Home

Mundo

Artículo

Paranormal
El científico recalcó los hallazgos de la Nasa en Marte. - Foto: Getty Images/iStockphoto

mundo

Famoso astrónomo Neil deGrasse Tyson asegura que hay alta probabilidad de que haya vida extraterrestre

El científico puso el ojo en Marte, afirmando que hay varios elementos que son necesarios para la vida.

Aunque la ciencia se ha empeñado en buscar vida en otros planetas y tener un contacto con los extraterrestres, hasta el momento, este tipo de hazañas no ha sido posible; incluso han salido teorías que afirman que la Humanidad no se ha contactado con estos seres porque ya se habría “extinto”.

Sin embargo, todavía hay quienes mantienen la esperanza de encontrar vida más allá de la Tierra. Tal como lo plantea el astrónomo, conocido por programas científicos en televisión, Neil deGrasse Tyson, en medio de una entrevista con la cadena estadounidense CNN, es muy probable que los extraterrestres existan.

En su intervención, el astrónomo recalcó los hallazgos del Mars Rover de la Nasa, indicando que el hecho de que en Marte se encontraran rastros que pueden dar señales de un espacio acuático y moléculas en las que se estima puede existir vida, da como resultado una gran posibilidad de que existan seres nativos de este planeta.

“Hemos encontrado estas mismas moléculas en meteoritos que han chocado contra la Tierra proveniente del espacio. Todos los ingredientes básicos (para la vida) están ahí y la pregunta es: ¿qué chispa se necesita? Esa es una gran frontera en la biología de hoy, pero pasó lo mismo en la Tierra y bastante rápido”, indicó el científico en su intervención.

“Marte, un vecino cercano, que al tener todos estos ingredientes necesarios nos da muy altas expectativas para que haya vida en muchos, muchos lugares, posiblemente en nuestro sistema solar, ciertamente a través de la galaxia”, concluyó el astrónomo, indicando sus pensamientos sobre la vida extraterrestre.

Los rastros que dejó un antiguo océano gigante en Marte

“Lo que inmediatamente viene a la mente como uno de los puntos más significativos aquí es que la existencia de un océano de este tamaño significa un mayor potencial para la vida”, dijo en un comunicado Benjamín Cárdenas, profesor asistente de Geociencias en Penn State y autor principal del estudio publicado recientemente en Journal of Geophysical Research: Planets.

“También nos informa sobre el clima antiguo y su evolución. Según estos hallazgos, sabemos que tuvo que haber un período en el que fue lo suficientemente cálido y la atmósfera fue lo suficientemente espesa como para soportar esta cantidad de agua líquida en un momento”, dice el texto.

Durante mucho tiempo ha habido un debate en la comunidad científica sobre si Marte tenía un océano en su hemisferio norte de baja elevación, explicó Cárdenas. Usando datos topográficos, el equipo de investigación pudo mostrar evidencia definitiva de una costa de aproximadamente 3.500 millones de años con una acumulación sedimentaria sustancial, de al menos 900 metros de espesor, que cubría cientos de miles de kilómetros cuadrados.

“Lo más importante y novedoso que hicimos en este artículo fue pensar en Marte en términos de su estratigrafía y su registro sedimentario”, dijo Cárdenas.

“En la Tierra, trazamos la historia de las vías fluviales al observar los sedimentos que se depositan con el tiempo. A eso lo llamamos estratigrafía, la idea de que el agua transporta sedimentos y se pueden medir los cambios en la Tierra al comprender la forma en que se acumulan los sedimentos. Eso es lo que hemos hecho aquí, pero es Marte”, comentó.

El equipo utilizó software desarrollado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos para mapear datos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (Nasa) y el altímetro láser Mars Orbiter.

Descubrieron más de 6.500 kilómetros de cordilleras fluviales y las agruparon en 20 sistemas para mostrar que las cordilleras son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos, los restos de una antigua costa marciana.

Los elementos de las formaciones rocosas, como el espesor del sistema de crestas, las elevaciones, las ubicaciones y las posibles direcciones del flujo sedimentario, ayudaron al equipo a comprender la evolución de la paleogeografía de la región.

El área que alguna vez fue océano ahora se conoce como Aeolis Dorsa y contiene la colección más densa de cordilleras fluviales del planeta, explicó Cárdenas.

*Con información de Europa Press