Tiburón
Imagen de referencia. - Foto: Getty Images

mundo

Estados Unidos: Le amputaron la pierna a un niño que fue mordido por un tiburón en Los Cayos, Florida

Al pequeño le amputaron una de sus piernas, tras el ataque.

Como Jameson Reeder Jr. fue identificado un niño en los Estados Unidos, a quien le debieron amputar una pierna luego de que fuera mordido por un tiburón toro de aproximadamente 2.4 metros, en momentos en que el pequeño se encontraba con unos familiares en Los Cayos, Florida.

De acuerdo con los familiares del niño que está por cumplir 11 años, todo ocurrió cuando este buceaba en la zona de Looe Key.

Gravemente herido, el niño fue trasladado hasta un hospital donde los médicos debieron amputarle una pierna, exactamente de la rodilla hacia abajo, para poder ponerlo a salvo.

De acuerdo con medios estadounidenses, el mes pasado, otra menor llamada Addison Bethea, perdió una pierna tras ser mordida por otro tiburón en aguas de La Florida.

Ataques de tiburones, ¿algo común en esta zona del mundo?

A propósito de los casos anteriores, Fischer Hricko, otro menor de apenas 13 años de edad, recientemente también fue víctima de otro ataque de tiburón en los cayos de Florida, mientras cazaba langostas con su familia.

El joven fue entrevistado por el medio estadounidense News 6 donde contó los aterradores momentos que vivió en ese momento, cuando un tiburón nodriza se le lanzó a su cara. “Fue aterrador, como que intenté escapar, pero todo ocurrió muy rápido”, dijo Hricko.

Aseguró que apenas sintió que lo tenía en la cara, lo agarró y con todas sus fuerzas se lo quitó. “Luego nadé lo más rápido que pude hacia el bote, gritando”, aseguró el menor en la entrevista.

Su padre, Kent Hricko, quien se encontraba en el bote, aseguró para el mismo medio de comunicación que lo ocurrido fue un momento aterrador para la familia. “Cuando me acerco a él, solo veo que le brota sangre de la cara y, en ese momento, pienso: ‘¿Qué pasó?’”, aseveró el angustiado padre.

Tras ver la herida de su hijo, lo llevaron lo más rápido posible al hospital más cercano, donde los médicos tuvieron que suturar con diez puntos su labio superior, contó Kent. Al final el susto no pasó a mayores y se espera la recuperación de joven que como dice su padre, “será una anécdota para contarle a sus amigos del colegio”.

En el mismo estado, un grupo de bañistas se llevaron otro susto en de las playas cuando aparecieron varios tiburones cerca de la orilla. La situación, que se registró en días pasados, obligó a las personas a evacuar la playa denominada Neptuno, que está ubicada en la ciudad de Jacksonville.

En un video difundido por redes sociales se observó a los tiburones de considerable tamaño en aguas poco profundas, a solo unos pocos metros de la playa, en donde minutos antes jugaban varios niños. “Hubo un poco de emoción este fin de semana. Vislumbré algunos tiburones cerca de la costa en Neptune Beach, Florida”, señaló la autora del video en Instagram. En las imágenes se alcanzaba a escuchar a una persona gritando: “¡Fuera del agua!”.

Medios locales también reportaron la noticia de un grupo de tiburones blancos captados por un dron dando vueltas a 30 metros de las playas de Long Island, en Nueva York, situación que obligó a cerrarlas por precaución. En esta misma zona, el cuerpo de un enorme tiburón blanco llegó hasta una playa, dejando perplejos a quienes estaban en el lugar. Como era de esperarse, las imágenes se viralizaron en redes sociales y el caso fue reseñado por medios locales.

Según detalló el New York Post, la aparición del cadáver se dio en medio de una serie de ataques y avistamientos recientes en aguas cercanas, de acuerdo con las autoridades locales. Sobre las 9:30 a. m. del pasado miércoles 20 de julio, las personas que estaban en la playa se toparon con el colosal cuerpo, el cual medía cerca de ocho pies de largo (unos 2,4 metros, aproximadamente).

Según explicó Frank Quevedo, director ejecutivo del Programa de Investigación y Educación de Tiburones del Museo de Historia Natural de South Fork, el tiburón hallado tiene solo la mitad de la longitud de un gran tiburón blanco adulto, por lo que es probable que tuviera entre seis y diez años de edad.