gente

Lina Tejeiro confesó que pensó lanzarse “de un onceavo piso”

Esta actriz también contó detalles de cómo tuvo que meserear y vender ropa en Argentina.


Por medio de sus redes sociales, la actriz colombiana Lina Tejeiro se sinceró en entrevista con su manager, Claudia Serrato, y contó la historia que vivió en uno de los momentos más duros de su vida, en los que incluso llegó a creer que su carrera había terminado, tras la salida en su momento, de la reconocida serie ‘Padres e Hijos’.

Según la artista, quien a finales del año pasado fue tendencia por la celebración de sus 30 años, todo sucedió cuando tenía 16 años y decidió irse de la casa de sus padres para vivir con el también actor Sebastián Vega, lo cual, según ella, terminó siendo un error de juventud que le sirvió para hacerse más fuerte.

“Cogí y empaqué mis cosas en bolsas de basura y le dije a mis papás que me iba para estar junto a quien juraba que era el amor de mi vida, en ese momento (...) creo que fui una loca y si no lo hubiera hecho, no tendría como esa ambición de seguir mirando qué más hay en el mundo”, dijo Tejeiro.

Luego de esto, Lina contó que tal vez la sobreprotección de sus padres fue ese factor que la llevó a querer irse de la casa, aunque destaca que una vez se dio cuenta que había cometido un error, la recibieron con los brazos abiertos.

“Después de todo terminé con Sebastián, ya ni me acuerdo por qué, debió ser por alguna bobada, y llamé a mi mamá llorando y le dije ‘mamí recógeme’ y volví a empacar la ropita en bolsas de basura”, narra en su entrevista.

Esta situación, sumada a la salida de ‘Padres e Hijos’ y a un sentimiento de querer vivir más y conocer el mundo, la llevaron a que se fuera a vivir a Argentina, aunque con una mala fama que afectó el buen desarrollo de sus carrera y la obligó a tomar decisiones trascendentales para su futuro.

“Me fui porque ya me habían sacado de Padres e Hijos, bueno, yo había renunciado y no había conseguido trabajo, después de Padres e Hijos hice Muñoz vale por dos y ahí murió mi carrera por un buen tiempo, de ese último trabajo me fui con una fama de insoportable, cansona, que no se dejaba vestir, que no se debaja maquillar, que no se dejaba nada y ahí mi carrera se apagó”, contó Lina Tejeiro.

En la charla con Claudia Serrato, esta joven talentosa aseguró que esta pausa en su profesión se dio en medio de una serie de situaciones adversas que impactaron muy duro en su estado de ánimo y la llevaron incluso a criticar su apariencia física por tener “unos kilitos de más’'.

“Termina mi carrera, acababa de romper con Sebastián Vega, además de eso mi mamá y mi padrastro se estaban separando y aparte de eso estaba super trozudita, super gordita (...) siempre había tenido una mala relación con la comida. Por los comentarios de la gente, como de la vestuarista que te dice ‘ese jean ya no te queda’ o ‘uy pero no comas tanto pan’ y comentarios en los que me decían incluso que era la gordita de Padres e Hijos”, contó.

Pese a que en un principio pensó que irse para Argentina iba a ser una buena noticia para alejarse de todos los problemas y el mal momento que estaba viviendo, en busca de una paz mental, la realidad fue totalmente diferente, porque se dio cuenta que allá “no era nadie”. Entonces le tocó coger bus, caminar largos trayectos, cumplir un horario común y corriente, situaciones que la afectaron muchísimo y entró en depresión.

“Además me enteré que Sebastián iba a ser papá y pensé que ya nada tiene sentido. mis papás se divorciaron, mi novio va a ser papá, en Colombia ya soy cualquier aparecida, ya no soy nadie. ¿A qué me voy a devolver? A nada. ¿Y a qué me quedo aquí en Argentina?”, contó.

En medio de esta depresión, Lina contó que trabajó como vendedora de ropa o “intentaba vender ropa, pero me despidieron porque se dieron cuenta que no servía”, después de eso pasó a trabajar en una cervecería en Palermo y “eso fue lo más duro, tener que atender colombianos que me reconocían y me decían que yo era ‘la gordita de Padres e Hijos’ y con los tragos se envalentonaban y me hacían bullying”.

“Caí en una depresión profunda, muy profunda, llegué a un momento en el que pasaban los días y veía salir el sol y volvía a esconderse y no dormía, hasta que llegué un día en el que dije que nada tenía sentido y pensé tirarme de un onceavo piso”, contó sobre el difícil momento.

Pese a todo esto, Lina Tejeiro aseguró que al final encontró las fuerzas para reponerse y gracias al apoyo de sus padres y amigos se pudo levantar, salir adelante y recuperar su carrera en un “momento de quiebre” que superó, pese a que no le tocó para nada fácil.