mundo

Joe Biden busca suspender impuesto sobre la gasolina y bajar su alto precio

Los estadounidenses se quejan por el costo del combustible.


El presidente Joe Biden pedirá el jueves 23 de junio al Congreso de Estados Unidos suspender por tres meses un impuesto federal sobre el precio de la gasolina que se ha disparado, lo que molesta a los estadounidenses, a pocos meses de las elecciones de mitad de mandato.

La Casa Blanca quiere eliminar hasta septiembre un impuesto federal de 18 centavos por galón (3,78 litros) y pedir a los estados, que también gravan la gasolina en el surtidor, hacer lo mismo con el fin de “aliviar directamente a los consumidores estadounidenses que sufren el alza de los precios de (Vladimir) Putin”, indicaron altos funcionarios de la administración Biden. El precio promedio del galón de gasolina alcanzó el récord de 5 dólares en Estados Unidos (4,968 dólares el miércoles), frente a unos 3 dólares hace un año.

El repunte está repercutiendo en la economía nacional, arrastrando el índice de aprobación del presidente estadounidense, que se ubica por debajo del 40 %. “El presidente es consciente del importante reto que suponen los altos precios de la gasolina para las familias trabajadoras”, pues los costes de la gasolina “escalaron dramáticamente en todo el mundo, en casi 2 dólares el galón desde que Putin concentró sus tropas en las fronteras de Ucrania”, afirmaron los funcionarios.

Biden “entiende que esta suspensión del impuesto sobre la gasolina no va a compensar por sí sola el aumento de los costos que estamos viendo”, admitieron. “Pero creo que en este momento único en el que la guerra en Ucrania impone los costos a las familias estadounidenses, el Congreso debe hacer lo que pueda para aliviar a esas familias”, añadieron.

Se espera que la suspensión de este impuesto federal de 18 centavos, junto con el impuesto sobre el diésel de 24 centavos por galón durante la temporada de viajes de verano, cueste unos 10.000 millones de dólares al fondo de infraestructuras de carreteras, normalmente financiado por estos gravámenes. La administración asegura que otros ingresos pueden compensar el déficit del fondo.

Asimismo, la Casa Blanca pide a los estados, que también imponen distintos niveles de impuestos sobre la gasolina, suprimir temporalmente sus gravámenes o proporcionen mecanismos de compensación a los automovilistas. Varios estados ya lo han hecho, como Connecticut y Nueva York. En promedio, los estados cobran 30 céntimos en impuestos por galón de gasolina. Pero, según analistas, unos 46 estados aún no han actuado, entre ellos California, donde la gasolina es la más gravada y la más cara, superando los 6 dólares el galón.

En medio de esta incertidumbre, el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos se contrajo en 1,5 % en el primer trimestre en la medición anualizada, la más utilizada en el país, que compara el PIB con el trimestre anterior y, según las condiciones al momento de la medición, proyecta el crecimiento estimado en 12 meses.

En la comparación con el primer trimestre de 2021 en cambio, el PIB registró una expansión de 3,5 %. Y trimestre sobre trimestre, se observa una contracción de 0,4 % entre el primer cuarto de 2022 y el último de 2021. “Hoy, los datos económicos parecen todavía relativamente sanos”, afirmó de su lado Thomas Barkin, presidente de la filial de la Reserva Federal (Fed) de Richmond, en un discurso en esa ciudad.

Con información de AFP