invasión a ucrania

Más de 20.000 civiles han muerto en Mariúpol desde el inicio de la invasión rusa

Este es el saldo de víctimas entregado este domingo por las autoridades locales.


Más de 20.000 personas han muerto en la ciudad ucraniana de Mariúpol, en el sureste del país, como consecuencia de la ofensiva militar rusa sobre esta zona, según un nuevo balance de víctimas ofrecido por las autoridades locales.

El alcalde, Vadim Boichenko, alertó este domingo en una entrevista de que más de 100.000 personas permanecen atrapadas en Mariúpol, objetivo de un férreo asedio ruso, según la agencia de noticias Unian. La evacuación de civiles ha vuelto a ser imposible este domingo, por segundo día consecutivo.

La vice primera ministra de Ucrania, Irina Vereschukha, señaló que “el método más eficaz” para evacuar a los civiles de Mariúpol podría ser una intervención de la ONU. Está previsto que el secretario general de la ONU, António Guterres, visite Turquía, Rusia y Ucrania en los próximos días.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos reconoce su incapacidad para evaluar la víctimas civiles en zonas como Mariúpol, donde el acceso sigue siendo imposible. Boichenko alertó esta misma semana de la aparición de fosas comunes, así como de evacuaciones forzosas a Rusia.

Deportación forzosa a Rusia de más de 300 personas desde Mariúpol

La comisaria de Derechos Humanos del Parlamento Ucraniano, Liudmila Denisova, ha denunciado este sábado la deportación forzosa de 308 ciudadanos ucranianos desde la sitiada ciudad de Mariúpol a territorio ruso, concretamente a la región de Vladivostok.

“Rusia ha deportado forzosamente a ciudadanos de Ucrania de Mariúpol a la región de Primorski, a 8.000 kilómetros de su patria”, aseguró en su canal de Telegram.

Denisova explicó que, según voluntarios, un tren llegó el 21 de abril a la ciudad de Najodka con 308 ucranianos de Mariúpol, incluidas madres y niños pequeños, personas con discapacidad y estudiantes y publicó fotografías de la llegada a la estación de estos desplazados.

“El país ocupante, Rusia, incumple flagrantemente el Artículo 49 de la Convención de Ginebra para la Protección de Civiles en Tiempos de Guerra que prohíbe la reubicación forzosa y la deportación de personas de los territorios ocupados”, advirtió la funcionaria.

Un asesor del Ayuntamiento de Mariúpol, Petro Andriushchenko, indicó que el 21 de abril “los rusos se llevaron a 308 vecinos deportados de Mariúpol a Vladivostok” tras asegurar que 90 de los 308 eran menores de edad.

“La gente ha sido alojada en colegios y dormitorios. Después está previsto que sean enviados a distintas localidades de la región de Primorski”, afirmó.

Este mismo sábado, el propio Andriushchenko había informado previamente de la suspensión de que los planes para evacuar a parte de la población de Mariúpol ante el peligro de nuevos enfrentamientos.

“Íbamos a evacuar a unos 200 residentes pero el Ejército ruso se acercó a ellos y les ordenó que se dispersaran porque iba a haber bombardeos”, aseguró en declaraciones a la agencia Unian.

A lo largo de la tarde, las fuerzas separatistas prorrusas de Donetsk, que participan en el asedio, aseguraron que la operación había sido suspendida por culpa de los “nacionalistas ucranianos”, según la nota recogida por la agencia TASS.

Ucrania, por contra, denunció un ataque ruso contra la acería de Azovstal, uno de los últimos bastiones defensivos de la ciudad, que ha terminado por cancelar los planes de salida para la población.

Kiev calcula que en Mariúpol quedan todavía atrapadas 120.000 personas, que llevan soportando el asedio prácticamente desde el principio de la invasión rusa, el 24 de febrero.

*Con información de Europa Press y AFP

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.