Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Influencer denuncia que le filtraron video íntimo que estaría en plataformas digitales
Guacamaya Leks: el turno del hackeo fue para Perú, y quedaron al descubierto secretos que comprometen la seguridad nacional de ese país y de Chile. - Foto: Getty Images/Image Source

perú

Guacamaya Leaks: hackers sacaron a la luz más de 283.000 correos de alta confidencialidad del Ejército de Perú

En medio del escándalo, se revelaron una serie de planes previstos por Perú en caso de un conflicto en la zona fronteriza con Chile, poniendo en riesgo la seguridad nacional de los dos países, debido al calibre de la información filtrada.

Este jueves en Perú estalló un escándalo de mayúsculas dimensiones, luego de que un grupo de hackers o criminales cibernéticos lograra vulnerar el sistema de emails de las Fuerzas Armadas de ese país, poniendo en evidencia el contenido de cerca de 283.000 correos electrónicos de alta confidencialidad, en una acción, que vulnera la seguridad nacional de ese país.

Según detallan medios locales en Perú, la revelación hecha por los ciberdelincuentes, que se presume son los mismos que vulneraron en meses pasados el sistema de seguridad informática de las Fuerzas Armadas de Chile, México y Colombia, alcanza las 175 gigabytes de información, incluidos algunos documentos de alta importancia para ese país.

La vulneración de los servidores comprometió información del Ejército de Perú, destapando a la vez algunas controversias que no solo despiertan o revisten interés para ese país, sino también para algunos de sus vecinos como el caso de Chile.

Lo anterior, según revelan portales noticiosos de Chile, en tanto, en la filtración de la información al Ejército peruano, quedó en evidencia el plan de acción que adoptarían dichas fuerzas, en caso de que estallase una confrontación bélica en la frontera con las autoridades chilenas, país con el que Perú comparte límites en su extremo sur.

Según las revelaciones de los medios locales, la filtración ha comprometido documentos pertenecientes a email enviados en los años 2021 y 2022, por lo que su contenido es considerado coyuntural para los intereses de ese país.

Tras la revelación del ataque, medios locales como La República, recabaron testimonios de las autoridades de su país, más precisamente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, quienes advirtieron que en efecto la vulneración existió, y que actualmente se encuentran trabajando para determinar las dimensiones del robo sufrido, para así poder adoptar las medidas necesarias para contrarrestar los eventuales efectos adversos que ello pueda conllevar.

De momento, el Ejército se ha negado a pronunciarse frente al tamaño del daño sufrido, advirtiendo que solo hasta dimensionar el problema, se conocerá un comunicado oficial.

Fuentes locales han advertido que la vulneración de la información electrónica corresponde en un 60% a datos del Ejército, mientras que el 40% restante corresponde al Comando Conjunto.

Por su parte, medios chilenos, entre ellos una plataforma conocida como Cliper, han advertido que, además de la vulneración de la seguridad nacional peruana referida al hurto de su información, el hackeo también compromete la seguridad chilena, en la medida en que, dentro del material hurtado a Perú, se encontraban datos de inteligencia recabado por ese país para dimensionar la capacidad militar con la que cuenta Chile.

En ese sentido, en la información robada a Perú, existiría un balance pormenorizado de la capacidad de aviones, submarinos y demás armamento con que cuenta Chile, un una descripción que cuenta con amplios detalles.

De igual modo, los informes de seguridad robados a Perú, detallan las posibles fortalezas y debilidades de las estructuras de Defensa de las tropas chilenas, así como las posibles vulnerabilidades de su infraestructura.

En tanto esta no es la primera vez que los sistemas de información de los cuerpos de Defensa de la región se ven vulnerados por este grupo de hackers, mediáticamente, este escándalo ya ha comenzado a conocerse como los ‘Guacamaya Leaks’