Home

Mundo

Artículo

Viaje espacial, lluvia de estrellas
Está será la última lluvia de estrellas que se presencie en este 2022. - Foto: Getty Images/iStockphoto

mundo

Así podrá ver la lluvia de estrellas más intensa para el cierre de este año

Una opción es intentar observar a la luz de la luna en las noches del 13 y 14 de diciembre.

Cómo todos los años, se espera que la lluvia de meteoros de las Gemínidas, siempre una de las favoritas entre las lluvias de meteoros anuales, alcance su punto máximo en 2022, el 14 de diciembre.

En este sentido, las Gemínidas son una lluvia fiable para aquellos que las observan alrededor de las 12 de la media noche para Colombia, desde un lugar donde se aprecie un cielo oscuro.

Asimismo, también será visible para quienes pueden ver los meteoros de las Gemínidas a última hora de la noche, es decir, desde las 10:00 p. m. Sin embargo, para este año, una luna creciente estará sobre el horizonte durante la hora punta de observación. Una opción es intentar observar a la luz de la luna en las noches del 13 y 14 de diciembre.

Esta lluvia de estrellas se podría intentar observar a la luz de la luna. Teniendo en cuenta que los meteoros de las Gemínidas tienden a ser audaces, blancos y rápidos. Los más brillantes superarán la luz de la luna. El astrónomo Guy Ottewell está de acuerdo en que estos meteoros tienden a ser brillantes. Ofreció esta visión en su blog:

Las Gemínidas, al derivar de un asteroide y no de un cometa, deben incluir trozos del tamaño de una roca, que al quemarse en la atmósfera suelen ser brillantes y no dejan estelas”, dijo Ottewell.

Por qué se produce

Un asteroide conocido como 3200 Phaethon es el responsable de la lluvia de meteoros de las Gemínidas. Esto difiere de la mayoría de las lluvias de meteoros que son causadas por cometas, no por asteroides.

¿Cuál es la diferencia entre un cometa y un asteroide?

Un cometa se define como una bola de ‘nieve’ sucia, con un núcleo sólido cubierto por una capa de hielo que se sublima (pasa de sólido a gas) cuando el cometa se acerca al sol. Los cometas suelen ser ligeros, con una densidad ligeramente superior a la del agua.

Giran alrededor del Sol en órbitas alargadas, acercándose al Sol y alejándose de él. Visto a través de un telescopio, un cometa mostrará una coma, o cabeza del cometa, como una mancha nebulosa de luz alrededor del núcleo, cuando se acerca al sol. Pero cuando se ven lejos del sol, la mayoría de los cometas parecen estrellas, porque sólo se observa el núcleo.

Por su parte, un asteroide es una roca. Normalmente, la órbita de un asteroide es más circular que la de un cometa. A través de un telescopio, un asteroide parece una estrella.

Estas definiciones funcionaban bien hasta hace unas décadas. Los telescopios más grandes empezaron a descubrir asteroides alejados del sol, y algunos de estos objetos, a medida que se acercaban al sol, creaban comas y colas, lo que obligó a cambiar la denominación de asteroide a cometa.

Un extraño objeto llamado Quirón, considerado un asteroide cuando se descubrió en 1977, se reclasificó como cometa en 1989 cuando mostró una coma. Orbita el sol cada 50 años y viaja desde el interior de la órbita de Saturno hasta la órbita de Urano.

Así pues, un objeto considerado inicialmente como asteroide puede ser reclasificado como cometa. ¿Puede ocurrir lo contrario: que un cometa sea reclasificado como asteroide? Sí, es posible. Es posible que un cometa se apague cuando sus materiales volátiles queden atrapados bajo la superficie del núcleo. Esto se conoce como un cometa inactivo. Cuando el cometa pierde todos sus materiales volátiles, se conoce como cometa extinto. El asteroide 3200 Phaethon parece ser un ejemplo de cometa inactivo o extinto.