Tendencias

Home

Mundo

Artículo

MALANG, INDONESIA - OCTOBER 01: Football supporters enter the pitch as security officers try to disperse them during a riot following a soccer match at Kanjuruhan Stadium in Malang, East Java, Indonesia, 01 October 2022. According to government officials, at least 174 people including police officers were killed mostly in stampedes after riots following a soccer match. (Photo by Suryanto/Anadolu Agency via Getty Images)
Al menos 125 muertos tras un partido de fútbol en Indonesia. Se empiezan a conocer testimonoos sobre los momentos previos. - Foto: Getty Images/Suryanto/Anadolu Agency

mundo

Caos y pánico: lo que pasó justo antes de la estampida mortal en Indonesia

“No pasaba nada, no había motín. No sé cuál fue el motivo, de repente nos dispararon gas lacrimógeno” impactantes testimonios sobre la tragedia

Sam Gilang corrió hacia salida del estadio de fútbol de Malang, como otros tantos miles, llenos de pánico, cuando la policía indonesia lanzó gas lacrimógeno contra hinchas iracundos, provocando una estampida en la que murieron más de un centenar de personas.

“La gente se empujaba los unos a los otros (...) Muchos fueron pisoteados cuando iban hacia la salida”, dijo a AFP este superviviente de 22 años que perdió a tres amigos en la tragedia. “Fue espantoso, estremecedor”, explica.

Los espectadores, entre ellos mujeres y niños, se abalanzaron para salir del estadio Kanjuruhan, en la ciudad de Malang, en el este de la isla de Java.

La gente quedó atrapada, algunos murieron sepultados por la multitud o asfixiados, en una de las peores catástrofes ocurridas hasta ahora en un estadio.

Al menos tres supervivientes describieron los hechos tras el final del partido entre el equipo de la ciudad vecina de Persebaya Surabaya frente a los locales, derrotados por 3 goles a 2.

Miles de seguidores irrumpieron en el terreno, algunos llenos de ira, otros para saludar a los jugadores de su equipo.

La muchedumbre empezó desplazarse cuando la policía, con porras y escudos, intentó que los hinchas volvieran a las gradas. Luego lanzó gas lacrimógeno hacia las tribunas, frente a las salidas del estadio 12 y 13.

La policía dijo que se produjeron “disturbios”, pero varios testigos dijeron lo contrario.

“No pasaba nada, no había motín. No sé cuál fue el motivo, de repente nos dispararon gas lacrimógeno. Eso me chocó, ¿no pensaron que había niños y mujeres?”, declaró a AFP Doni, un espectador de 43 años.

“Humo por todas partes”

El gas lacrimógeno se extendió por todo el estadio y la gente entró en pánico. Cientos de personas se precipitaron hacia las salidas.

“Había humo por todas partes (...) y me entró el pánico. La salida ya estaba abarrotada de gente, no sabía qué hacer ni dónde ir”, dijo Fian, un aficionado de 17 años, que tampoco quiso dar su apellido.

Todavía respirando con dificultad y con los ojos enrojecidos, recuerda los gritos que oía: “Vayan hacia las salidas de emergencia de la izquierda”, pero esa a estrecha puerta de escape fue como un atolladero mortal para muchos.

¿Cómo empezó todo?

El estadio donde sucedió la tragedia está ubicado en la isla de Java. Los momentos de tensión empezaron cuando los seguidores del equipo Arema FC invadieron la cancha, tras la derrota de su equipo ante el Persebaya Surabaya. Los videos muestran a los fanáticos corriendo hacia la cancha tras el pitazo final.

Para disuadir a los aficionados de ocupar la cancha, la policía comenzó a disparar gases lacrimógenos. En ese momento comenzó la estampida mortal.

La FIFA ha señalado que el uso de gases lacrimógenos en los estadios no es recomendable. Inicialmente se hizo un conteo más alto de los muertos, pero después se aclaró que por ahora asciende a 125, porque algunas personas fallecidas fueron contadas dos veces en medio de la confusión. Dos de los muertos eran policías y aún hay una persona sin identificar. Las personas murieron tras ser pisoteadas o asfixiadas, la causa de muerte usual durante las estampidas.

El presidente de Indonesia ordenó temporalmente que se detuviera la liga de fútbol, hasta que se lleve a cabo una investigación.

En declaraciones recientes a la emisora española de radio Cadena Ser, el entrenador chileno del club indonesio Arema, Javier Roca entregó un testimonio espeluznante “Hubo aficionados que murieron en los brazos de jugadores”.

Con información de AFP