Home

Mundo

Artículo

Revelador estudio de científicos canadienses advierte que consumo de cannabis puede resultar más perjudicial que el de tabaco. Christopher Katsarov / AP.

cannabis

Estudio científico reveló que el cannabis puede hacer más daño a los pulmones que el tabaco

Los mismos científicos han advertido que los resultados alcanzados no son del todo concluyentes debido a algunos vacíos en la medición, y la imposibilidad de una mejor observación debido a que la marihuana es aún ilegal en algunos países, y donde es legal, la condición es muy reciente.

Reveladores, así son los resultados de un reciente estudio científico desarrollado por investigadores de la Universidad de Ottawa y el Hospital de esa misma ciudad, que permitió descubrir que el fumar marihuana, podría resultar incluso más dañino que el consumo de tabaco, advirtiendo que este podría resultar aún más nocivo para las vías respiratorias, y recordando que históricamente se ha advertido sobre los ingentes daños derivados del ‘fumar’.

El estudio canadiense salió a la luz este martes 14 de noviembre y es recogido por diversos medios internacionales dada la gran relevancia que tienen sus resultados.

Sobre la dinámica o metodología de la investigación, expertos precisaron a medios internacionales que este estudio consistió en el examen de una importante cantidad de radiografías de tórax que incluyeron tanto a fumadores de tabaco, como consumidores de cannabis, y no fumadores, con diversos patrones similares como el tiempo que llevaban expuestos a esos productos.

El estudio comparativo de los hallazgos encontrados en cada uno de los grupos, permitió a los expertos concluir que las mayores tasas de inflamación de las vías respiratorias, así como de presentación de una patología respiratoria conocida como enfisema; que tiene carácter crónico, se presentaron precisamente en aquellos pacientes que se confesaron como consumidores habituales de marihuana, esto incluso superando los índices reportados u observados en el grupo de pacientes estudiados que se confesaron solamente consumidores de tabaco o cigarrillo común.

Por el contrario, las tasas más bajas en cada una de esas patologías se presentaron en quienes se reconocieron como no fumadores.

En las conclusiones del estudio, expuestas ante medios internacionales que retoman sus resultados, como la agencia AFP, una de las directoras de este, la doctora Giselle Revah, radióloga del Hospital de Ottawa, afirmó que si bien el consumo de marihuana está en auge, y se tiene en el inconsciente la idea de que este es ‘seguro’, es importante que las personas se desliguen del mito, porque este estudio ha evidenciado lo contrario.

Las diferencias

Dentro de la explicación de los expertos, también estos abrieron un espacio a explicar que parte de las diferencias mismas en los resultados obtenidos pueden derivarse de otros factores más allá del producto consumido, pues en ello también puede jugar un papel importante ‘la forma en la que se consume’.

Lo anterior, según explican los expertos, se refiere a que, mientras que la marihuana es una hierba que se consume sin el uso habitual de filtros, el tabaco, en la mayoría de casos se consume en cigarrillos construidos industrialmente, en un proceso que incluye un filtro.

En ese sentido, el consumo, bajo las condiciones mayoritarias de consumo de marihuana, implica que al consumirse sin filtro, permite que mayor número de partículas toxicas ingresen a las vías respiratorias, despertando mayores signos de irritación de estas, lo que deriva en lo evidenciado en el estudio.

En cuanto al ‘modo de consumo’, otro de los factores para que esta resulte más nociva que el tabaco habitual, se refiere a que las ‘caladas’ o inhalaciones de humo en el caso de la marihuana son mayores que en el caso del cigarrillo convencional, a la vez que los consumidores de cannabis adelantan una retención más elevada del humo en sus pulmones, lo que provoca mayores traumatismos.

Sobre el estudio, medios internacionales han referido que este se dio a conocer a través de una publicación en un medio científico conocido como Radiology, añadiendo que existe una inconsistencia en este, y se refiere a las observaciones logradas en personas que confesaron consumir los dos productos, pues en sus casos, las evidencias no son del todo concluyentes, por lo que han advertido que es necesario avanzar más en esa parte de la observación.

En ese sentido, otro de los factores que no ha permitido que se pueda estudiar del todo el efecto del cannabis sobre la salud de los pacientes se deriva precisamente de que, a diferencia del tabaco, la ingesta de estos productos cannabicos, en la mayoría de países, aún es ilegal.

Por lo anterior, los resultados en Canadá son solo una muestra de lo que a futuro podría evidenciarse, teniendo en cuenta que en ese país, el uso recreativo de la marihuana es legal, no obstante, solo lleva siéndolo un periodo de menos de cinco años.

*Con información de AFP.