el salvador

El Salvador aprovechó ‘bajón’ del bitcoin para invertir en la criptomoneda

La noticia fue revelada por el propio presidente del país, Nayib Bukele, a través de sus redes sociales.


En medio de la baja de precios presentada en los últimos días por el bitcoin, quizás la criptomoneda más popular del mundo, en El Salvador, país donde dicha divisa electrónica tiene curso legal, sus autoridades aprovecharon para hacer una importante inversión, adquiriendo una suma de 500 de estas.

Según detallan medios internacionales, la inversión realizada por las autoridades salvadoreñas en la compra de bitcoins, ascendió a los 15,3 millones de dólares, y estuvo apalancada en la oportunidad que traducía la caída del precio de la divisa.

La noticia fue dada a conocer a través de sus redes sociales por el propio presidente del país, Nayib Bukele, quien celebró la adquisición revelando que su país “acaba de comprar” estas divisas, aprovechándose de la caída de su precio.

Según Bukele, el precio promedio en el que fueron adquiridas las criptomonedas es de 30.744 dólares.

No obstante, según medios internacionales, como la Agencia AFP, esta no es una situación particular, pues, en el pasado, el presidente Bukele también reveló la compra de criptomonedas a nombre del país, en momentos en que la divisa electrónica presentó tendencia a la baja.

Dentro de compras anteriores de bitcoin, se destaca la realizada por ese país en el mes de enero, cuando la adquisición revelada ascendió a 410 monedas, que fueron compradas a un precio cercano a los 36.456 dólares.

El balance de posesiones de criptomonedas, según los datos oficiales de El Salvador, asciende a 2.301 bitcoins, siendo una moneda considerada legal en el país.

El Salvador también tiene la particularidad de ser el primer país en el mundo, desde septiembre del año pasado, en oficializar el bitcoin, poniéndolo a la par con otras divisas como el dólar estadounidense; moneda que fue adoptada como oficial por ese país desde hace más de 20 años.

De acuerdo con lo detallado por medios internacionales, las ganancias percibidas por ese país con la valoración de la moneda, han sido empleadas por el gobierno Bukele para el desarrollo de importantes obras civiles, entre las que se destaca la construcción de un hospital veterinario público.

Según AFP, el plan Bitcoin, lanzado por el presidente Bukele le ha permitido valorizar sus inversiones, pasando de posesiones avaluadas en 47.000 dólares, a 67.000 en el mes de noviembre.

Pese a lo anterior, se ha referido que tras esa ganancia, el precio del bitcoin ha presentado tendencia a la baja, por lo que esa inversión podría haberse depreciado significativamente.

Controversia por el uso de los bitcoins

En tanto el uso de esa divisa ha sido ampliamente cuestionado en diversos escenarios, pues autoridades de varios países han denunciado que, debido a sus controles, podría haberse empleado por distintas organizaciones ilegales para el lavado de dinero, la decisión de Bukele de oficializar su uso no ha contado con gran aceptación internacional, llevando a que incluso el Fondo Monetario Internacional exhorte a las autoridades económicas de El Salvador a revertir su decisión, denunciando que debido a su comprobada inestabilidad, podría acarrear ‘riesgos asociados’ de importante magnitud.

En el contexto salvadoreño, dichas inversiones también han apalancado el anuncio de importantes obras como la construcción de Bitcoin City, una urbe a desarrollarse en el oriente del país, cuyo funcionamiento energético se plantea desarrollar en torno al uso de energías alternativas, que en este caso derivan de la utilización de la energía térmica emitida por el volcán Conchagua.

Para el desarrollo de dicho proyecto, El Salvador pretende la emisión de los llamados ‘Bonos bitcoin’, emisión por cerca de 1.000 millones de dólares, no obstante, será el propio presidente Bukele quien determine el momento para el inicio de la emisión de papeles de deuda.

Actualmente ese país cuenta con una deuda que equivale a cerca del 90 % de su PIB, y se encuentra en el desarrollo de una solicitud de préstamo con el FMI para la adquisición de cerca de 1.300 millones de dólares que serán destinados a sanear las deudas del país.