especial en qué invertir

¿Qué les preocupa a los inversionistas?

En 2022, mientras el crecimiento se ralentiza, hay algunas señales de alerta que pueden afectar las decisiones en materia de inversión. ¿Cuáles son?


En medio de la turbulencia internacional por tensiones geopolíticas, una crisis de contenedores que aún no se soluciona, decisiones de los bancos centrales de ajustar la política monetaria y aumentar tasas, y, por si fuera poco, nuevos picos de la pandemia con variantes mucho más contagiosas, los inversionistas van a tener que moverse con más cautela.

En el campo local, vienen diferentes desafíos. Tras un 2021 en el que el crecimiento estuvo impulsado por el consumo de los hogares, este año otros factores deben tomar la posta, como la inversión. Pero puede tener un entorno complejo.

Para Andrés Langebaek, director de Estudios Económicos del Grupo Bolívar, hay “una conspiración” contra la inversión privada en este año. Estos son los puntos que destaca: la devaluación hace que las importaciones de los bienes de capital se encarezcan; “estamos pagando una prima de riesgo que es 100 puntos básicos por encima de la que paga México por cuenta de haber perdido el grado de inversión”; el encarecimiento del crédito del exterior se va a dar por el aumento de las tasas en Estados Unidos y puede limitar la inversión, al tiempo que las tasas de interés en Colombia también se están incrementando. “La reforma tributaria fue excesivamente sesgada hacia aumentar los impuestos a las empresas, otro ‘estímulo’ para que las compañías no inviertan y tengan menos recursos para hacerlo. Y está el tema político. Un año en el que mucha gente va a ver qué pasa. Y todo sumado termina siendo un mal ambiente para la inversión privada”, puntualiza.

Por el lado de la inflación, la preocupación no para. El año pasado terminó en 5,6 por ciento, lejos del rango meta del Banco de la República, y para este año los analistas la ubican entre 4,5 y cerca de 5,5 por ciento. La gran pregunta es si se tratará de un fenómeno coyuntural o se extenderá, y cómo puede golpear las rentabilidades. La mayoría de los analistas coinciden en que la inflación empezaría a ceder hacia la mitad del año, pero no estará en el rango meta del Emisor. Según entidades como BBVA Research y BTG Pactual, en algún momento del primer semestre la inflación alcanzará su punto más alto, que bordearía el 7 por ciento. El Banco de la República ya empezó la senda de aumento de tasas, aunque la duda está en la rapidez con la que haga el ajuste.

Pero, sin duda, una de las mayores inquietudes se relaciona con las próximas elecciones, tanto presidenciales como para el Congreso, en especial por el giro hacia la izquierda de algunos países, como Chile y Perú, y de cara a los comicios en Brasil. Como plantea un análisis de Asobancaria, el desenlace de las elecciones presidenciales y legislativas en Colombia será determinante para la economía “en la medida en que hay alta incertidumbre frente a algunas propuestas que han surgido en el debate político relativas al papel del banco central en la economía, el régimen pensional, el futuro de la explotación de hidrocarburos y la política arancelaria, que afectarían de manera significativa la inversión, la competitividad, el desarrollo de los mercados de capitales, la prima de riesgo y la estabilidad macroeconómica”.

Igualmente, el estallido social que ocurrió en el marco del paro nacional aún contiene temas no resueltos que, como explica la consultora Colombia Risk, saldrán a flote durante 2022. “Desconocer las profundas desigualdades del país como un origen legítimo del malestar social solo pospondrá un nuevo estallido para un momento posterior antecedido por un detonante (un acto violento o político) que nuevamente desborde en manifestaciones”, concluye la entidad.

Ojo para esta década

Como invertir debe ser un tema de largo plazo, cada vez que se vaya a poner dinero en un activo es importante analizar los riesgos. El Foro Económico Mundial hace una lista de los más relevantes para la economía global, y Gerardo Herrera Perdomo, director general de Marsh Advisory para Latam y el Caribe y quien participó en la elaboración de dicho estudio, menciona algunos para la próxima década.

  1. El aceleramiento de fenómenos meteorológicos extremos, que no solo afecta la calidad de vida, sino los negocios.
  2. El desempleo y las crisis de medio de vida (la actividad formal o informal con la que millones se ganan la vida).
  3. La falta de una respuesta global y cohesionada para combatir el riesgo climático.
  4. Una cohesión social erosionada, que empeoró con la pandemia. Cada vez hay más desconfianza y frustración generalizada en diferentes grupos.
  5. Las enfermedades infecciosas, pues, si bien la covid-19 podría estar en un punto de inflexión y volverse endémica, menos del 20 por ciento de la población mundial ha accedido a las vacunas.
  6. El exceso de deuda, en especial tras dos años de adquirir más créditos para enfrentar la pandemia. Hoy la deuda global está en niveles históricamente altos.
Noticias relacionadas