entrevista

“Están haciendo política con el Icetex”: Manuel Acevedo, director de la entidad

El director del Icetex, Manuel Acevedo, responde a quienes proponen eliminar la entidad en medio de la campaña electoral. Además, aclara los mitos que hay sobre la adquisición de créditos.


SEMANA: ¿Por qué el Icetex tiene mala fama?

Manuel Acevedo: La función del Icetex tiene por ley una tarea: promover el acceso y la permanencia, especialmente de los jóvenes que provienen de familias más vulnerables, en la educación. En la superior tenemos instituciones públicas y debemos reconocer el inmenso esfuerzo que el gobierno del presidente Iván Duque ha hecho para que los jóvenes tengan matrícula cero, es decir, un subsidio pleno al valor de su educación.

Hay jóvenes que deciden ingresar a universidades privadas porque no pudieron pasar a una pública, no encuentran en ella el programa o su filosofía de vida los vincula más al proyecto misional de estas instituciones. Esas familias deben hacer el pago de matrícula, no todas tienen los medios suficientes para hacer el pago exigido y ahí es donde el Icetex entra a prestar un servicio. Existimos como una herramienta de apoyo a esos jóvenes, a esas familias que deciden ingresar a estos programas y necesitan un auxilio.

En ese orden de ideas, se habla en ocasiones de que los créditos están obligando a los jóvenes a vivir permanentemente pagando el crédito, esto no es tan cierto, las experiencias, nuestros datos, las trayectorias, confirman que un joven que accede a la educación superior sabiendo qué va a estudiar, que permanece en ese programa y que luego hace un buen tránsito a su vida productiva, tiene los medios y recursos con los que puede pagar el crédito.

SEMANA: ¿Jóvenes de estrato 4 y 5 hacen uso del Icetex?

M. A.: Sí, el Icetex apoya a todos los jóvenes que desean ingresar a un programa en el país o en el exterior; claramente la ley da una atribución específica, puede otorgar lo que son los subsidios que la Nación brinda de tasa de interés a los jóvenes que pertenecen a los estratos 1, 2 y 3. Hay jóvenes de estratos 4, 5 y 6 tomando créditos para estudios y programas en el exterior.

SEMANA: Dicen que los que estudian con el Icetex terminan con una deuda imposible de pagar…

M. A.: El 81 % de los usuarios del Icetex no paga una tasa de interés y no lo hace porque muchos de ellos no paga capital, una parte muy importante de los créditos que se otorgan lo hacen gobiernos locales que destinan recursos para hacer programas de créditos condonables, es decir, el joven se gradúa y el crédito desaparece porque no tiene tasa de interés. Los otros son créditos que sí debe pagar el estudiante posteriormente, pero recibe un subsidio de tasa de interés que lo paga la Nación de los impuestos, y hay una fracción muy pequeña de jóvenes que sí paga la tasa de interés. A partir del 1 de febrero entra en vigencia la reducción de la tasa de interés, que quedará en 7,5 %.

SEMANA: ¿Cuántas personas tienen crédito actualmente?

M. A.: Tenemos mas de 911.000 usurarios activos de todo el país, la mitad está en estos programas que menciono en los cuales no tiene que pagar el capital, 400.000 en los programas de crédito y de los cuales 300.000 mil tienen la tasa de interés subsidiada.

SEMANA: ¿Qué piensa de la propuesta para eliminar Icetex?

M. A.: Históricamente, establecen que el problema de la educación superior es el Icetex y en consecuencia que la manera de corregir los problemas es eliminarla. En 70 años, cinco millones de familias han hecho uso de la entidad para alcanzar su vida profesional. Creemos que propuestas de ese alcance desconocen el funcionamiento del sistema y la libre elección de los jóvenes de qué estudiar y dónde hacerlo. Además, pondrían en aprietos a las instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas. En 2022, el presupuesto de la entidad para hacer desembolsos para matrículas a todas las instituciones de educación superior es del orden de 4 billones de pesos. Al eliminar el Icetex, desaparecen esos recursos que reciben las instituciones para poder pagar profesores, salones, bibliotecas y desarrollar las actividades de investigación.

El presidente del Icetex, Manuel Acevedo, asegura que se han ido cayendo varios mitos en torno a esta entidad.
El presidente del Icetex, Manuel Acevedo, asegura que se han ido cayendo varios mitos en torno a esta entidad. - Foto: Cortesía: Icetex

SEMANA: ¿Hacen populismo con este tema?

M. A.: Están haciendo política con el Icetex y la educación superior siempre será un tema de campaña. Nuestro llamado siempre ha sido a nuestros usuarios, a las personas relevantes en materia de políticas públicas a informarse sobre el funcionamiento del Icetex. No en vano lleva 70 años realizando esta tarea, ha sido replicado en otros países y no solo en América, sino en otros continentes. Yo creo que cualquier propuesta de mejora es bienvenida y debemos escucharla, pero también tener mucho cuidado porque propuestas efectistas sin fundamento se convierten en cantos de sirena que pueden conducirnos a escenarios en los cuales las familias colombianas verían reducidas sus posibilidades de avance y bienestar. El Icetex es un patrimonio de la sociedad colombiana. El país tiene que aprender a tomar decisiones sobre políticas públicas con base en evidencias, hechos y análisis de las variables, y no en que se queden con un titular. Es nuestra responsabilidad y siempre la hemos cumplido.

SEMANA: ¿Qué les dice a los jóvenes que no creen en la entidad?

M. A.: El Icetex es una entidad 100 % pública cuya misión es contribuir al acceso y la permanencia de los jóvenes en la educación superior. Ha vivido una transformación que brinda tres beneficios: primero se cambiaron las condiciones de codeudor, tasa y formas de pago; segundo, simplificamos los trámites, canales de atención y ampliamos el universo de servicios de acuerdo con sus características diferenciales, y tercero, si un joven tiene una dificultad o un mérito excepcional, va a tener un reconocimiento. Esta es una entidad solidaria que le va a brindar elementos cuando lo requiera o que le va a exaltar ese buen comportamiento de pago o el buen desempeño académico.