deportes

Exdirectivo de Fifa, condenado a cárcel en escándalo que incluye al presidente del PSG

El tribunal penal federal de Bellinzone (Suiza) dio a conocer su fallo este viernes.


El presidente de beIN Media y del París Saint Germain, Nasser Al-Khelaifi, fue absuelto en apelación este viernes por el tribunal penal federal de Bellinzone (Suiza), como ya lo había sido en primera instancia, en un caso de derechos de televisión.

También fue absuelto el otro acusado en el caso, Jérôme Valcke, otrora número 2 de la FIFA. Sin embargo, este último fue condenado a once meses de prisión condicional por “corrupción pasiva” y “falsificación de documentos” en otro caso.

En la vista ante la sala de apelaciones en marzo, la fiscalía había pedido 28 meses de prisión contra Al-Khelaifi, de 48 años, además de 35 meses contra Valcke, de 61 años, acusándolos de haber establecido un “acuerdo corrupto” a espaldas de la Fifa, relacionado con “gestión desleal”.

En este caso, el más mediatizado de los dos asuntos juzgados en Bellinzone, la acusación estimaba que Valcke había dado su apoyo a la cadena beIN a cambio de una lujosa villa en Cerdeña, comprada para él por cinco millones de euros (5,2 millones de dólares) a finales de 2013 por una sociedad brevemente propiedad de Al-Khelaifi.

Nasser Al-Khelaïfi - Presidente del PSG
Nasser Al-Khelaïfi - Presidente del PSG - Foto: AFP

El antiguo secretario general de la Fifa había solicitado la ayuda del dirigente catarí para financiar la “Villa Bianca”, algunos meses antes de la firma en abril de 2014 de un contrato entre beIN y la instancia mundial del fútbol sobre los derechos televisivos en África del norte y Oriente Medio de los Mundiales 2026 y 2030, recordó la fiscalía.

Pero como ocurrió en primera instancia, la sala de apelaciones estimó que la Fifa no había sufrido “daños”, punto jurídicamente necesario para establecer la gestión desleal, ya que beIN firmó un contrato muy beneficioso para la institución, desembolsando 480 millones de dólares para las dos ediciones, un 60 % más que en los Mundiales 2018 y 2022, a pesar de que la cadena era la única en liza.

“El veredicto de hoy está totalmente justificado. Después de una campaña encarnizada de seis meses llevada a cabo por la acusación, que ha ignorado cada vez los hechos fundamentales y la ley, nuestro cliente, una vez más, ha sido declarado total y completamente inocente”, reaccionó Marc Bonnant, uno de los tres abogados del dirigente catarí, en una declaración transmitida a la AFP.

En el segundo caso, Jérôme Valcke estaba acusado de haber recibido 1,25 millones de euros (1,31 millones de dólares) por parte de Dinos Deris para favorecer la obtención de derechos mediáticos en Grecia e Italia de varias Copas del Mundo, y por haber anotado esos sobornos bajo el término “préstamos” en su contabilidad.

Otro caso activo en Suiza

Al margen de este fallo, la Fifa tendrá que seguir pendiente de otra sentencia que está por llegar en territorio suizo. La caída de dos pesos pesados de los despachos del fútbol puso en jaque al fútbol mundial a finales de 2015. Fue por un caso de “gestión desleal”, referente a un controvertido pago de 2 millones de francos suizos (hacia 2 millones de dólares, 1,8 millones de euros) de la FIFA a Michel Platini en 2011, validado por el presidente de la Fifa de entonces, Joseph Blatter, sin mediar un contrato escrito.

La justicia suiza abrió el 2 de noviembre de 2021 la vía a un proceso, que comenzó a principio de mes, contra Platini (66 años) y Blatter (85 años), acusados de varios delitos: “fraude”, “gestión desleal”, “abuso de confianza” y “falsedad documental”.

Ambos señalaron que se trataba de una cantidad por un trabajo de asesoría que se remontaba a 1999-2002. Platini, que presidió la UEFA de 2017 a 2015, vio en este caso un “complot” destinado a apartarle de la carrera por la presidencia de la Fifa, en la que parecía ser el favorito. Finalmente fue su excolaborador Gianni Infantino el elegido para presidir la FIFA.

El francés contraatacó a finales de 2018 con una denuncia por “denuncia calumniosa” y “asociación de malhechores”. En noviembre de 2021, el que fuera tres veces Balón de Oro denunció en París a Infantino por “tráfico de influencias activo” y a Marco Villiger, exdirector jurídico de la FIFA, por “complicidad en tráfico de influencias activo”.

*Con información de la AFP.