Tendencias
Asesinato de  Hadis Najafi durante protestas en Irán reaviva el descontento social.
Asesinato de Hadis Najafi durante protestas en Irán reaviva el descontento social. - Foto: Instagram/ hadisnajafi78 y AP Photo/Markus Schreiber

irán

Muerte de Hadis Najafi, símbolo de las protestas en Irán, recrudece el estallido social

La mujer habría sido objeto de una fuerte reprimenda por parte de las autoridades, que incluyó la recepción de disparos de perdigones en su rostro y su pecho.

Las protestas en Irán no paran desde hace dos semanas, luego de que el descontento social estallara por cuenta de la muerte de una joven identificada como Mahsa Amini, de 22 años, quien falleció en ese país producto de una fuerte reprimenda por parte de la llamada ‘policía de la moral’, tras evidenciar un uso incorrecto de la hiyab, lo cual, desencadenó en una golpiza que finalmente derivaría en su muerte, evidenciando un problema social derivado de las tradiciones propias de su cultura y tradiciones, al que una importante porción de la población ha comenzado a manifestar oposición.

Pese a que la muerte de Amini, es considerada como la ‘gota que derramó el vaso’ y desencadenó las multitudinarias protestas que a su vez han obligado a las autoridades a desplegar violentas reprimendas, estas últimas, precisamente, han dado lugar a nuevos hechos de muerte que han enardecido aún más a la población, y de los cuales, se posee poca información mundial, debido a que el régimen de Irán, tras las primeras protestas, ha buscado censurar la difusión de la información, a través del bloqueo de distintos canales de internet, incluidas redes sociales como WhatsApp, que se sumaron a otra larga lista de redes sociales que incluso ya se encontraban bloqueadas desde antes.

Precisamente en ese contexto, y debido a la censura de la información, solo hasta hace unos pocos días se pudo conocer el caso de otra joven iraní, también de 22 años, identificada como Hadis Najafi, quien, en medio de las protestas, y siendo una de las principales líderes de estas, también resultó muerta por cuenta de la acción de la policía local, que, en medio de la reprimenda de las manifestaciones, atentó contra su vida, causando daños irreparables que derivaron en su deceso.

Según recogen medios locales, la muerte de Hadis Najafi, ocurrida el pasado 21 de septiembre, se derivó de una acción violenta de la policía, que buscando disolver las manifestaciones, disparó una serie de elementos contundentes en contra de la multitud manifestante, causando graves heridas a muchos de ellos.

En el caso de Najafi, la mujer, según reportan medios internacionales, fue víctima de una violenta arremetida por parte de ‘las fuerzas del orden’, quienes, en horas de la noche de la fecha ya referida, y en medio de una concentración de manifestantes, disparó brutalmente un importante número de perdigones que impactaron el pecho y el rostro de la mujer, quien, pese a haber sido trasladada a un centro de atención, no logró sobrevivir.

Según recogen los medios internacionales, los hechos tuvieron lugar en un sector conocido como Karaj, al norte de la ciudad de Teherán, uno de los principales puntos de concentración de los manifestantes, y de las jornadas de repudio, que han sido vistas por mucho como un símbolo de reivindicación de los derechos de las mujeres, en medio de una sociedad represiva contra ellas.

La noticia de la muerte de la mujer se conoció de forma tardía, debido a una serie de acciones adelantadas por las autoridades iraníes, referidas al bloqueo del internet, a lo que se suman una serie de aparentes amenazas en contra de los familiares de las víctimas, a quienes han advertido que no pueden organizar funerales públicos para despedir a sus seres queridos, obligando a que estos se realicen en medio de la noche, bajo el mayor hermetismo.

Sobre el particular también ha trascendido que, desde el gobierno de Irán, han advertido que, quien decidiera no atender a dicha orden, se vería expuesto a ser fuertemente castigado, si difundiera la noticia.

No obstante, fue la hermana de la mujer, quien publicó información sobre el fallecimiento de la mujer, entregando incluso detalles a través de entrevistas concedidas a medios de comunicación locales, las cuales ahora circulan a través de las plataformas sociales.

Si bien a la fecha existe un registro de muertes que ha se presume erróneo por parte de las ONG de derechos humanos de Irán, con sede en Noruega, debido a que no todas las muertes han sido conocidas, los datos oficiales son aún más reducidos, en tanto las autoridades se han negado a reconocer gran parte de las muertes derivadas de la reprimenda, y hasta el momento solo han confirmado la ocurrencia de 41 decesos, pese a que la otra cifra ronda los 80.

En el caso de la muerte de Mahsa Amini, las autoridades habían afirmado que ellos no eran responsables de esta, aduciendo en su momento que la mujer sufría de epilepsia, lo que había agravado su condición tras el trato de la policía de la moral; no obstante, la familia de la joven negó tal situación, desencadenando así la ola de protestas, que incluso ha tenido eco fuera de Irán.

Según refieren medios internacionales como la Agencia AFP, uno de los escenarios donde, fuera de Irán, se ha evidenciado también la división entre quienes apoyan a los manifestantes y quienes guardan silencio, es precisamente la selección de fútbol de su país, la cual recientemente participó de la fecha de amistosos, FIFA en preparación para Catar 2022.

Allí, se rumora que hay divisiones internas por cuenta de la situación interna de su país, e incluso, algunos jugadores se han manifestado a favor de los manifestantes, no obstante, presiones posteriores al interior del equipo han llevado a que estas publicaciones sean eliminadas.

Uno de dichos jugadores es precisamente el delantero Sardar Azmoun, quien actualmente juega en el Bayer Leverkusen en Alemania, quien en días pasados manifestó ‘ya no aguantar más’, manifestación hecha en un trino que fue posteriormente eliminado.

En el marco de los partidos amistosos jugados por Irán en días recientes, la tensión también se ha hecho evidente, gracias a la aparición de manifestantes en dichos espacios, donde, si bien, algunos de los jugadores se han declarado a favor de los manifestantes, parte de los directivos de su federación se mantienen afectos al régimen, e incluso, parecería que rinden cuentas a ellos sobre la actuación de sus atletas.

Al caso del jugador activo, también se ha sumado el de una serie de leyendas deportivas de su país, casos en los que, incluso, personas afectas al régimen, se han atrevido a solicitar su aprehensión.