estados unidos

Aterrador: mujer en Estados Unidos llamó a su ex para enseñarle cómo le cortó el cuello a sus hijos

Uno de los menores murió mientras el otro pelea por su vida en un hospital de Nueva Orleans.


Un hecho desgarrador ocurrió en Nueva Orleans, Estados Unidos, cuando una madre de dos pequeños de 2 y 4 años desató toda su ira contra sus pequeños e intentó asesinarlos mientras le hacía una videollamada a su exesposo.

La mujer, de 31 años, llamada Jenee Pedesclaux tenía serios conflictos con su exesposo, Jermaine Roberts con quien estaba luchando en una batalla legal por la custodia de los dos menores, por lo que decidió, en un momento de rabia, asesinar a los dos pequeños en venganza contra su ex.

De acuerdo con los medios locales, Pedesclaux lo llamó para avisarle le había dañado su vehículo y que asesinaría a los niños para luego suicidarse y así evitar ir a la cárcel.

Luego, le hizo una videollamada para mostrarle la desgarradora escena: a su hija París y su hijo Jay Ceon apuñalados y agonizando en el suelo. Luego, lo llamó nuevamente para indicarle que le había cortado la garganta a los menores, todo en medio de la angustia del hombre por tener que verlos así.

Además, la inestable mujer usó sus redes sociales para hacer una transmisión en vivo y mostrar lo que estaba sucediendo, mientras culpaba a su expareja de todo.

“¡Mis hijos están muertos! ¡He terminado! ¡He terminado con mi vida, y todo es culpa de Jermaine!… ¡Me estoy matando, ya terminé!”, decía la mujer en el vivo, cuentan los medios locales.

punto de ruptura Maltrato infantil, castigo niños, maltrato a niños, madre regañando a su hija.
punto de ruptura Maltrato infantil, castigo niños, maltrato a niños, madre regañando a su hija. - Foto: Getty Images

Inmediatamente, el padre de los menores dio aviso a las autoridades, que llegaron a la vivienda donde las puertas se encontraban cerradas con seguro. Al forzar la cerradura encontraron a los dos menores tratando de luchar por sus vidas.

Ella, en su cólera, intentó atacarlo y amedrentarlo con un cuchillo, pero los organismos de socorro pudieron llevarlos al hospital. A pesar de los esfuerzos médicos, la pequeña París no sobrevivió, mientras que su hermano permanece en estado crítico.

La mujer también tenía una herida superficial en el cuello, cuando al parecer habría tratado de suicidarse. Sin embargo, fue capturada por las autoridades estadounidenses.

La madre se enfrenta a cargos por asesinato en segundo grado, intento de asesinato y crueldad en segundo grado hacia un menor de edad.

La terrible historia de una madre colombiana que degolló a sus tres hijos y fue declarada inimputable

Johana del Carmen Montoya Rosario yacía viva junto a los cuerpos degollados de sus tres hijos el 18 de febrero de 2015 en el municipio de Palmar de Varela, Atlántico.

La desgarradora escena fue descubierta por su entonces pareja, quien llegó sobre las 9:30 p. m., para encontrarla a ella y a los tres menores con heridas hechas con un cuchillo.

La mujer fue llevada a un centro de urgencias y, según lo que descansa en el expediente del caso, tardó dos meses para poder explicar lo que había sucedido esa tarde de febrero en su hogar.

La joven madre aseguró que escuchaba voces y que estas habían sido las que le habían ordenado asesinar a sus tres pequeños; además, afirmó la mujer, estas voces la acompañaban desde que nació su primogénito.

Luego de la recolección de la información, la mujer fue capturada e imputada por el delito de homicidio. El Tribunal Superior de Barranquilla la sentenció, en 2017, a la máxima condena: 60 años de cárcel.

En prisión, la joven empezó a recibir acompañamiento psicológico, mientras que su defensa decidió presentar el caso ante la Corte Suprema de Justicia, alegando que la joven madre era inestable psicológicamente y que había cometido los crímenes en medio de un episodio psiquiátrico.

Ahondando más en su vida, los investigadores pudieron determinar que la vida de Johana había sido marcada por episodios muy difíciles, desde muy temprana edad, lo que pudo haber sido el detonante para sufrir de una enfermedad psicótica que la llevó a cometer el terrible crimen.