Home

Mundo

Artículo

Nueva jornada de protestas en Brasil. Monumentales imágenes aéreas dan cuenta del tamaño de la manifestación contra Lula.
Nueva jornada de protestas en Brasil. Monumentales imágenes aéreas dan cuenta del tamaño de la manifestación contra Lula. - Foto: AP Foto/Matias Delacroix

brasil

Brasileños marchan hacia los cuarteles en nueva jornada de protestas: piden al Ejército que actúe para frenar posesión de Lula

Aunque las protestas se habían citado para horas de la tarde, la masa de ciudadanos comenzó a darse cita en las afueras de los cuarteles militares desde primeras horas del día.

No cesan las expresiones de rechazo por parte de un importante sector de la población en Brasil en contra del triunfo del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien, obtuvo el triunfo por un cerrado margen el pasado 30 de octubre, superando en las urnas al actual mandatario Jair Messias Bolsonaro.

Precisamente, en medio de la ola de rechazo que ha marcado la coyuntura de Brasil en los recientes 15 días, y pese a que las protestas ya habían mermado, este martes, los opositores de Lula han vuelto a saltar a las calles para protagonizar una nueva jornada de rechazo.

En esta ocasión, son miles los brasileños que se dieron cita en las calles de Río de Janeiro, Brasilia, y otras, para, a las afueras de comandos militares, abogar porque esto intervengan para rechazar el triunfo de Da Silva, e incluso volver a aclamar la ocurrencia de un golpe militar, en el que las fuerzas castrenses se opongan a la toma de poder el próximo 1 de enero de 2023.

Precisamente, este martes, fecha en la que cae un día festivo en Brasil, los opositores de Lula aprovecharon para nuevamente expresarse en contra del regreso al poder del líder del Partido de los Trabajadores, y nuevamente empuñando banderas de Brasil, y haciendo propios los colores de la bandera de su país; amarillo, verde y azul, salieron a las calles para ejercer presión sobre los militares.

No queremos un país comunista, queremos un Brasil mejor”, se oye dentro de las consignas de los manifestantes, en espacios en los que incluso también han tomado lugar algunos políticos simpatizantes de Bolsonaro, quienes en medio del rechazo a Lula, han citado algunos de los escándalos que empañaron su imagen en la última década, y que incluso le ameritaron haber ido a la cárcel en medio del sonado caso de Lava Jato del que finalmente salió libre.

La marcha, muy colorida, también ha tenido como rasgo particular la continua entonación del himno nacional de su país, como símbolo del nacionalismo exacerbado por el mismo Bolsonaro durante su gestión y su campaña.

Señalamientos de fraude

En medio de las manifestaciones, además del manifiesto deseo de una porción de la población porque Lula no retome el poder, también hay quienes advierten que existen presuntos señalamientos de la existencia de fraude.

No podemos aceptar eso”, advierten algunos de los manifestantes a los que incluso se han unido miembros de la Policía (en espacios fuera de servicio), que señalan que eso ocurrió de la mano del TSE; Tribunal Superior Electoral, advirtiendo que el ente buscó privilegiar al expresidente, pese a que los observadores internacionales y otras autoridades han advertido que las elecciones fueron limpias.

En Brasilia, capital de Brasil, las manifestaciones se congregaron a las afueras del denominado Cuartel General del Ejército, donde con pancartas, los ciudadanos elevaron frases como “S.O.S. Fuerzas Armadas”, y exigen auditorías al proceso de conteo de votos en las urnas.

En medio de la nueva ola de protestas, desde el actual gobierno se dispuso también el reforzamiento de las medidas de seguridad en algunas ciudades, aún más, después de que se conocieron masivas convocatorias a manifestarse, las cuales circularon a través de las redes sociales.

En ese sentido, según refieren medios internacionales, la Policía limitó la movilidad de peatones, y carros a la llamada Plaza de los Tres Poderes, zona en la que se encuentran ubicadas estructuras institucionales tanto de la Presidencia como del Congreso y la Corte.

Las de este martes, no son las únicas expresiones en las que los ciudadanos han abogado ante el Ejército por una intervención militar, pues este aspecto se hace recurrente desde el pasado 30 de octubre.

De acuerdo con medios locales, pese a que las primeras manifestaciones se habían disuelto tras varias jornadas de entorpecimiento de las vías, en algunas zonas del país se mantuvieron campamentos de manifestantes en lugares claves para presionar a los militares.

Sobre las denuncias de fraude, estas son atribuidas uso para las votaciones del sistema de ‘urnas electrónicas’ que funciona en el país desde 1996, en un señalamiento que hizo Bolsonaro, pero que poco eco alcanzó en las autoridades, aunque sí exista expectativa frente a eventuales informes por parte de la fuerza pública.

Según medios internacionales, tras su derrota en las urnas, y el comienzo del periodo de empalme, Bolsonaro se ha visto autoexcluido de la vida pública , con muy pocas apariciones en las redes sociales, pese a que habitualmente es muy activo.

No obstante, algunas de las apariciones públicas han sido precisamente para buscar calmar los ánimos de los simpatizantes, incluso llamándolos a no perder legitimidad en sus reclamos, al haberse centrado en el bloqueo de vías.

Pese a que las manifestaciones estaban citadas para horas de la tarde, una importante cantidad de personas se dieron cita en los puntos de encuentro incluso desde la mañana.

Como medida de seguridad también se ha dispuesto una prohibición para el sobrevuelo de drones en algunas zonas de Brasilia.

* Con información de AFP