inversionistas

¿Qué vendrá para el mercado y el dólar con la llegada de José Antonio Ocampo al MinHacienda?

Hasta el momento, las reacciones por este nombramiento han sido positivas.


Como una noticia esperada y pedida por varios sectores de la economía nacional, se tomó el anuncio de que José Antonio Ocampo sucederá a José Manuel Restrepo en el Ministerio de Hacienda, una vez empiece a gobernar Gustavo Petro. Esto, sin duda, es un parte de tranquilidad para muchos, puesto que las propuestas radicales del presidente electo venían generando temor entre muchas personas.

Cabe recordar que Petro dijo durante su campaña que hará cambios al modelo productivo del país, para dar mayor fuerza a las energías limpias, reformará el sistema pensional y pondrá impuestos a las mesadas más altas y recientemente anunció una reforma tributaria, que si bien buscaba inicialmente 50 billones, ahora al parecer se habla de 75.

Aunque el panorama internacional no ha ayudado, es bueno tener presente que tras la victoria del líder de izquierda en segunda vuelta presidencial, la volatilidad reinó en los mercados nacionales, por cuenta de la incertidumbre frente al futuro económico de toda la nación y no saber quiénes estarían al frente de los ministerios de Hacienda y Minas y Energía.

Ahora bien, ya el mercado tuvo uno de los primeros nombres que esperaba con la designación de Ocampo para la cartera de Hacienda. José Antonio Ocampo es profesional en economía y sociología de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos. Esa combinación de ciencias es clave para el perfil que ha dibujado el presidente electo, Gustavo Petro, respecto a la política que pretende aplicar en la economía del país.

El que será ministro de Hacienda también tiene un doctorado en economía de la Universidad de Yale. En cuanto a su trayectoria profesional, en su hoja de vida reposan múltiples cargos, principalmente en el sector público, además de su amplia experiencia en la academia.

Previo a la llegada de la crisis sanitaria (en 2019), Ocampo estuvo en el sonajero de candidatos para ocupar la silla de director del Banco Mundial, donde compitió con el elegido para ese puesto: David Malpas.

¿Cómo reciben los mercados esta noticia?

Según los expertos, lo primero que se debe resaltar de José Antonio es que es un economista nato y una persona para la que pesan más las líneas técnicas, que las políticas, antes de tomar cualquier decisión. Prueba de ello es que ha trabajado en varios gobiernos con líneas políticas diferentes.

Jahir Gutiérrez Ossa, docente de la Universidad CES, destacó que Ocampo es un académico de la vieja escuela, para los que la impronta era el desarrollo económico como base para sacar adelante a los países, así mismo, resaltó que tiene una visión heterodoxa de la economía, en la cual se combinaban las reglas con el pragmatismo.

“Es importante destacar que no es una persona que no se acomoda al día a día de la política, es una persona que no se pone a improvisar y sabe de lo que está hablando. Ha dedicado su vida a la formación académica y podemos decir incluso que está a la par de grandes como Guillermo Perry o Jorge Iván González Borrero. Es alguien que es buscado por sus conocimientos y no por la línea política que sigue”, dijo Gutiérrez.

El académico dijo que es muy valioso que quien llegue al cargo sea un economista nato, ya que es un requerimiento o sugerencia de muchos organismos internacionales. Esto con el fin de evitar que las decisiones que se tomen desde esta cartera afecten el buen dinamismo que trae consigo la economía.

¿Qué pasará con el dólar?

Si bien lo que pasa con el dólar en Colombia está más influenciado por factores externos como los precios del petróleo, para nadie es un secreto que el cambio de gobierno en un país y la confianza de los mercados ante esto también son factores fundamentales que alivian o agravan los efectos de lo que venga de afuera.

Frente a lo que pasará con esta divisa, Juan Fernando López, docente de la Universidad CES, dijo que será necesario conocer qué decisiones se tomarán desde el gobierno entrante, ya que las mismas tendrán un impacto positivo o negativo según se vean con el paso del tiempo.

“Estamos hablando de un rango de devaluación entre el 10 y 12 % en el corto plazo; no obstante, en el mediano plazo se puede estar hablando entre el 39 y el 43 %, pero no solo por los efectos del nuevo gobierno, sino por todo lo que está pasando en el mundo. Al ser Gustavo Petro una persona antimercado, se podría esperar también una depreciación del peso, frente al dólar”, dijo este académico.

Para estos expertos, ahora únicamente queda esperar para ver qué pasa con la exploración petrolera en Colombia, ya que esta es una de las principales rentas para la entrada de divisas extranjeras en el país y por eso, al suspenderlas, se generará un efecto de alza del dólar en el mercado nacional.