mundo

Hay más de 3.200 casos de viruela del mono en todo el mundo, según la OMS

La enfermedad no es mortal, pero sí puede causar la muerte si no se cuida.


El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, elevó, durante su discurso en el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional, a más de 3.200 los casos confirmados en todo el mundo de viruela del mono y una muerte.

La transmisión de persona a persona continúa y es probable que se subestime.

La mayoría de los casos son de hombres que mantienen sexo con hombres y, más concretamente, que han tenido relaciones sexuales con nuevas parejas o múltiples.

Sin embargo, esto contrasta con otra informacion dada por el funcionario: “En Nigeria, la proporción de mujeres afectadas es mucho mayor que en otros lugares, y es fundamental comprender mejor cómo se propaga la enfermedad allí”, expresó.

Además, en lo que va de año, se han notificado casi 1.500 casos sospechosos de viruela del simio y alrededor de 70 muertes en África Central, principalmente en la República Democrática del Congo, aunque también en la República Centroafricana y Camerún. “Pocos de estos casos están confirmados y se sabe poco sobre sus circunstancias”, advirtió Tedros.

Dicho esto, el dirigente de Naciones Unidas les pidió a los países que compartan la información con la OMS; que detecten casos, realicen un adecuado rastreo de contactos, secuencien el genoma e implementen medidas de control de prevención y control de infecciones; asimismo, que fortalezcan sus capacidades para prevenir la transmisión de la viruela del simio.

Viruela del mono, un nuevo virus que debe afrontar la humanidad
Viruela del mono, un nuevo virus que debe afrontar la humanidad podría tener vacunas - Foto: Getty Images

“Es probable que muchos países hayan perdido oportunidades para identificar casos, incluidos casos en la comunidad sin ningún viaje reciente. El objetivo de la OMS es ayudar a los países a contener la transmisión y detener el brote con herramientas de salud pública probadas y comprobadas, que incluyen vigilancia, rastreo de contactos y aislamiento de pacientes infectados”, manifestó.

“En otras epidemias, a veces hemos visto las consecuencias de la falta de transparencia de los países, de no compartir información”, añadió.

Desde mayo, se ha producido un recrudecimiento inhabitual de casos de viruela del mono fuera de los países de África central y de África del Oeste donde el virus suele circular. La región europea está en el centro de la propagación del virus.

Tedros explicó que hace algo más de seis semanas la OMS fue informada de la detección de tres casos de viruela del mono en el Reino Unido, en personas que no habían viajado recientemente fuera del país.

Finalmente, Tedros recordó que una de las lecciones “más importantes” de la pandemia del coronavirus es que una de las formas “más efectivas” de responder a los brotes en las comunidades afectadas es trabajar en estrecha colaboración para crear conjuntamente comunicaciones de riesgo efectivas.

“Necesitamos trabajar con socios, incluidas las comunidades afectadas, para abordar el estigma, la discriminación y la desinformación de manera rápida y decisiva. También debemos trabajar juntos como comunidad internacional para generar los datos necesarios sobre eficacia clínica y seguridad sobre vacunas y terapias contra la viruela del mono, y para garantizar su distribución equitativa”, mencionó.

Cabe mencionar que sus síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y falta de energía. Luego aparecen erupciones en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies; lesiones, pústulas y, finalmente, costras. Suele curarse en unas tres semanas.

*Con información de Europa Press y AFP.