rusia

El nuevo paquete de sanciones de Canadá a Rusia incluyó a líder de la iglesia ortodoxa

El patriarca Kirill y otras 29 personas percibidas por el gobierno Trudeau como promotores de la desinformación frente a lo que sucede en Ucrania.


Este viernes, el gobierno de Canadá, en cabeza del primer ministro Justine Trudeau, anunció la adopción de un nuevo paquete de sanciones orientadas a rechazar las acciones que, desde el pasado 24 de febrero, vienen adelantando las fuerzas del Ejército ruso en Ucrania.

Como una de las grandes particularidades de este nuevo paquete de sanciones o medidas impuestas por Canadá a Ucrania, se encuentra la inclusión de sanciones que serán aplicadas en contra de uno de los hombres cercanos a dirigente ruso, exactamente a la cabeza de la iglesia ortodoxa en ese país, el denominado patriarca Kirill, que, se suma a otro listado de personas influyentes en Rusia, para las que el gobierno Trudeau, son consideradas como fuentes que fomentan la desinformación.

Tras el anuncio del nuevo paquete de sanciones, Rusia se ha pronunciado a través de su portavoz en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, quien aseveró, según declaraciones recogidas por medios internacionales, que, “las sanciones contra el patriarca solo pueden ser decididas por satánicos”.

Este paquete de sanciones que incluyó al patriarca Kirill, se suman a otras ya impuestas desde algunos países como el Reino Unido, las cuales también habían incluido al líder religioso, considerado uno de los hombres que le habla al oído a Vladimir Putin, y quien ha manifestado públicamente su respaldo a la causa del Kremlin en territorio Ucraniano.

En el caso de las sanciones emitidas por el Reino Unido, estas se conocieron apenas pocos días después de que, en el marco del sexto paquete de sanciones impuesto por la Unión Europea, y por la presión de Hungría, fuere retirado el nombre del patriarca Kirill, bajo una serie de argumentos expresados por el gobierno de Budapest.

En aquel momento, Hungría advirtió que dicha exclusión, o mejor, oposición a la inclusión de Kirill en la lista de sancionados por la UE, respondió a “una cuestión de principios”, advirtiendo que para el Gobierno de su país debe respetarse la defensa de la tolerancia religiosa.

En el caso de la sanción de Kirill por parte de Canadá, al ser considerado uno de los grandes simpatizantes de la acción militar desarrollada en Ucrania, la ministra de Relaciones Exteriores de ese país, Melanie Joly, fue la encargada de anunciarlas, y lo hizo en el marco de la cumbre del G20, en la que actualmente toman lugar tanto Ucrania como Rusia, a través de sus respectivos ministros de Relaciones Exteriores.

Sobre este nuevo paquete de sanciones a Rusia, ha trascendido que este incluyó a 29 personas partidarias de la propaganda a favor del Estado Ruso, y como ya se advirtió, son vistos por el gobierno Trudeau como agentes de desinformación.

En ese mismo sentido, las sanciones han incluido a 15 entidades controladas por el Kremlin, que también se han aunado en el proceso de la propaganda rusa que valida la actual intervención bélica en Ucrania.

En ese sentido, el listado de este nuevo paquete de sanciones, además de incluir a Kirill, también contempla a personas como Sumbatovich Gasparyan, quien actualmente se desempeña como alto funcionario del medio internacional RT, más aún de su departamento internacional.

Es importante notar que, debido al contexto actual de la guerra en Ucrania, y a la forma en la que RT, medio con alta influencia del gobierno ruso, había sido sacado de las parrillas de televisión en Canadá, y su señal ha sido bloqueada.

Hoy, les dejamos claro a los que trafican con engaños: ustedes tendrán que rendir cuentas”, dijo la diplomática canadiense.

Con el nuevo anuncio, el número de personas rusas que han sido objeto de las sanciones por parte de Canadá, el número de individuos foco de estas ha superado los 1.150, en un listado que también incluye a personas de origen ucraniano y bielorruso.

La actual cumbre del G20 ha estado marcada por especiales tensiones, dada la presencia del canciller ruso, Sergei Lavrov, quien ha manifestado su descontento por los desaires y críticas hechas por los representantes de los países occidentales que han cuestionado y rechazado públicamente la ocupación a Ucrania.

En ese marco, Sergrei Lavrov, ha abandonado uno de los espacios multilaterales, al sentirse expuesto en medio de la creciente presión que se vive en el espacio, que además se realiza en un territorio que se ha considerado neutro respecto al actual conflicto: Indonesia.