mundo

“No tuve otra opción”: mujer vendió sus óvulos para pagar un préstamo estudiantil

La joven calificó el proceso de la venta de óvulos como un “trabajo intensivo”.


En Estados Unidos una mujer de 28 años llamada Kassandra Jones decidió vender sus óvulos para cumplir uno de sus sueños: pagar su maestría en salud pública.

La mujer, oriunda de Nueva York, contó que a pesar de contar con tres trabajos debía más de 160.000 dólares a los bancos, es decir, alrededor de 700 millones de pesos, millonario monto que le habían prestado para poder saldar el valor de su maestría.

Agobiada por las deudas, no dudó en comercializar sus óvulos con una institución dedicada a realizar fecundaciones in vitro. Inicialmente, le dieron 8.000 dólares y en otra ocasión le entregaron cerca de 10.000 dólares.

Con el dinero por la venta de sus óvulos la mujer dijo que pudo ir juntando para pagar de a poco los préstamos en los bancos. No obstante, calificó ese proceso como un “trabajo intensivo”, teniendo en cuenta que debió aprender a ponerse inyecciones de hormonas, algo que para nada es fácil.

Lo vi como una de las únicas formas de poder tener dinero. Hice todo lo que pude, incluso donar mis óvulos y encontré la capacidad de recuperación para seguir adelante y tratar de lograr lo que la sociedad siempre me ha dicho que tenía que hacer para tener éxito”, dijo Kassandra Jones al New York Post.

Intentó vender a su hija de dos años por 400 dólares

En abril del presente año, en Ecuador fue capturada una mujer que, al parecer, estaba utilizando las redes sociales para presuntamente vender a su hija de dos años por 400 dólares.

“Después de varias diligencias desde las 4:30 más o menos que se tuvo conocimiento, se supo que la ciudadana llegaría al terminal terrestre para tratar de ofrecer a la menor de edad y venderla”, narró Ángel Tandazo, director nacional de la Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes.

Aseguran que la mujer realizó la publicación como si se tratara de la comercialización de un objeto, por medio de su cuenta en Facebook, en la que dejó su número de WhatsApp para que la contactara quien estuviera interesado en su pequeña.

Indignados, algunos cibernautas pusieron en conocimiento de las autoridades ecuatorianas el hecho, quienes dieron apertura a una investigación para dar con el paradero de la mujer.

Una vez capturada, afirman que la mujer le manifestó a las autoridades que estaba vendiendo a su hija porque no contaba con los recursos económicos para su sostenimiento, dado a que supuestamente su pareja las había abandonado.

La mujer fue enviada a prisión, mientras que la pequeña de dos años fue entregada a su abuela materna, quien dijo no haber estado enterada de lo que estaba haciendo su hija en las redes sociales.