nigeria

Acusada de blasfemia, joven cristiana muere apedreada en Nigeria por musulmanes

Tras el asesinato, el cuerpo de la joven fue incinerado por sus victimarios en plena vía pública a las afueras de una escuela en la ciudad de Sokoto, al norte del país.


Un lamentable hecho fue reportado por medios internacionales este jueves, referidos a la muerte de una joven de creencias cristianas, quien murió durante este 12 de mayo en la ciudad de Sokoto, en el noroeste de Nigeria, tras ser sometida a un apedreamiento masivo por parte de algunos de sus compañeros, quienes se manifestaron enfurecidos, luego de que la mujer adelantara aseveraciones que fueron consideradas como blasfemia a la luz de las creencias musulmanas.

El apedreamiento de la mujer, identificada como Deborah Samuel, se llevó a cabo a la luz de la sharía, estricto sistema jurídico que prima en varias de las regiones del norte de Nigeria.

Según precisan medios internacionales, el hecho fue perpetrado por decenas de estudiantes de filiación musulmana, quienes realizaron el acto de apedreamiento al interior de la Escuela Superior de Educación Shehu Shagari.

¿Qué hizo la mujer para morir apedreada?

El hecho que habría generado el descontento de los miembros de la comunidad educativa a la que estaba adscrita la mujer, y que habría desencadenado en la aplicación de una actuación amparada por la sharía, se presentó luego de que la joven emitiera una opinión a través de sus redes sociales, que fue vista por la comunidad como una ofensa contra el profeta Mahoma.

La causa de la muerte, advertida por la comunidad, fue confirmada por la Policía local de Sokoto, a través de una declaración oficial de su portavoz, Sanusi Abubakar, en declaraciones recogidas por medios internacionales.

Según precisa el comunicado de las autoridades nigerianas, los hechos se presentaron pese a que las autoridades escolares habían pretendido la protección de la joven, escondiéndola al interior de sus instalaciones; no obstante, la turba enfurecida irrumpió en la edificación obligando, por la fuerza, a que la mujer saliera del sitio en que se encontraba refugiada, una sala de seguridad, para posteriormente someterla al apedreamiento.

Las autoridades precisaron que, además de provocar la muerte a la mujer que profesaba el cristianismo, los estudiantes y otras personas que se adhirieron a la ‘causa’ de reprender la blasfemia, prendieron fuego a las instalaciones de la institución que había resguardado a la mujer.

De igual modo, según el reporte de las autoridades policiales locales, tras apedrear y matar a la mujer, y generar un incendio, los jóvenes musulmanes y otras personas que se unieron a ellos para ejercer lo que dicta su ley, adelantaron un bloqueo de vías, obligando a que la acción policial debiera intervenir para dispersarlos.

Tras los hechos, dos personas señaladas como autores del hecho, o propiciadores de él, fueron detenidas por las autoridades.

Tras el asesinato de la mujer, a través de las redes sociales habrían circulado, según detallan medios internacionales, imágenes de la mujer muerta, quien yacía en el suelo boca abajo, bajo las evidencias de una lluvia de piedras que generó su deceso. La mujer, de corta edad, usaba una vestido rosado.

Luego de la muerte de la mujer, y como también consta en los videos difundidos a través de las redes sociales, el cadáver de la chica siguió siendo agredido por la turba, al son de improperios. Finalmente, los manifestantes y autores del lamentable hecho, apilaron una serie de neumáticos cerca del cuerpo de la mujer asesinada, y posteriormente le prendieron fuego.

Mientras las llantas y el cuerpo de la mujer eran consumidos por las llamas, los manifestantes elevaban insultos y la consigna “Allahu Akbar”, que traduce Dios es grande.

Tras la difusión del video, y según detallaron las autoridades policiales en declaraciones recogidas por la AFP, las imágenes captadas, servirán a las unidades policiales para el proceso de judicialización de más responsables de la muerte de la mujer, y los subsiguientes disturbios.

*Con Información de la AFP.