bogotá

Bogotá finalizó el contrato con la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings

Desde diciembre, SEMANA ya había informado que el contrato con Fitch finalizaría en junio. Las firmas Value and Risk y BRC Ratings seguirán siendo las encargadas de la calificación interna y Moody´s, de la calificación externa de la ciudad.


La Secretaría Distrital de Hacienda informó que, tras finalizar el contrato entre el Distrito y la agencia calificadora Fitch Ratings, el pasado miércoles 15 de junio, la agencia especializada dejó de prestar ese servicio al Distrito Capital de Bogotá y, en consecuencia, retiró su calificación para la ciudad.

En cumplimiento de los requisitos del Programa de Emisión y Colocación de Bonos, PEC, se mantendrán dos calificaciones en el mercado local, y de acuerdo con el Offering Memorándum de los Bonos Globales, se mantendrá una calificación internacional en el mercado externo. Las firmas Value and Risk y BRC Ratings seguirán siendo entonces las agencias calificadoras de la deuda interna de Bogotá y la agencia Moody´s, será la calificadora externa del Distrito Capital.

En virtud de lo expuesto, el Distrito cumple con ambos compromisos, contando con calificación AAA otorgada por Value and Risk y BRC Ratings, en el mercado local y calificación Baa2 de Moody´s Investors Service, en el mercado externo.

El Distrito mantiene de esta forma las calificaciones de riesgo requeridas, tanto internacionales como locales, las cuales pueden ser consultadas en la página web de la Secretaría Distrital de Hacienda y en la sección de información relevante de la página web de la Superintendencia Financiera de Colombia, asegurando así la transparencia en el mercado y preservando los derechos de los inversionistas locales e internacionales.

La cancelación del contrato con Fitch Ratings se suma a la terminación del vínculo contractual con S&P Global Ratings que llegó a su fin el lunes 13 de diciembre de 2021. La cancelación de ambos contratos es por austeridad, para que el Distrito se ahorre $600 millones. Desde diciembre, SEMANA ya había informado que el contrato con Fitch culminaría en junio de este año.

José Roberto Acosta, director de Crédito Público de Bogotá, le explicó a SEMANA en su momento que, aparte de la austeridad, la decisión de no renovarles los contratos a las firmas calificadoras también obedece a que la reglamentación internacional, solamente le exige a la ciudad contar con una sola calificadora.

“El Emisor por tener bonos en el exterior se requiere una calificación que de información a los inversionistas extranjeros sobre la calidad nuestra en materia fiscal y teníamos tres calificadoras. Pero la normatividad de la Bolsa de Luxemburgo, que es donde están vinculados nuestros bonos, solo requiere una calificadora”, explicó Acosta.

En ese sentido, el Distrito capital decidió quedarse únicamente con la firma calificadora Moody’s. “Por racionalización del gasto y sentido común, determinamos escoger a Moody’s que fue la más barata para seguir renovando los contratos que son anuales. Las otras dos, S&P y Fitch decidimos no renovarles y el ahorro será de $600 millones al año para la ciudad”, complementó el funcionario.

Otra de las razones para que el Distrito haya decidido quedarse únicamente con Moody’s se explica en el sentido que, por metodología internacional, la calificación del Distrito está supeditada siempre a la calificación de la Nación y aquí hay que recordar que hace unos meses tanto Fitch como S&P decidieron gritarle el grado de inversión a Colombia con lo que indirectamente el Distrito también lo perdió. Moody’s, por su parte, es la única de las tres grandes calificadoras que le mantiene el grado de inversión al país.

“Además de lo costoso e innecesario, termina siendo inoficioso en la medida que así el Distrito corra la final de los 100 metros planos en ocho segundos y la gane, nunca va a atener derecho a una medalla porque el techo de la calificación es la misma que le dan a Colombia”, precisó Acosta.

Pese a la cancelación de estos dos contratos, Acosta dio un mensaje de tranquilidad los inversionistas nacionales y extranjeros de Bogotá. “La terminación de estos contratos no afectaría en absoluto la calificación crediticia de Bogotá”, indicó.