Home

Mundo

Artículo

Rifle Kalashnikov
Aunque el contrato para la producción de armas y munición en Venezuela se firmó en 2001, la fábrica entraría en operación durante el 2022. - Foto: Mikhail Tereshchenko/TASS

mundo

Para 2022, Rusia activará una fábrica de fusiles en Venezuela

El anuncio se da pocos días después de que ambos países firmaran acuerdos para fortalecer la cooperación mutua.

Según confirmó la portavoz del Servicio Federal de Cooperación Militar y Técnica de Rusia, Valeria Reshétnikova, en 2022 podría estar lista la planta de producción de fusiles Kalashnikov en Venezuela, tras 20 años de retraso. Vale la pena recordar que el contrato para la producción de estas armas y munición en el vecino país se firmó en 2001, sin embargo, autoridades de ese país atribuyeron la demora a cuestiones financieras, las sanciones impuestas por Estados Unidos y, más recientemente, la pandemia por el coronavirus.

La portavoz Reshétnikova detalló a la agencia Sputnik que los trabajos finales de la fábrica avanzan con rapidez, pese a la situación actual por la pandemia. En consecuencia, la fábrica podría entrar en operación a partir del próximo año. “Los especialistas rusos han empezado a preparar los equipos de proceso y las líneas de montaje. Esperamos llevar a cabo su lanzamiento en 2022″, afirmó.

El anuncio sobre los avances en la planta de producción se da pocos días después de que Rusia y Venezuela firmaran acuerdos para fortalecer la cooperación mutua para próximas actuaciones durante el año 2022. En ese sentido, destacaron que, “además de la alianza estratégica que mantienen en lo bilateral, con fructíferos acuerdos en áreas como educación, salud, defensa, tecnología, energía, vivienda, comercio y agricultura, ambos países también comparten y cooperan con posiciones coincidentes en los espacios multilaterales y foros internacionales”.

Fortalecimiento militar en Venezuela

Según recoge el medio Infobae, a principios de octubre, el enviado especial de Venezuela, Adán Chávez, visitó Moscú y expresó que las obras de construcción de la fábrica de fusiles Kalashnikov podrían concluir en la segunda mitad de 2022. A esta cooperación en cuando a la producción de material bélico se suma el poderoso arsenal que el Gobierno de Nicolás Maduro compró recientemente a Irán. En su momento, SEMANA reveló los informes secretos que detallan específicamente qué tipo de armas y municiones hacían parte del cargamento que llegó a ese país el pasado 21 de junio.

Los documentos prueban la adquisición, del presidente Nicolás Maduro, de 2.015 unidades de defensa antiaérea que fueron almacenadas en los depósitos de bombas y armas aéreas en esa base militar. En total son 1.050 misiles, 400 bombas, 500 cohetes, 30 contenedores y 35 radares. Todo forma parte de la llamada Operación Escudo Bolivariano 2021.

“Tras revista exhaustiva a los distintos sistemas de armas desembarcadas del Boeing 747-200F de Fars Air Qeshm, perteneciente a la República Islámica de Irán, en nuestra base aérea Libertadores (Bael), los cuales son los siguientes: sistema de defensa aérea Talash, misiles antibuque AGM-84, AGM-65G, misiles aire-aire AIM-7, Sparrow AIM-9X Sidewinder, sistema de radar AESA APG-83 SABR, contenedores UPK-23-250, lanzador UB-32 con cohetes S-5, bombas ZAB 500 kg, bomba RBK 500 kg, fusiles de asalto ligeros reparados AK-103 calibre 7,62 mm, rifles Masaf calibre 51,62 mm”, dice el reporte, marcado como “secreto”.

Una fuente consultada por SEMANA, que pertenece a una agencia internacional de inteligencia, confirmó que a Venezuela llegaron, además, dos grupos élite de la Fuerza Revolucionaria de Irán, el grupo mejor entrenado de ese país en armamento, inteligencia y guerra. Lo que se supo hasta ese momento era que dieron recomendaciones para que el régimen de Maduro modernice sus sistemas cibernéticos y de comunicaciones. Así mismo, acondicionaron barcos venezolanos y dieron indicaciones precisas y estratégicas sobre las posiciones en que se deben ubicar las baterías antiaéreas adquiridas.

Maduro dice que en 2022 combatirá grupos armados ilegales colombianos

Nicolás Maduro no deja de sorprender a la prensa internacional con sus singulares declaraciones. El martes 28 de diciembre, en el acto de salutación de fin de año de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas, les pidió a los uniformados que en 2022 perfeccionen la reacción en tiempo real de amenazas y aseguró que combatirá los grupos armados ilegales colombianos que se encuentren en su país.

“Todos los ‘Tancol’, llámese como se llamen, estén donde estén, son enemigos de la Constitución, de la FANB, y de la Paz de la República, por eso, deben ser combatidos en el territorio con toda la fuerza militar de nuestro país. ¡Que nadie baje la guardia!”, recalcó en su pronunciamiento.

Tancol es un término inventado por el régimen del vecino país para referirse a los grupos terroristas armados y narcotraficantes colombianos, bien sea guerrilla, paramilitares y otras bandas criminales.

Pongo una meta grande, 2022 debe ser el año en que Venezuela logre territorio 100 % libre de Tancol (….). Año de la liberación total de los territorios allá (donde estén los terroristas), donde los Tancol le hacen daño a la población y pretenden colocar bases de delitos, de narcotráfico”, agregó Maduro.