Home

Mundo

Artículo

Misión de expertos del OIEA visita la planta de energía nuclear de Zaporiyia.
Misión de expertos del OIEA visita la planta de energía nuclear de Zaporiyia. - Foto: Reuters

conflicto en ucrania

En ataques de “alta precisión”, Rusia da un contundente golpe a infraestructuras energéticas de Ucrania

La capital del país se quedó parcialmente sin suministro eléctrico y agua potable.

Rusia golpeó instalaciones energéticas en Ucrania con “armas de alta precisión”, según lo indicó este lunes su Ministerio de Defensa, después de que Kiev diera parte de un “ataque masivo” que provocó cortes en el suministro de luz y agua.

Las fuerzas armadas rusas “prosiguen sus ataques con armas de alta precisión y largo alcance (...) contra el mando militar y los sistemas energéticos de Ucrania. Todos los ataques alcanzaron su objetivo. Todos los objetivos designados fueron alcanzados”, afirmó el Ministerio en su comunicado.

El alcalde de la ciudad, Vitali Klitschko, confirmó las informaciones y señaló que “el 80 % de los consumidores no tiene agua potable en la capital” como resultado de los ataques del Ejército ruso, tal y como informó a través de su canal de Telegram.

“Los especialistas están trabajando para restaurar el suministro lo antes posible. Actualmente, el daño ha provocado que la mayoría no tenga agua potable. Por si acaso, por favor guardad agua siempre que sea posible”, aseveró.

Así, explicó que los sistemas de defensa antiaérea de Kiev ya han sido activados e instó a la población a “no entrar en pánico” y protegerse en refugios y lugares seguros. “Estad atentos a las informaciones de las autoridades”, manifestó.

Aunque los sistemas de defensa aérea han logrado interceptar decenas de misiles rusos, las autoridades alertaron que hay víctimas en la región, donde “continúa la amenaza”, según recoge la agencia de noticias Ukrinform.

Fotos de la semana 7 octubre
Los rescatistas trabajan en un edificio residencial que resultó gravemente dañado por un ataque con misiles rusos, en medio de su ataque a Ucrania, en Zaporiyia, Ucrania. - Foto: REUTERS

En este sentido, expresó que los servicios de emergencia ya se han trasladado hasta las zonas más afectadas en un intento por restaurar el suministro eléctrico después de que unas 350.000 viviendas hayan sufrido un apagón y alertaron de que los residentes podrían enfrentarse a un “largo periodo de tiempo” sin luz.

Los bombardeos contra Kiev se enmarcan en la última ola de ataques “masivos” llevados a cabo por las tropas rusas contra las principales ciudades. Las autoridades ucranianas alertaron que se han registrado explosiones en varios puntos del país, incluida la región de Zaporiyia. En total, 18 instalaciones se han visto golpeadas en una decena de regiones, la mayoría de ellas energéticas.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania cifraron en 44 los misiles interceptados y destruidos, si bien estiman que se han lanzado más de medio centenar en un ataque “simultáneo” contra suelo ucraniano. “Las consecuencias podrían haber sido mucho peores”, ha lamentado el primer ministro, Denis Shmihal, según recoge la agencia de noticias Unian.

Ucrania demanda que las tropas rusas se retiren por completo antes de cualquier negociación

De otro lado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania en Kiev afirmó el pasado domingo que Rusia debe retirar todas sus tropas del suelo ruso antes de que Ucrania se siente a mantener negociaciones con el Kremlin.

La única propuesta realista sería la terminación inmediata de la guerra rusa contra Ucrania y la retirada de las fuerzas armadas rusas del territorio ucraniano”, expresó el portavoz del Ministerio, Oleh Nikolenko, en una publicación de Facebook.

Su declaración es una respuesta a los comentarios vertidos por el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov que confirmó una oferta de diálogo del presidente Vladimir Putin.

El que realmente busca negociaciones no destruye el sistema energético del país para congelar su población en invierno, no participa en bajas masivas de civiles, no bombardea barrios residenciales, no anuncia movilización de millones de militares, no bloquea los suministros de grano, no emite ultimátums”, manifestó.

“Si Rusia realmente quiere hablar, debe dejar de destruir la infraestructura energética de Ucrania”, ha señalado Nikolenko. “Cualquiera que quiera negociar no debería bombardear áreas residenciales ucranianas, movilizar a 300.000 reservistas o bloquear las exportaciones de granos”, reprochó.

“La declaración de Lavrov de preparación para las negociaciones no es más que otra cortina de humo para ganar tiempo en medio de las derrotas del ejército ruso. Mientras Rusia siga cometiendo crímenes en Ucrania, la respuesta debe ser una, en el campo de batalla”, concluyó antes de agradecer el apoyo de los socios occidentales.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.

*Con información de la AFP y Europa Press.