especial antioquia

¿Por qué los ciclistas profesionales del mundo quieren entrenar en las carreteras de Antioquia?

Por: José Julián Velásquez*

Gracias al clima, la altura, los paisajes y el respeto por los deportistas en las vías, esta región del país se ha convertido en el símbolo de la pasión por el ciclismo. Corredores como Christopher Froome y Julian Alaphilippe conocieron de primera mano lo que son las montañas antioqueñas.


Sin importar el día, se volvió habitual ver a cientos de ciclistas aficionados e incluso profesionales, rodar por las carreteras de Medellín y el oriente antioqueño. Esta región del país se ha convertido en el símbolo del amor y la pasión por el ciclismo. Son muchas las características que se conjugan para que esto sea hoy una realidad: clima, topografía, variedad de rutas, seguridad y la amabilidad de su gente posicionan a esta zona como un atractivo lugar para entrenar.

Tantas son sus bondades que en 2019 Colombia albergó, por segundo año consecutivo, una carrera de categoría UCI 2.1 con presencia de los mejores equipos del mundo. Y fueron justamente Medellín y el oriente de Antioquia el epicentro de la competencia, en la que participaron escuadras como Sky (hoy Ineos), Movistar, Astana, Quick Step y UAE Team, entre otros. Ese año, corredores como Christopher Froome, Julian Alaphilippe, Bob Jungels y Marc Soler conocieron de primera mano lo que son las montañas de Antioquia, pero también la variedad de terrenos planos en un mismo sector.

Y es que, sin salir de Medellín, apenas en la vía Las Palmas, se tiene un ascenso de 16 kilómetros. Si se sigue más al oriente, después de pasar el aeropuerto, hay largos trayectos planos en el Valle de San Nicolás, y en dirección a Marinilla y Santuario para trabajos con velocistas, de contrarreloj y espacios para hacer transmoto y simular ritmos de competencia. Y ni qué decir del clima y la altitud. Por mucho frío o calor que haga, no se compara con las temperaturas extremas de Europa.

La altura promedio de esta región del país está entre los 2.000 y 2.500 metros sobre el nivel del mar, apenas propicia para los entrenamientos de ciclismo. “Me encanta el oriente. Llegué acá para volarme del invierno europeo y me enamoré a primera vista. Hay muchas vías y son de muy buena calidad. El ciclista en esta región es el rey. En cinco años nunca tuve un problema con un automovilista”, comentó Simon Pellaud, ciclista suizo que vive en Santa Elena y corre para el equipo Trek Segafredo.

Los conductores que transitan por municipios como El Carmen de Viboral, La Unión, La Ceja, Rionegro o El Retiro están acostumbrados a compartir la vía con los ciclistas. Es común ver niños y jóvenes yendo al colegio en bicicleta. O a aquellos trabajadores que se ahorran unos pesos y hacen deporte en este medio de transporte. Medellín y el oriente antioqueño son hoy el epicentro de una pasión nacional llamada ciclismo. “Siempre había escuchado del oriente antioqueño entre los ciclistas, soy un aventurero y no lo dudé. Cuando llegué me quedé gratamente sorprendido; los paisajes, la seguridad y las grupetas que encuentras son únicas. El clima es inmejorable y, por supuesto, la gentileza de los paisas y los colombia - nos en general son un gran atractivo”, expresó Víctor de La Parte, ciclista profesional español.

Rodar por Antioquia

Sin lugar a dudas, la pasión por el ciclismo, aunque nace y crece entre las verdes montañas de Antioquia, tiene más arraigo por los grandes corredores de la región y del país, que incentivan a más personas a practicar este deporte. Los triunfos de Rigoberto Urán, Egan Bernal, Nairo Quintana, Miguel Ángel López, Fernando Gaviria, Sergio Higuita y Daniel Felipe Martínez los han convertido en referentes

Y no se podría dejar de lado a mujeres como Mariana Pajón, Martha Bayona y María Luisa Calle. “El clima es ideal, la altura, los paisajes, el respeto de los conductores por los ciclistas. Medellín y el oriente de Antioquia tienen todo tipo de terrenos para la preparación. Hay montañas cortas y largas, y lo más importante, muy buenas vías”, expresó María Luisa Calle, quien obtuvo la medalla de bronce en los Olímpicos de Atenas en 2004. El auge del ciclismo ha servido para dinamizar la economía de la región. En este mundo se mueve un sinnúmero de productos, elementos, accesorios y hasta planes turísticos que permiten hacer de este un negocio rentable.

Para practicar este deporte se necesita mínimo una bicicleta, uniforme, casco, guantes y gafas. Pero, además, están los ciclocomputadores que te marcan tiempos, cadencia, velocidad, vatios, etcétera. Esta dinámica ha generado que en Medellín y los municipios del oriente de Antioquia tengan asiento almacenes especializados. Pero, además, están personas como Julián López Arango, fundador de una empresa de acompañamiento a ciclistas denominada Rodemos Tranquilos. “Somos un grupo de 15 personas dedicadas al acompañamiento de los apasionados por el ciclismo. Nuestra tarea es proteger, asistir y apoyar cada entrenamiento”, relató.

También está el emprendimiento de Alta Montaña Fotografía, que se describe como “la democratización de la fotografía deportiva”. Ellos se ubican en rutas tradicionales del departamento para retratar a los ciclistas que logran “coronar” esos míticos ascensos, inmortalizando ese esfuerzo en una imagen que luego les venden. Esta región, además, se precia de tener el mayor número de equipos profesionales de ciclismo como el Team Medellín EPM, uno de los referentes en su categoría UCI Continental. También se destacan el Orgullo Paisa, EPM, CM Team y El Carmen de Viboral, entre muchos otros.

Y, por último, hay una gran apuesta económica en la región que gira en torno a la pasión por el ciclismo. No solo están los deportistas de Antioquia que vibran con este deporte, sino los extranjeros que quieren vivir esas experiencias en el país de los “escarabajos”. Ahí aparece la cadena de hoteles Movich, por ejemplo, que sacó la línea de negocio Movich Cycling para ofrecer planes exclusivos a ciclistas de todo el mundo con rutas, tiquetes, hospedaje, masajistas deportivos, mecánicos, acompañamiento en motos y carros, entre otros servicios.

Esta es una experiencia diseñada por ciclistas para ciclistas que ha permitido reactivar el sector turístico de experiencias, generando puestos de trabajo directos e indirectos, promocionando a Colombia como un país tranquilo en donde nacionales y visitantes pueden disfrutar de vivencias únicas diseñadas para rodar en las montañas de Antioquia”, comentó Germán Efromovich, CEO de Hoteles Movich. Esta región, sin lugar a dudas, es la casa de ciclistas recreativos y profesionales que comparten una misma pasión y sentimiento: el amor por el ‘caballito de acero’.

Peter Sagan, ciclista profesional

Peter Sagan, ciclista profesional
Peter Sagan, ciclista profesional - Foto: Getty Images

Para mí, Medellín combina lo mejor de dos mundos: el deportivo y el social. Sus altas montañas, su clima templado todo el año y su gran variedad de rutas son excepcionales para entrenar. Además, su gente ama el ciclismo”.

Giovanny Lombardi, campeón Olímpico y mánager de ciclistas

Giovanny Lombardi, campeón Olímpico y mánager de ciclistas
Giovanny Lombardi, campeón Olímpico y mánager de ciclistas - Foto: Getty Images

En los noventa vine por primera vez a Colombia y después tuve la oportunidad de traer a todos los equipos que participaron en el Tour Colombia, con deportistas de la talla de Chris Froome, Julian Alaphilippe, Bob Jungels y Peter Sagan, entre muchos otros. Todos quedaron enamorados del verde de las montañas y la amabilidad de su gente”.

Chris Froome, ciclista profesional

Chris Froome, ciclista profesional
Chris Froome, ciclista profesional - Foto: Getty Images

Que Medellín tenga su propio equipo de ciclismo es una fantástica forma de mostrar a la ciudad como un destino que vale la pena conocer para los amantes de este deporte. Desde mi experiencia, puedo afirmar que la única manera de saber más sobre la experiencia es vivirla por sí mismos”.

*Director deportivo del Team Medellín.

Lea también: Incursionar en mercados internacionales con innovación y tecnología, el reto para los antioqueños

Contenido relacionado: Así se convirtió La Estrella en una de las ocho Ciudades del Aprendizaje en Colombia