Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Niñas y mujeres afganas están desesperadas por volver a clase
El secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los talibanes que reabran los institutos de secundaria femeninos, clausurados tras la toma del poder por este grupo islamista en agosto de 2021. - Foto: REUTERS

mundo

ONU pide a los talibanes que permitan a las niñas cursar educación secundaria

El 70 % de los niños y niñas de 10 años de los países pobres no sabe leer un texto básico”, señaló.

El secretario general de la ONU, António Guterres, instó este lunes a los talibanes que reabran los institutos de secundaria femeninos, clausurados tras la toma del poder por este grupo islamista en agosto de 2021.

“Desde esta plataforma apelo a las autoridades de Afganistán: levanten de inmediato todas las restricciones al acceso de las niñas a la educación secundaria”, señaló durante su intervención en la Cumbre por la Transformación de la Educación que se celebra en Nueva York.

Guterres añadió que “la educación de las niñas es uno de los pasos más importantes para conseguir la paz, la seguridad y un desarrollo sostenible en todas partes”.

Igualmente, destacó que “la educación transforma las vidas, las economías y las sociedades” luego de advertir que “sabemos que tenemos que transformar la educación” porque está en una “profunda crisis”.

“En lugar de servir para capacitar, la educación se está convirtiendo cada vez más en un agente de división. El 70 % de los niños y niñas de 10 años de los países pobres no sabe leer un texto básico”, recordó, tras indicar, que esto se debe a que “o bien están fuera del colegio o siguen en él, pero apenas aprenden”.

Este fenómeno se da también en los países desarrollados, “en donde los sistemas educativos suelen agrandar en lugar de reducir la desigualdad, reproduciéndola a lo largo de las generaciones”.

“Los ricos tienen acceso a los mejores recursos, colegios y universidades”, señaló el secretario de la ONU.

Guterres destacó también que “a menudo los currículos están desactualizados y son cortos”, “los profesores están poco formados, poco valorados y mal pagados” y “el mundo digital penaliza a los estudiantes pobres”.

Aseguró que la educación “debe proporcionar las bases para el aprendizaje, para la lectura, la escritura y las matemáticas, para las capacidades matemáticas, científicas, digitales, sociales y emocionales”.

La educación es “la gran divisora”

“En vez de ser la gran facilitadora, la educación se está convirtiendo rápidamente en la gran divisora” social, dijo.

Al dirigirse a los asistentes a la cumbre señaló que “cada una de las personas en esta sala sabe que la educación transforma vidas, economías y sociedades, pero también sabemos que debemos transformar la educación (...) porque está en una profunda crisis”,

Pero el mundo no superará esta crisis, ahondada por la pandemia de covid-19, “haciendo más de lo mismo, más rápido o mejor”, recordó.

Niñas y mujeres afganas están desesperadas por volver a clase
En torno al 70 % de niños de 10 años en los países pobres no son capaces de leer un texto básico., según la ONUFoto REUTERS / Zohra Bensemra - Foto: REUTERS

“Es hora de transformar los sistemas educativos”, que potencien el “desarrollo individual” y ayude a las personas a “aprender con el foco en la solución de problemas y la colaboración”, y contribuya a discernir, en tiempos de desinformación rampante, las teorías conspiracionistas sobre el cambio climático y los ataques a los ataques a los derechos humanos.

Haciéndose eco de un informe de la Comisión Internacional sobre el futuro de la Educación que critica que los sistemas actuales favorecen la competición por los títulos, aseguró que los currículos están anticuados y no tienen en cuenta el aprendizaje continuado, los profesores están mal formados, desvalorizados y mal pagados y la tecnología deja de lado a los estudiantes más pobres.

La educación, recordó, debe desarrollar la capacidad de los estudiantes a adaptarse a un mundo laboral en rápida transformación y hacer hincapié en la necesidad de trabajar juntos y responsabilizarnos con los demás y con el planeta.

Para ello se necesita financiación. “Es la inversión más importante que un país puede hacer en su población y su futuro”, dijo, y un gran “impulso mundial” contra las desigualdades.

En este sentido, reiteró que el fondo que pretende movilizar 10.000 millones de dólares para ayudar a 700 millones de menores de países en desarrollo para acceder a una educación de calidad.

Incluso en los países desarrollados, los sistemas educativos están ampliando las desigualdades, en vez de reducirlas, advirtió tras arremeter contra el sistema talibán en Afganistán que ha expulsado a las niñas de las escuelas y universidades.

Con información de Europa Press y AFP