perú

Iglesia peruana se ofrece como mediadora para salir de la crisis

Los religiosos advirtieron que los niveles actuales de polarización que sufre Perú pueden llevar a “niveles incontrolables de violencia”.


En medio de la ingente crisis social y económica que vive actualmente Perú, que ha derivado en la polarización del país en medio de un sucesivo surgimiento de escándalos que ocupan a la Presidencia de la República y que incluso han suscitado que la Fiscalía de ese país diera apertura a seis investigaciones preliminares contra el presidente Petro Castillo Terrones, este jueves, 18 de agosto, se conoció un pronunciamiento por parte de la Asamblea Episcopal de ese país, órgano que agremia a los religiosos católicos, quienes manifestaron su voluntad de prestar sus buenos oficios como eventuales intermediarios en un acercamiento que permita que, a través del diálogo, se pueda enrolar a Perú hacia un mismo horizonte para superar la crisis actual.

En su comunicado, los religiosos peruanos llamaron a un “diálogo democrático, responsable, respetuoso y vinculante”, advirtiendo que ese es el único camino para una “salida creativa, clara, decidida y viable”, animando a la vez a que de esta puedan emerger “consensos firmes”.

“Estamos en un momento de profunda crisis social y política, que se manifiesta en una lucha interna entre los poderes Ejecutivo y Legislativo”, precisó el episcopado peruano. En declaraciones recogidas por medios locales, los sacerdotes también se manifestaron preocupados por las pugnas que actualmente se desarrollan en el país, las cuales señalaron que ven con ojos de alarma, advirtiendo que las confrontaciones “pueden llevar a niveles incontrolables de violencia”.

En ese sentido, y conscientes del momento que atraviesa su país, los obispos de Perú se ofrecieron a servir como puente en la intermediación del diálogo entre el Ejecutivo y la rama del Poder Legislativo, como un ejercicio que faculte el trabajo en pro de recuperar “la confianza, credibilidad y esperanza”.

Según declaraciones entregadas por los obispos, y retomadas por medios de comunicación local, “si bien los órganos son autónomos. La Iglesia somos todos. El eco de la sociedad y el consenso social pide dar un paso adelante para salir de la crisis política, priorizando una reforma política pendiente por el bien común”.

“Todos estamos de acuerdo que no podemos seguir en esta inestabilidad política, social y económica”, precisaron los religiosos.

Este llamado de la Iglesia se da apenas pocos días después de que la Fiscalía de ese país anunciara la apertura formal del sexto proceso de investigación preliminar en contra de Castillo, motivado por las denuncias de obstrucción a las autoridades en la investigación de casos de corrupción contra personas de su círculo cercano.

Con dicha investigación, Castillo se convierte en un caso sin precedentes de investigaciones en contra de un mandatario en ejercicio, recordando también que el funcionario, también señalado de plagio en su tesis de maestría, ya superó ante el Congreso dos mociones de vacancia, salvándose así de su destitución, en menos de un año de ejercicio.

El escándalo más reciente que salpica a Castillo Terrones y su familia es precisamente uno en contra de su cuñada, Yenifer Paredes, quien fue detenida y señalada de participar de un entramado criminal para la adjudicación de contratos, a quien recientemente las autoridades le otorgaron el beneficio de adelantar su privación de la libertad en espacio domiciliario.

Pese a que Castillo ha superado con éxito las dos mociones de vacancia a las que ha sido sometido, el ambiente ha quedado enrarecido, incluso con la publicación de audios de la entonces presidente del Congreso, Maricarmen Alba, en la que esta expresa su deseo de adelantar un proceso para destituir a Castillo, llegar a la Presidencia de manera temporal y llamar a nuevas elecciones, hecho que despertó también gran consternación en ese país.

No obstante, en la historia reciente de Perú, la herramienta de la moción de vacancia ha sido usada recurrentemente por los políticos, siendo entonces la causa que impulsó y causó la caída de mandatarios como Pedro Pablo Kuczynski y Martín Vizcarra, que llevaron a que Perú, en el anterior período, alcanzara a tener 5 presidentes en cuatro años.

En ese sentido, la carta presentada este jueves por los religiosos de Perú aboga para que los políticos den ‘un paso a la transición política” en pro de encontrar una salida a la ingente crisis.

Este ofrecimiento de intermediación, en pro de recuperar la armonía política en Perú, se presenta en momentos en los que tanto el presidente como el Congreso se encuentran totalmente desprestigiados.

Según detallan medios internacionales, actualmente, pese a la existencia de anomalías que pueden salpicar al mandatario, este no puede ser llevado ante la justicia ordinaria debido a que cuenta con inmunidad derivada de su cargo.