incendio

Bomberos de Sudáfrica logran controlar el voraz incendió que consumió el parlamento

Los socorristas permanecen en el lugar tratando de recuperar más de 4.000 obras de arte y patrimonio que son albergadas en el recinto.


Un voraz incendio consumió la sede del Parlamento de Sudáfrica, ubicado en Ciudad del Cabo, según informaron las autoridades locales.

El devastador incendio que destruyó y redujo a cenizas el domingo el Parlamento de Sudáfrica fue controlado, informaron este lunes los bomberos, mientras las autoridades anunciaron el procesamiento de un sospechoso de causar el siniestro.

“El incendio fue controlado a partir de la medianoche y los efectivos en el lugar fueron reducidos progresivamente”, explicó el portavoz de los bomberos de Ciudad del Cabo, Jermaine Carelse.

En el lugar permanecen una veintena de socorristas ya que el fuego sigue activo en la parte más antigua del edificio, que alberga varios tesoros, entre unas 4.000 obras de arte y patrimonio que se remonta al siglo XVII.

La biblioteca del Parlamento, que tiene una colección única de libros, parece haberse salvado de las llamas.

Todavía no ha sido determinada la magnitud de la devastación causada por el siniestro que destruyó por completo la sede de la Asamblea Nacional.

“La mayor parte de los daños se sitúan sin duda en este edificio, que no va a poder ser utilizado en varios meses”, indicó Carelse.

El conjunto estaba formado por tres partes: el edificio que albergaba a la Asamblea Nacional, otra ala donde estaba la Cámara Alta denominada Consejo Nacional de las Provincias y la parte histórica más antigua, que es donde antaño se reunían los parlamentarios.

Los presidentes de las dos cámaras y miembros del gobierno prevén reunirse este lunes para hacer un primer balance de la situación.

Un arresto

El fuego se inició el domingo en el antiguo edificio del Parlamento, que data de 1884, hacia las 05h00 locales (03h00 GMT). Ahí se hallan las salas cubiertas de maderas preciosas, donde antes estaban los escaños de los diputados.

Las partes más recientes del edificio datan de 1920 y 1980.

Según los primeros elementos de la investigación, el incendio tuvo dos focos. Además, el cierre de una toma de agua impidió funcionar correctamente al sistema de extinción automática. Un informe será remitido en las próximas 24 horas al presidente Cyril Ramaphosa, que el domingo acudió al lugar del incendio.

La policía informó el lunes que inculpó a un sospechoso de 49 años que fue detenido dentro del recinto del parlamento.

El hombre -- que comparecerá el martes -- fue procesado por cargos de “allanamiento de morada” e “incendio criminal” y además será juzgado por haber atentado contra una propiedad del Estado, precisó en un comunicado la unidad de élite de la policía sudafricana.

Esta la segunda vez en menos de un año que el parlamento es dañado por las llamas. En marzo se declaró un incendio que fue rápidamente controlado.

En este enorme edificio victoriano, de ladrillo rojo y fachada blanca, el último presidente de la era del apartheid, Frederik de Klerk, había anunciado en febrero de 1990 el fin del régimen racista.

En Sudáfrica Ciudad del Cabo alberga al Parlamento, mientras que el gobierno tiene su sede en Pretoria.

“Una tragedia”

Unos 70 bomberos fueron movilizados para tratar de apagar el incendio.

Una espesa columna de humo era visible a varios kilómetros de distancia, según constataron los periodistas de la AFP. Los habitantes de Ciudad del Cabo, sorprendidos al despertar por este incendio, compartieron rápidamente fotos en las redes sociales.

“Es impactante ver nuestra Asamblea Nacional así”, tuiteó Brett Herron, representante de la provincia de Cabo Occidental en el Parlamento, mientras que el exparlamentario Mmusi Maimane lamentó “una tragedia”.

Un primer equipo de 30 bomberos fue el primero en llegar al lugar y lucharon contra el incendio durante varias horas, antes de tener que retroceder debido a la intensidad del fuego y pedir refuerzos.

En el interior de las salas, una fina lluvia de cenizas grises caía de los techos sobre los pisos llenos de escombros.

Los equipos de bomberos temían que el fuego se propagara rápidamente en las antiguas salas del parlamento, adornadas con espesas alfombras y cortinajes.

Con información de AFP.