mundo

“No hay que sacrificar petróleo por libertad”, Leopoldo López

El político venezolano se refirió a la visita de altos funcionarios de Estados Unidos a su país.


El dirigente opositor Leopoldo López defendió que “todo el camino que se haga hacia un entendimiento” entre Estados Unidos y Venezuela “tiene que tener como principal objetivo lograr elecciones libres” en su país, y ha añadido que es “poco ético” plantearse cualquier opción en la que “se sacrifique la libertad por el petróleo”.

Así lo señaló en un encuentro con los medios de comunicación en Salamanca, España, antes de participar en las jornadas Enseñar educando en el Colegio San Agustín, donde habló de “libertad” a los escolares presentes en el centro educativo.

Previamente, en respuesta a los medios sobre los movimientos de las últimas semanas desde Washington, el político reseño que “allí hay una posición muy clara”, pues “cualquier acercamiento tiene que ver con la posibilidad de que se llegue a un acuerdo hacia unas elecciones libres en Venezuela, ha sido la posición que han planteado claramente los representantes de los Estados Unidos”.

“Han insistido claramente en la disposición de poder acercar posiciones siempre y cuando haya una ruta muy clara hacia unas elecciones libres en Venezuela, de lo contrario no debería haber ningún tipo de acercamiento”, añadió.

“No podemos hacer un trueque, un intercambio de petróleo por libertad”, continuó respecto a este asunto, sobre el que ha hecho hincapié en que “es poco ético plantearse para los venezolanos que se sacrifique la libertad por el petróleo”, que está “controlado, abusado, robado” por la “dictadura”.

Leopoldo López destacó que el régimen venezolano está en manos de Nicolás Maduro, al que ha calificado de “criminal” y del que ha dicho que ha impuesto “un modelo autoritario, corrupto y que ha negado los derechos a todos y cada uno de los venezolanos”.

No obstante, ha insistido en su convencimiento de que el cambio “va a llegar”, porque es “lo que quiere la inmensa mayoría” de sus ciudadanos, aunque ha reconocido que se alcanzará “no sin superar obstáculos”.

En este acto, dentro de “un mundo convulsionado”, en el que la situación de su país ha pasado a ser “parte del paisaje común”; ha remarcado que siete millones de personas han sido “expulsados” de Venezuela, donde “la tragedia sigue” con datos como que tres de cada cinco niños están creciendo en desnutrición y que el 90 por ciento de la población vive en estado de pobreza, dentro de una situación en la que “la realidad solo ha empeorado”.

El gobierno de Estados Unidos había advertido en semanas anteriores de que cualquier potencial alivio de las sanciones impuestas contra Venezuela estará ligado a los “pasos concretos” que pueda dar el Ejecutivo de Nicolás Maduro, después de las especulaciones en torno a una posible revisión de las medidas vinculadas a la producción y distribución de petróleo.

Maduro recibió días atrás a varios altos cargos de la Administración de Joe Biden, en un acercamiento inédito en estos últimos tres años. Días más tarde, las autoridades venezolanas dejaron en libertad a dos presos estadounidenses como aparente gesto de buena voluntad.

El consejero de Seguridad Nacional estadounidense, Jake Sullivan, subrayó en declaraciones a la cadena NBC que “cualquier alivio” de las sanciones irá aparejado a los “pasos concretos” que tomen tanto Maduro como “las personas que lo rodean”. Asimismo, celebró la liberación de los dos presos y ha recordado que “hay más” en cárceles venezolanas, según la agencia Bloomberg.

Con información de Europa Press