viruela del mono

Japón reporta primer caso de paciente con viruela del mono en su territorio

El caso se detectó en la ciudad de Tokio, y tiene como víctima a un joven de 30 años de edad, quien recientemente había practicado un viaje a Europa.


Este lunes, 25 de julio de 2022, una nueva alarma sanitaria se ha encendido en el mundo, luego de que las autoridades de salud de Japón reportaran oficialmente la detección de su primer caso de viruela del mono, al interior de su territorio nacional.

Según precisa el informe de las autoridades sanitarias niponas, la persona infectada es un adulto, de género masculino, de aproximadamente 30 años de edad, quien recientemente reportó un viaje al extranjero, más precisamente a Europa, y quien habita en la región de Tokio; lo que fue advertido por la propia gobernadora de ese territorio, Yuriko Koike.

Tras la detección del caso de contagio de la enfermedad, que tiene como principal característica la aparición de erupciones cutáneas, las autoridades de salud de Japón confirmaron que el paciente se encuentra siendo valorado en la capital japonesa, donde se encuentra hospitalizado y aislado para evitar que la enfermedad se siga expandiendo en el país.

Según detallan medios locales, la confirmación del caso se dio a conocer luego de que las autoridades japonesas sostuvieran un encuentro de trabajo para evaluar la alerta, y recabar la información existente sobre la situación epidemiológica en los diferentes centros de salud del país.

Actualmente, y desde el pasado sábado, 23 de julio, la viruela del mono es considerada por la OMS como una emergencia sanitaria mundial, razón por la que la máxima autoridad sanitaria en el mundo, ha declarado la más alta de sus alarmas.

En su momento, la OMS había advertido que la enfermedad se había detectado en 74 países, con cerca de 17.000 contagiados, lo que significaba un reto para las autoridades sanitarias, quienes extreman acciones para contener la expansión de la enfermedad original de los territorios africanos.

En su momento, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, afirmó que “he decidido declarar una emergencia de salud pública de alcance internacional”, en un anuncio hecho a través de una rueda de prensa, advirtiendo que el riesgo en el mundo era considerado en el nivel de ‘moderado’, no obstante, en el caso europeo, el nivel de riesgo, sí ha ascendido a alto.

Sobre las características del virus, la OMS ha señalado que se ha concentrado, en su mayoría, en individuos masculinos, que en buena parte de los casos, se ha derivado de encuentros homosexuales, siendo mayor el riesgo en personas que mantienen relaciones con múltiples parejas.

En ese sentido, la OMS ha señalado que los esfuerzos para la contención de la enfermedad tendrán un esfuerzo especial en acciones sobre determinados tipos de la población.

En la misma senda, el directivo de la OMS también estimó que “es esencial que todos los países trabajen estrechamente con las comunidades de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres”, afirmando que, además de las labores preventivas, ese trabajo focalizado también va orientado a la atención especial a esa población como nicho o grupo en mayor riesgo.

Sin embargo, la OMS también precisó que es importante que la actual situación no derive en situaciones de ‘discriminación’ hacia señalados grupos sociales, advirtiendo que “el estigma y la discriminación pueden ser tan peligrosos como cualquier virus”.

El comportamiento en el mundo

De acuerdo con el informe revelado, a corte de 22 de julio pasado, la enfermedad estaba presente en 74 países; cifra que habría ascendido a 75 con la confirmación del caso en Japón, y ha dejado a la fecha, desde la detección del primer caso de la actual ola en mayo, a cerca de 17.000 personas contagiadas fuera de África.

Sin embargo, autoridades sanitarias de países como Reino Unido, uno de los países más afectados con la actual ola del virus, han precisado que el ritmo de contagio de la enfermedad ha comenzado a descender, no obstante, en otras partes del mundo, la difusión de la enfermedad ha tomado velocidad.

Sobre la activación de la máxima alerta de la OMS, conocida como USPPI, medios internacionales han afirmado que esta se pone en marcha ante situaciones “graves, repentinas, inusuales o inesperadas”, y se decretó un mes después de que en la primera reunión del comité de expertos de la OMS, advirtiera que no era necesaria su imposición, no obstante, el avance de la enfermedad habría podido sumar para que dicha observación fuera reconsiderada.

A nivel de región América Latina, uno de los países que sugiere el analizar la situación con lupa es Perú, considerado como el país con la más elevada tasa de infecciones de viruela del mono en la región, con cerca de 203 casos; lo que, en la proporción número de infectados frente al millón de habitantes, refiere una estadística mayor a la de países como Chile, Puerto Rico, y Brasil.

En el caso peruano, según recogen medios locales, la enfermedad está presente en ocho de sus provincias, siendo la región metropolitana de Lima la que mayor número de casos refiere.

Dentro de la sintomatología asociada a la enfermedad, se describen los siguientes signos: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos, agotamiento, y después de uno a tres días de la fiebre aparecen las erupciones en la piel.

La viruela del mono no es una enfermedad nueva, en cuanto data de los años setenta, no obstante, la nueva ola de la enfermedad, su expansión en el mundo, y las características que ha presentado, sí han derivado en que se enciendan las alarmas, siendo un virus incluso más poderoso que la viruela humana, el cual se considera erradicado desde 1980.

De acuerdo con un estudio reciente del New England Journal of Medicine, de los casos que forman parte de la actual ola epidemiológica, el 95 % corresponde casos transmitidos a través de contacto sexual.

Recientemente, en zonas del mundo donde el índice del virus es mayor, las autoridades sanitarias dieron su visto bueno al uso de la vacuna de la viruela humana como estrategia para combatir la viruela símica.

En ese sentido, las poblaciones objeto de vacunación son los sujetos pertenecientes al principal nicho, y el personal de salud.

*Con información de AFP.