Tendencias

Home

Mundo

Artículo

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reúne después de que Corea del Norte disparó un misil balístico sobre Japón.
El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reúne después de que Corea del Norte disparó un misil balístico sobre Japón. - Foto: Reuters

mundo

Atención: 12 aviones norcoreanos adelantaron aparentes ejercicios militares

El misil balístico del martes marcó un récord de distancia con aproximadamente 4.600 kilómetros.

Esta semana se ha puesto en sobre alerta a la región asiática, en medio de pruebas militares norcoreanas, recibidas en países como Japón como un acto de provocación. La Unión Europea y Naciones Unidas han condenado los lanzamientos de proyectiles balísticos que han calificado como “agresión injustificada”.

Este jueves el Estado Mayor Conjunto de Seúl confirmó que 12 aviones norcoreanos se habían puesto en formación en un aparente ejercicio, por lo que anunciaron el desplazamiento de 30 “cazas (también conocida como aeronave de combate)” como respuesta.

Cuatro bombarderos y ocho cazas “efectuaron el vuelo en formación al norte del límite aéreo intercoreano (y) se cree que realizaron ejercicios de tiro aire-tierra”, indicó el organismo estatal.

Horas antes el Ejército de Kim Jong-un llevó a cabo pruebas con otros dos misiles (de corto alcance) en la costa este (mar de Japón), avivando las tensiones y buscando, según expertos, demostrar cuál es su “poderío militar”. Según la administración de Jong-un, estos dos últimos son una “represalia” por los ejercicios conjuntos adelantados entre Washington y Seúl.

“Un acto de provocación grave”

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, y el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, sostuvieron una conversación telefónica, en la que acordaron condenar los recientes lanzamientos de misiles y los describieron como “un acto de provocación grave”.

“Japón y Corea del Sur reconocen juntos el serio desafío que esto representa para la paz y la seguridad de nuestro país, nuestra región, así como para la comunidad mundial, y juntos lo condenamos enérgicamente”, dijo Kishida a periodistas en Tokio.

En menos de dos semanas Corea del Norte ha lanzado seis misiles. El del martes fue el que despertó las alarmas y llevó a órdenes de evacuación para la capital japonesa. Además, marcó un récord en la distancia que uno de sus proyectiles haya alcanzado (aproximadamente 4.600 kilómetros).

Este cayó en el Océano Pacífico y, pese a que no dejó heridos o daños, sí fue recibido por países como Japón (y buena parte de la comunidad internacional) como un intento por escalar las tensiones en la zona. Esa misma acusación es la que Norcorea hace a Washington y Seúl por sus maniobras.

¿Tensiones marcan un futuro incierto?

El primer misil que se lanzó desde suelo norcoreano en la mañana del jueves (tiempo local) tuvo una distancia de 350 kilómetros, y una altura máxima de 80. El segundo recorrió 800 kilómetros a una altitud de 60. Para el gobierno nipón, los últimos hechos son “inaceptables”.

“Los repetidos lanzamientos de misiles de Corea del Norte no pueden tolerarse” dijo el ministro de Defensa, Yasukazu Hamada, y agregó que no podían “obviar la significante mejora de su tecnología de misiles”.

Mientras tanto hay una división en el interior de las Naciones Unidas (ONU). Estados Unidos convocó al Consejo de Seguridad del organismo, en el que China (aliado de Pionyang) acusó a Washington por los ensayos militares norcoreanos. Para el embajador adjunto del gigante asiático, Geng Shuang, los recientes sobrevuelos han estado “estrechamente vinculados” con los hechos en la región por Estados Unidos y sus aliados.

Por su parte, la representante del país norteamericano en la ONU, Linda Thomas-Greenfield, instó a “fortalecer” las medidas existentes contra Corea del Norte, una solicitud desestimada hace cuatro meses por Pekín y Moscú.

La nación liderada por Kim Jong-Un ha desplegado durante 2022 un número no antes registrado de ensayos armamentísticos. También, hace algunas semanas, se declaró como un Estado con armas atómicas y aseguró que al ser una decisión “irreversible” no había lugar a negociaciones de desnuclearización.

*Con información de AFP.