inversionistas

Wall Street finalizó con ganancias una de sus mejores semanas del año

Los datos de inflación le dieron un respiro a este mercado.


Pese a que este viernes fue una jornada que se conoce como “de rebote”, ya que la mayoría de inversionistas se enfocan en recoger sus utilidades, la Bolsa de Nueva York terminó en terreno positivo este viernes y concretó con ganancias una de sus mejores semanas este año, impulsada por los buenos resultados de inflación en Estados Unidos.

Al cierre de las operaciones para este 12 de agosto, la bolsa de Nueva York cerró en fuerte alza, en un mercado que espera que la inflación en Estados Unidos haya alcanzado ya un pico.

En la campana de cierre, el índice Dow Jones subió 1,27 %, el tecnológico Nasdaq ganó 2,09 % y el S&P 500 1,73 %, para una cuarta semana consecutiva al alza, el período más largo en positivo desde noviembre.

Este buen momento en Wall Street se debe en gran medida a la desaceleración e inflexión del aumento del costo de vida en ese país, que fue revelado esta semana por la Casa Blanca. Esto ha llevado a muchos inversionistas y expertos a pensar que lo peor de la crisis está pasando y que finalmente la recesión de la que tanto se ha hablado, terminará en un aterrizaje que no afectará su economía.

No obstante, muchos analistas prefieren esperar a las decisiones que se anuncien prontamente por parte de la Reserva Federal (Banco Central - Fed) en Estados Unidos, la cual, lo más probable, es que vuelva a subir las tasas de interés, con miras a evitar que la inflación repunte otra vez en agosto.

La confianza de los consumidores en la economía estadounidense se recupera más de lo esperado en agosto, gracias a perspectivas de mejoría en materia de inflación, según la estimación preliminar de la Universidad de Michigan publicada el viernes.

El índice se ubicó en 55,1 puntos, en alza de 7 % sobre julio, y por encima de los 52,1 puntos que esperaban los analistas. En junio, este índice clave había alcanzado su mínimo histórico.

Este optimismo también se apoderó de las bolsas de las principales plazas europeas, que terminaron la semana con subidas ante el aumento de la confianza de los consumidores estadounidenses en agosto, por la reducción del incremento de la inflación.

La bolsa de Fráncfort subió 0,74 %, Milán 0,48 %, Londres 0,47 %, Madrid 0,24 % y París 0,14 %, cuando hay escasa actividad por las vacaciones de verano (boreal).

Una caída de precios que alienta

Los precios mayoristas en Estados Unidos cayeron en julio por primera vez desde abril de 2020, dando una nueva señal de una desaceleración de la inflación, según el índice de precios al productor (IPP) publicado ayer jueves.

El índice PPI cayó un 0,5 % en julio en comparación con el mes anterior, después de aumentos del 1,0 % en junio y del 0,8 % en mayo, de acuerdo con datos revisados ligeramente a la baja. Los analistas esperaban una desaceleración en los aumentos de precios, pero no una disminución.

Excluyendo los tres meses de febrero a abril de 2020, cuando la pandemia impuso una interrupción de la actividad a nivel mundial, lo que hizo bajar los precios, esta es la mayor caída de este índice en más de siete años.

Este descenso está vinculado a una caída del 1,8 % en los precios mayoristas de los bienes, debido en particular a la bajada de los precios de la energía. Los precios mayoristas de los servicios subieron ligeramente un 0,1 %.

En 12 meses, la subida de los precios se ralentizó, pero se mantuvo muy elevada, al 9,8 % en julio frente al 11,3 % de junio. El índice PPI es una medida de la inflación que tiene en cuenta los precios desde el punto de vista de los fabricantes y vendedores.

El alza de los precios del lado del consumidor, el índice IPC, se publicó el miércoles y también mostró una desaceleración más fuerte de lo esperado por el mercado en julio, a 8,5 % en un año.

*Con información de AFP.