la zona.

La oficina para la Gestión del Riesgo de Desastres de Santander compartió por medio de redes sociales que la intervención fue efectiva. “En 100 % ha sido controlado y liquidado el incendio registrado en las últimas horas en Guatiguará, gracias al trabajo intensivo que realizamos con los Organismos de Socorro y la Fuerza Pública”, sostuvo el ente encargado.

Asimismo, explicaron que se culminaron todas las labores de la mejor forma posible. Sin embargo, resaltaron la importancia de permanecer alertas durante esta época del principio del año cuando el sol puede hacer de las suyas sin problema alguno.

Cabe señalar que este tipo de impactos medioambientales representan un riesgo para la biodiversidad y el hábitat de varios seres vivos. También puede que el humo permee en la salud de los habitantes de la vereda de Guatiguará.

De hecho, hace poco el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) anunció una nueva alerta por la alta probabilidad de que en esta época del año ocurran grandes heladas, especialmente en la región Andina, así como la alta posibilidad de incendios forestales por culpa de la actual temporada seca.

Región Andina: se esperan aumentos de las precipitaciones entre 20 y 30 % en gran parte de la región. Sin embargo, en el norte y centro de esta las cantidades de lluvia serán mucho menores a las registradas en los meses anteriores, ya que igualmente se empieza a transitar por la temporada de menores lluvias para dichas zonas del país.

De acuerdo con la entidad, el mes de enero corresponde al primer periodo de menores precipitaciones del año en gran parte de las regiones Caribe, Orinoquia y norte-centro de la región Andina.

Contrariamente, durante enero se presenta la temporada de mayores precipitaciones en el Trapecio Amazónico. En la región Pacífica, las precipitaciones continúan abundantes y frecuentes a pesar de presentarse una ligera disminución con respecto al mes anterior, especialmente en el norte de la región.

El Ideam hace un llamado a los organismos de control y a la comunidad en general para adoptar prácticas sostenibles de prevención y acción en contra de los impactos ambientales que podrían llegarse a dar durante enero.